¿Se supone que debemos orar al Padre, al Hijo o al Espíritu Santo?

El misterio de la Trinidad: como el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son todos Dios, y sin embargo, un solo Dios, a veces hace que los cristianos se pregunten a quién dirigir sus oraciones.

Hay ejemplos en la Biblia de oraciones para cada uno de los miembros de la Trinidad. Aunque cada miembro del Dios Triuno es distinto, son Uno (por lo tanto, el misterio). Cuando oramos a un miembro de la Trinidad, los tres están involucrados.

Jesús nos enseñó la oración del padrenuestro, que comienza con "Padre nuestro" (Mateo 6: 9–13). Esteban clamó en oración a Jesús cuando murió a manos de los enemigos de Cristo (Hechos 7:59). El Espíritu Santo nos ayuda a orar (Romanos 8:26; Judas 1:20).

Algunos teólogos lo expresan de esta manera: Oramos al Padre, en el nombre del Hijo, por el poder del Espíritu Santo. Esto es similar a lo que vemos en Efesios 5: 18–20: "... sean llenos del Espíritu. Anímense unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales. Canten y alaben al Señor con el corazón, dando siempre gracias a Dios el Padre por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo."

Entonces, ¿deberíamos dirigir nuestras oraciones como "Querido Padre" o "Jesús" o "Espíritu Santo"? En realidad no importa. Podemos comenzar nuestra oración "Dios", "Abba", " Señor" o cualquier número de reconocimientos del Dios de la Biblia. Nuestra oración se dirige en última instancia a nuestro Dios Triuno, independientemente de los aspectos de Su carácter que escojamos para enfocarnos en la forma en que nos dirigimos a Él durante nuestras oraciones.

Lo que no debemos hacer es orar a un dios misterioso y desconocido, a un poder superior de algún tipo, a los supuestos santos o los ángeles. Nuestras oraciones no deben dirigirse a nadie más que a Dios. Dios es conocible y ha expresado Su deseo de ser conocido desde el principio (Génesis 2). Él se ha revelado repetidamente a los humanos (Romanos 1: 18–19; Hebreos 1: 1–3). Jesús vino a la tierra para que podamos conocer y tener una relación con Dios (Juan 1:12; 3: 16–18). Dios ha provisto la Biblia para que podamos conocerlo (2 Timoteo 3: 16–17). La oración es nuestro medio de comunicación con un Dios que nos conoce, se nos revela y nos ama. La oración es, en muchos sentidos, una forma de adoración. Solo Dios es digno de nuestra adoración.

Hebreos 4: 14–16 alienta: "Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos. Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos."



Verdad relacionados:

¿Cómo ora una persona en el nombre de Jesús?

¿Cómo sé si estoy orando de acuerdo a la voluntad de Dios?

¿Qué tipos de oración se mencionan en la Biblia?

¿Por qué orar? ¿Cuál es el propósito de la oración?

¿Cuál es la importancia de la oración diaria en la vida de un cristiano?


Volver a:
La verdad sobre la oración







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe