¿Está bien orar en voz alta?

Hay ejemplos de oración pública que se presentan en la Biblia como modelos a seguir y oración pública que no es recomendable. La cuestión clave no es si las oraciones se dicen en voz alta o en público, sino el corazón de quien ora.

Jesús comparó las oraciones públicas de los hipócritas con su instrucción de que sus discípulos deberían orar en privado (Mateo 6: 5–6). Los hipócritas oraban en voz alta para llamar la atención y aparecer justos ante los demás. Jesús quería que sus seguidores oraran para ser vistos por el Padre, no por otros. Jesús a menudo se retiraba a lugares privados para orar, pero Jesús mismo en ciertas ocasiones oraba en voz alta (Juan 11: 41–42; 17). También enseñó a sus discípulos cómo orar (Mateo 6: 5–13), incluso dándonos un modelo de palabras junto con peticiones comunitarias. Sus discípulos también oraron públicamente, en voz alta (Hechos 8: 14-15; 16:25; 20:36). La iglesia primitiva se reunía a menudo para orar juntos (Hechos 1:14, 24; 2:42).

Cuando la Biblia desalienta la oración pública, no está condenando la acción de orar en voz alta o incluso públicamente, sino una actitud santurrona o jactanciosa de la persona que ora. Por ejemplo, en Lucas 18: 9–14, Jesús contrasta la oración de un fariseo con la de un recaudador de impuestos. El fariseo se pone de pie en medio de la gente en el templo y le agradeció a Dios que él no era como los pecadores que observaba. El recaudador de impuestos se mantuvo alejado y le pidió misericordia a Dios. Jesús dijo que el recaudador de impuestos "... volvió a su casa justificado ante Dios. Pues todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido" (Lucas 18:14). Ambas oraciones fueron en voz alta. El problema, dice Jesús, no es la ubicación o la proximidad a los demás cuando se pronuncia la oración, sino la actitud del fariseo.

En Lucas 20: 46–47, Jesús dice que los escribas que hacen largas oraciones para "fingir" y hacen los arreglos para realizar buenas obras para que otros los vean y honren, solo recibirán condena. Nuestra relación con Dios debe ser santa e íntima, no ser alardeada o elevada para que otros la admiren.

Esto no es para condenar el orar juntos u orar en voz alta en público, ya que hay muchos ejemplos del pueblo de Dios uniéndose para orar. Más bien, debemos examinar nuestro corazón y motivos cuando oramos públicamente. ¿Lo estamos haciendo para nuestro propio beneficio o para parecer justos ante la multitud, o estamos realmente yendo ante nuestro Padre celestial y buscándolo con un corazón humilde en oración?

Cuando nos reunimos para orar (algo que debemos hacer), nuestro objetivo debe ser honrar a Dios y hablar de Su bondad, provisión y misericordia, no la nuestra. Efesios 5: 18–21 alienta: "[...] sean llenos del Espíritu. Anímense unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales. Canten y alaben al Señor con el corazón, dando siempre gracias a Dios el Padre por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo."



Verdad relacionados:

¿Qué tipos de oración se mencionan en la Biblia?

¿Es importante la oración grupal?

¿Qué es un cuarto de oración?

¿Cómo se supone que debemos orar?

¿Qué puedo hacer para no estar nervioso por orar públicamente?


Volver a:
La verdad sobre la oración







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe