¿Cómo es Dios Padre para los huérfanos?

Dios elige relacionarse con nosotros en términos que todos entendemos: términos relacionados a la familia. La familia es el diseño de Dios para la fundación de la sociedad. Dios encarna las características de un padre y una madre (Isaías 66: 12-13), pero se presenta a sí mismo como Padre celestial. Cuando ponemos nuestra fe en Jesús, nos convertimos en hijos de Dios (Juan 1: 12-13) y Él es nuestro Padre. Jesús mismo nos enseñó a invocar a Dios como Padre en el Padre Nuestro (Mateo 6: 9–13; Lucas 11: 2–4).

En el Salmo 68:5, David se refiere a Dios como el "Padre de los huérfanos". Para poner el versículo 5 en contexto, a continuación se presenta el Salmo 68: 4-6:

"Canten a Dios, canten salmos a su nombre;
aclamen a quien cabalga por las estepas,
y regocíjense en su presencia.
¡Su nombre es el Señor!
Padre de los huérfanos y defensor de las viudas
es Dios en su morada santa.
Dios da un hogar a los desamparados
y libertad a los cautivos;
los rebeldes habitarán en el desierto."

Tanto si hemos tenido un buen padre terrenal como si no, sabemos lo que debe ser un buen padre y lo que debe hacer un buen padre. Dios nos dio una comprensión innata y una necesidad universal de un buen padre: la necesidad de ser protegidos, amados, guiados, valorados e incluso disciplinados. Y Dios cumplirá ese papel en nuestras vidas si se lo permitimos. Nadie debe ser verdaderamente huérfano de padre, porque Dios es el Padre perfecto y Él hizo provisión para que todos se convirtieran en hijos Suyos (Juan 3: 16–18; 2 Pedro 3: 9).

La Biblia señala repetidamente a los huérfanos (los que no tienen padre o madre) y a las viudas como especialmente necesitados de Su atención, y la atención y el cuidado de Su iglesia (Deuteronomio 24:20; Jeremías 49:11; Salmo 27:10; Santiago 1: 27). Dios cuidará de aquellos que no tienen familias terrenales. Él hace esto directamente, pero también muchas veces usa el cuerpo de creyentes, nuestra familia espiritual, para brindar atención.

Dios se ofrece a sí mismo como el Padre ideal no solo a los que no tienen padres terrenales, sino a todos los que se acercan a Él (Deuteronomio 1:31; Isaías 49:15; Juan 6:37; 16: 26-27; Lucas 11:13). Dios dio a Su Hijo para que pudiéramos convertirnos en Sus hijos. Cuando le pertenecemos, Dios espera que clamemos a Él, confiando en su bondad (Salmo 50:15). Él quiere que le entreguemos nuestras preocupaciones para que las lleve (1 Pedro 5: 7) y simplemente tengamos confianza en Él como deseamos tener confianza en nuestro padre terrenal (Romanos 8: 31–39). Dios es el mejor Padre que existe: será un Padre para los huérfanos y solo Él es capaz de llenar cada vacío dejado por nuestros imperfectos padres terrenales. En verdad, Dios es el único Padre perfecto y el que más necesitamos.



Verdad relacionados:

¿Será que Dios me ama?

¿Cuáles son los atributos de Dios?

¿Es el amor de Dios realmente incondicional?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Cómo una persona ama a Jesús?


Volver a:
La verdad sobre la familia






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe