¿Cómo ora una persona en el nombre de Jesús?

El nombre de una persona representa su carácter. Hacer algo en nombre de una persona significa hacer algo que esté en línea con el carácter de esa persona. Cuando hacemos algo representando a otra persona, lo hacemos en su nombre o con su bendición. Expresamos la voluntad de la persona y confiamos en su autoridad. Por ejemplo, cuando un asistente llama "en nombre de" su jefe, el asistente lleva a cabo la voluntad del jefe (hace los arreglos deseados) con la autoridad del jefe (el asistente tiene el derecho de hacer arreglos debido a quién el jefe es). Cuando oramos en el nombre de Jesús, hacemos lo mismo.

Orar en el nombre de Jesús significa orar de acuerdo con su voluntad basada en nuestra posición en él. Oramos su voluntad con su poder. Primera de Juan 5: 14-15 dice: "Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y, si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido." Sabemos que la voluntad de Jesús es la misma que la voluntad del Padre (Juan 4:34; 5:19). Porque estamos orando por lo que Dios quiere, será concedido.

Cuando oramos en el nombre de Jesús, también oramos con su bendición. Debido a que podemos pedir por la obra de Jesús en la cruz para nuestra salvación, podemos acercarnos a Dios en oración. Jesús es el cordero de sacrificio que nos purifica (Juan 1:29) y nuestro sumo sacerdote, que nos representa para que podamos acercarnos a Dios (ver Hebreos 4: 14-5: 10). Cuando nos acercamos a Dios en el nombre de Jesús, reclamamos su redención y, por lo tanto, nuestra dignidad de hablar con Dios.

Juan 14: 12-14 registra que Jesús dijo: "Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y aun las hará mayores, porque yo vuelvo al Padre. Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo. Lo que pidan en mi nombre, yo lo haré." Algunos han interpretado que este versículo significa que, si terminamos nuestras oraciones con las palabras "en el nombre de Jesús", recibiremos lo que queramos. Sin embargo, esto claramente no es bíblico. Vemos en las palabras de Jesús que orar en su nombre no es una fórmula mágica; es una expresión de la postura del corazón y nuestra posición en Cristo.

Cuando oramos en el nombre de Jesús, oramos basándonos en nuestra salvación en Él, de acuerdo con Su voluntad y, por lo tanto, con Su autoridad. Tal oración trae gloria al Padre.



Verdad relacionados:

¿Cómo sé si estoy orando de acuerdo a la voluntad de Dios?

¿Se supone que debemos orar al Padre, al Hijo o al Espíritu Santo?

¿Cuál es la importancia de la oración diaria en la vida de un cristiano?

¿Cuál es la importancia de orar por los demás?

¿Qué es el poder de la oración?


Volver a:
La verdad sobre la oración







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe