¿Dios nos necesita?

Dios tiene todo lo que necesita para sí mismo y para nosotros contenido dentro de su propio ser. Se describe a sí mismo como: "YO SOY EL QUE SOY" (Éxodo 3:14). Dios es, incluso va más allá del hecho que Él tenga todo. No le falta nada. Dios dice en el Salmo 50: 10–12, "Pues míos son los animales del bosque, y mío también el ganado de los cerros. Conozco a las aves de las alturas; todas las bestias del campo son mías. Si yo tuviera hambre, no te lo diría, pues mío es el mundo, y todo lo que contiene."

Dios ya lo tiene todo, así que no necesita nada, pero nosotros lo necesitamos. "El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él es Señor del cielo y de la tierra. No vive en templos construidos por hombres, ni se deja servir por manos humanas, como si necesitara de algo. Por el contrario, él es quien da a todos la vida, el aliento y todas las cosas." (Hechos 17: 24-25). En su bondad, Dios nos da generosamente todo lo que necesitamos. "El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?" (Romanos 8:32). Dios no solo nos proporciona vida y aliento, sino que nos ama: "Lo amamos porque Él nos amó primero" (1 Juan 4:19).

Después de la caída de la humanidad, el hombre se separó de Dios (Génesis 3:23; Romanos 3:23; 6:23). Esta separación era una barrera irreparable entre el hombre y Dios que solo Jesús, el hijo de Dios, podía eliminar. Dios sabía que su amor y deseo de relación con nosotros terminaría costándole todo. Envió a Jesús a la tierra para convertirse en el sacrificio perfecto, la expiación de nuestros pecados y nuestro puente de regreso a Dios: "Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros." (Romanos 5: 8).

Jesucristo vino a la tierra, vivió una vida perfecta y fue brutalmente crucificado, llevando sobre sí el peso de los pecados del mundo. Dios se apartó de Jesús mientras estaba en la cruz, rechazando el mal de la humanidad que Jesús había tomado sobre sí mismo (2 Corintios 5:21). Mientras estaba en la cruz, Jesús experimentó la separación de Dios y gritó: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" (Mateo 27:46).

Cuando Jesús murió, tomó la pena por los pecados del mundo sobre sí mismo, que incluye nuestros pecados. Fue resucitado de la muerte después de tres días y desde entonces, el camino hacia Dios ha sido libre y abierto para todos los que estén dispuestos a tomarlo. "Porque Cristo murió por los pecados una vez por todas, el justo por los injustos, a fin de llevarlos a ustedes a Dios. Él sufrió la muerte en su cuerpo, pero el Espíritu hizo que volviera a la vida." (1 Pedro 3:18). Jesús trajo la oportunidad de tener una relación con Dios; en Él podemos tener vida eterna: "Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado." (Juan 17: 3).

Entonces, Dios no nos necesita, pero nos ama y desea que tengamos vida eterna (Juan 1: 9-18; 3: 16-18). Él ha abierto un camino para que tengamos la salvación eterna y una relación con Él a través de Jesús. No podemos hacer nada para merecer Su amor, pero Él nos lo da libremente. "Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios" (Efesios 2: 8).

Si no está seguro de su relación con Dios, consulte nuestro artículo "¿Cómo puedo aceptar a Jesús como mi salvador personal?"



Verdad relacionados:

¿Por qué Dios creó la humanidad?

¿Qué dice la Biblia sobre el propósito del hombre (la humanidad)?

¿Qué significa que la humanidad fue creada a la imagen de Dios?

Si Dios sabía que la caída iba a suceder, que Satanás se rebelaría y Adán y Eva pecarían, ¿por qué los creó?

¿Tienen todos un vacío que solo Dios puede llenar?


Volver a:
La verdad sobre la humanidad






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe