¿Están los cristianos sujetos a las autoridades gubernamentales?

Los creyentes en Cristo son ciudadanos del cielo (Filipenses 3:20). Aun así, también somos ciudadanos de este mundo: de alguna nación, provincia, ciudad, municipio, villa, condado u otra división similar. Es popular decir que estamos en el mundo pero no somos parte de él. Aunque no somos de este mundo, todavía estamos llamados a interactuar en el mundo de una manera que glorifique a Dios. Esto incluye honrar a nuestros líderes y obedecer las leyes de nuestras tierras.

Romanos 13: 1-7 menciona la sumisión apropiada a las autoridades terrenales. Pablo escribe: "Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Los que así proceden recibirán castigo. Porque los gobernantes no están para infundir terror a los que hacen lo bueno, sino a los que hacen lo malo. ¿Quieres librarte del miedo a la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás su aprobación, pues está al servicio de Dios para tu bien. Pero, si haces lo malo, entonces debes tener miedo. No en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor. Así que es necesario someterse a las autoridades no solo para evitar el castigo, sino también por razones de conciencia. Por eso mismo pagan ustedes impuestos, pues las autoridades están al servicio de Dios, dedicadas precisamente a gobernar. Paguen a cada uno lo que le corresponda: si deben impuestos, paguen los impuestos; si deben contribuciones, paguen las contribuciones; al que deban respeto, muéstrenle respeto; al que deban honor, ríndanle honor." Incidentalmente, Jesús también afirmó que sus seguidores debían pagar impuestos (Marcos 12: 13-17). Como regla general, entonces, los cristianos deben honrar y someterse a las autoridades que han sido colocadas sobre ellos. Dios es un Dios de orden y desea que vivamos en paz unos con otros (1 Corintios 14:33; Hebreos 12:14; Romanos 12:18). A menudo, las leyes civiles se establecen para que tengamos sociedades ordenadas y pacíficas.

Ciertamente, nuestras autoridades gubernamentales no son perfectas, ni siguen siempre los planes de Dios. Sin embargo, en la medida en que la autoridad no contradiga la Palabra explícita de Dios, debemos obedecer. Para aquellos momentos en que nuestras autoridades contradigan la Palabra de Dios y nos pidan que hagamos cosas contrarias a las leyes de Dios, se espera que desobedezcamos y honremos a Dios. Se registra que Pedro y los apóstoles desafían a las autoridades gubernamentales de su época en Hechos 5. A los hombres se les había ordenado que no hablaran de Jesús y se los sorprendió haciéndolo. Ellos respondieron diciendo: "¡Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres!" (Hechos 5:29). Es importante tener en cuenta que estos hombres aún respetaban a sus autoridades. Se sometieron al castigo por su comportamiento ilícito y "los apóstoles salieron del Consejo, llenos de gozo por haber sido considerados dignos de sufrir afrentas por causa del Nombre" (Hechos 5:41).

Entonces, sí, se espera que los cristianos obedezcan las leyes civiles y por lo tanto honren a Dios. Sin embargo, cuando estas leyes contradicen las leyes de Dios, los cristianos pueden desobedecer a los gobernantes terrenales.



Verdad relacionados:

¿Cómo puede un cristiano ser un embajador de Cristo?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

¿Qué son los Diez Mandamientos y por qué son importantes?

¿Por qué Dios dio la Ley Mosaica?

¿Por qué es tan importante la Regla de Oro?


Volver a:
La verdad sobre todo lo demás







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe