¿Cómo sé si estoy orando de acuerdo a la voluntad de Dios?

Primera de Juan 5: 14–15 dice: "Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y, si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido." ¿Cómo podemos saber si estamos orando de acuerdo con la voluntad de Dios? La Biblia está llena de instrucción y ejemplos al respecto.

En 1 Tesalonicenses 5: 16–18 dice: "Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús." Entonces, sabemos que orar y dar gracias son la voluntad de Dios.

Para seguir la voluntad de Dios en oración, necesitamos sabiduría, es decir, instrucción y guía de parte de Él. Esto, notablemente, está disponible. Santiago 1: 5–6 dice: "Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie. Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento."

Aquí hay algunas otras cosas que la Biblia indica que están claramente de acuerdo a la voluntad de Dios con respecto a la oración.

Ore por los que le persiguen (Mateo 5:44).

Ore para que los misioneros vayan al campo (Lucas 10: 2).

Ore contra la tentación (Mateo 26:41).

Ore por aquellos que ministran la Palabra (Colosenses 4: 3; 2 Tesalonicenses 3: 1; Efesios 6: 18–19).

Ore por aquellos que tienen autoridad en el gobierno (1 Timoteo 2: 1–4).

Ore por alivio (Santiago 5:13).

Ore por la sanidad de los demás (Santiago 5:16).

Ore por la salvación de los judíos (Romanos 10: 1).

Ore por la misericordia y el perdón de su pecado (Salmo 51: 1–2).

Ore por valentía al hablarle a otros acerca de Jesús (Hechos 4:29).

Ore por los motivos correctos, incluso en sus oraciones (Santiago 4: 3).

Ore en secreto (Mateo 6: 5–6).

Ore para perdonar a los demás "si tiene algo contra alguien" (Marcos 11:25).

Ore después de haberse reconciliado o arreglado las cosas con los demás (Mateo 5: 23–24).

Haga oraciones de acción de gracias (Colosenses 4: 2; Filipenses 4: 6–7).

Ore con persistencia (Lucas 18: 1).

Ore confiando en el Espíritu Santo. Romanos 8:26 dice: "Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras."

Podemos orar confiando en que Dios apoya a Sus hijos. Es posible que no siempre sepamos cuál es su voluntad específica, pero podemos confiar en que Él hará lo que es correcto y mejor. Entonces oramos en sumisión a Él, pidiendo que se haga Su voluntad (Mateo 6:10). "Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito." (Romanos 8:28).



Verdad relacionados:

¿Cómo ora una persona en el nombre de Jesús?

¿Qué es el poder de la oración?

¿Se supone que debemos orar al Padre, al Hijo o al Espíritu Santo?

¿Es bíblica la oración persistente? ¿Es aceptable orar repetidamente por lo mismo, o deberíamos pedir solo una vez?

¿Qué es la Oración del Padrenuestro? ¿Cómo es la Oración del Padrenuestro un modelo para nuestras oraciones?


Volver a:
La verdad sobre la oración







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe