¿Cómo describe la Biblia a un necio?

La Biblia es nuestro fundamento para la sabiduría en cada área de nuestra vida. Cuando ignoramos la sabiduría que Dios nos da gratuitamente (Santiago 1: 5), caminamos en necedad. La Biblia dice que el temor de Dios es el comienzo del conocimiento (Proverbios 1: 7). De este versículo podemos inferir que la falta de temor de Dios es el comienzo de la necedad. De hecho, la Biblia dice: "Dice el necio en su corazón: ‘No hay Dios’." (Salmo 14: 1). El colmo de la necedad es negar a Dios. La Biblia también es clara en que la necedad es pecaminosa, mala y contaminante, incluso categorizándola con adulterio, engaño, robo y orgullo (Marcos 7: 21-23). La Biblia describe a los necios en detalle, mostrando cómo su necedad llega a todos los aspectos de sus vidas y, en última instancia, les causa daño a ellos mismos.

Un necio no está dispuesto a aprender ni a ser corregido. A él solo le importa expresar su propia opinión (Proverbios 18: 2). Un necio profiere calumnias (Proverbios 10: 18-19), proclama locura (Proverbios 12:23) y responde antes de escuchar toda la pregunta (Proverbios 18:13). Las palabras del necio invitan a la pelea, y su boca es su ruina (Proverbios 18: 6-7). Las frustraciones de un necio se conocen de inmediato y desahoga sus emociones sin restricciones (Proverbios 29:11). El corazón del necio está ocupado con la iniquidad (Isaías 32: 6) y continuamente vuelve a su necedad (Proverbios 26:11). Una persona necia comete inmoralidad sexual, lo que lo lleva a su propia destrucción (Proverbios 6:32; 7: 7-27). El necio ama su necedad (Proverbios 10:23; 15:21). No respeta a sus padres, desprecia la instrucción de su padre (Proverbios 15: 5, 20) y no respeta las ofrendas sagradas a Dios (Proverbios 14: 8–9).

Jesús compara al necio con el sabio, diciendo: "Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca. Pero todo el que me oye estas palabras y no las pone en práctica es como un hombre insensato que construyó su casa sobre la arena. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, soplaron los vientos y azotaron aquella casa. Esta se derrumbó, y grande fue su ruina". (Mateo 7: 24-27).

Al final, un necio se destruye a sí mismo. Cualquier otro fundamento que no sea Jesucristo fracasará cuando vengan las tormentas. Si bien puede haber un placer momentáneo en la necedad, solo trae dificultad y dolor, lo que lo separa de Dios y de otras personas. Nos volvemos tontos cuando ignoramos lo que dice la Palabra de Dios, olvidando que Dios ve todo lo que hacemos. Nos volvemos tontos cuando olvidamos la bondad de Dios y tratamos de caminar de acuerdo con nuestra propia sabiduría en lugar de apoyarnos en la sabiduría de Dios (Proverbios 3: 5–8; 28: 6–7). La Biblia nos advierte que no debemos confiar en un necio por su amor por la necedad (Proverbios 26: 6). Por supuesto, siempre hay esperanza para el tonto. Cualquiera que camine en la necedad solo necesita arrepentirse y comenzar a temer al Señor, edificando un fundamento sobre las palabras de Jesús, y descansará en sabiduría sobre tierra firme.

Es importante notar que este tipo de necio es diferente a la palabra que Jesús usó cuando dijo, "Y cualquiera que lo maldiga [raca] quedará sujeto al fuego del infierno. "(Mateo 5:22). La palabra que Jesús usa allí es raca, que expresa condenación. Sería similar a alguien que hoy dijera: "¡Maldito seas!" Jesús no está diciendo que no deberíamos enfrentar a alguien por su necedad. Enfrentar a las personas acerca de su pecado es algo que Cristo nos da instrucciones específicas sobre cómo hacerlo. Más bien, está diciendo que no podemos tomar el lugar de Dios y condenar a alguien al infierno por sus acciones.



Verdad relacionados:

¿Qué es la ceguera espiritual?

¿Es bíblica la frase 'ven como eres'? ¿Enseña la Biblia a las personas a venir como son?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Quién puede salvarse?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe