¿Oye Dios la oración de un incrédulo?

Debido a que Dios lo sabe todo, Él escucha todas las cosas, incluyendo cada oración de cada incrédulo o pecador. Además de escuchar sus oraciones, Dios ofrece varios ejemplos en la Biblia sobre cómo responder a las oraciones de los incrédulos.

Un ejemplo clásico encontrado en el Antiguo Testamento incluye a la gente de Nínive en el libro de Jonás. Dios le había ordenado a Jonás que predicara que la ciudad sería destruida en 40 días. Cuando lo hizo, toda la ciudad respondió con arrepentimiento, pidiéndole a Dios que cediera (Jonás 3: 5-10). Dios salvó a la ciudad, enfureciendo a Jonás en el proceso (Jonás 4).

En el Nuevo Testamento, Hechos 10 comparte el relato de Cornelio, un centurión romano que oró al Dios de los judíos. Dios respondió a sus oraciones enviando a Pedro a predicar la salvación a Cornelio y aquellos en su hogar.

Jeremías 29:13 es un llamado universal para orar a Dios: "Me buscarán y me encontrarán cuando me busquen de todo corazón."

Sin embargo, hay un pasaje difícil con respecto a las oraciones de los incrédulos. Se encuentra en Juan 9:31 y dice: "Sabemos que Dios no escucha a los pecadores, pero sí a los piadosos y a quienes hacen su voluntad." Algunos han interpretado que este pasaje significa que Dios no escucha las oraciones de los incrédulos, excepto la oración para ser salvo. Otros argumentan que los creyentes que oran mientras viven en pecado no son escuchados por Dios hasta que se arrepienten. Pero está claro que Dios escucha todas las oraciones, aunque solo responde de acuerdo a su voluntad. Esto es cierto ya sea que la persona sea un creyente devoto, un creyente "pecador", o un no creyente.

La diferencia es que los creyentes en Cristo, quienes han sido redimidos por su sangre y adoptados en la familia de Dios (Efesios 1: 3-10), pueden acercarse a Dios con audacia y confianza para que sus oraciones sean escuchadas y respondidas de acuerdo con la perfecta voluntad de Dios (Romanos 12: 1-2; Juan 14:13). Hebreos 4:16 dice: "Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos."

Si bien muchas de las enseñanzas con respecto a la oración en la Biblia están escritas para los creyentes, Dios escucha las oraciones de todos, responde a quienes lo buscan con todo su corazón, y llama a los creyentes especialmente a que acudan audazmente a Él con sus oraciones. Él promete escuchar y responder de acuerdo con Su perfecta voluntad.



Verdad relacionados:

¿Hay una oración específica de salvación?

¿Por qué orar? ¿Cuál es el propósito de la oración?

¿Hay evidencia para una oración contestada? ¿Responde Dios a la oración?

¿Se supone que debemos orar al Padre, al Hijo o al Espíritu Santo?

¿Cómo sé si estoy orando de acuerdo a la voluntad de Dios?


Volver a:
La verdad sobre la oración







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe