Muerte: ¿qué dice la Biblia al respecto?

Según la Biblia, la muerte no es el final de la vida sino la separación del alma del cuerpo. La Escritura habla claramente de la vida eterna con Dios en el cielo y de la separación eterna de Dios en el infierno.

La muerte es el resultado del pecado. Romanos 6:23 dice directamente: "Porque la paga del pecado es muerte". Toda persona muere físicamente, porque todos han pecado (Romanos 5:12). Después de la muerte es un tiempo de juicio: "está establecido que el hombre muera una sola vez, y después de eso viene el juicio" (Hebreos 9:27). Por lo tanto, no hay reencarnación como se enseña en las religiones orientales. La muerte entró al mundo con el pecado de Adán (Romanos 5:12), como se muestra en el hecho de que Adán murió (Génesis 5:5).

Incluso Jesús soportó la muerte física (Mateo 27:50), haciéndolo como todos los demás humanos. La diferencia era que Jesús no tenía pecado y, por lo tanto, no merecía la muerte. Jesús derrotó a la muerte mediante su resurrección al tercer día, demostrando ser el Salvador (1 Corintios 15:3-11). Debido a la obra de Cristo, la muerte ha sido derrotada, y el cristiano puede preguntar: "¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? (1 Corintios 15:55).

La Biblia también habla de la muerte espiritual, el estado de estar separado de Dios. La gente puede estar viva físicamente pero muerta espiritualmente. La solución a la muerte espiritual es nacer de nuevo. Jesús habló de la necesidad del nuevo nacimiento en Juan 3 y ofreció vida eterna a los que creen: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna." (Juan 3:16).

Aquellos que confían en Cristo para la salvación han sido liberados "de la ley del pecado y la muerte" (Romanos 8:2). La muerte ha sido derrotada en la vida del creyente. El cristiano vive en anticipación confiada de la vida eterna: "Sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida" (1 Juan 3:14).

Entonces, nuestro Dios misericordioso ha cambiado nuestra muerte espiritual por la vida eterna. Romanos 6:13 dice: "ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia."

El Nuevo Testamento a menudo se refiere a la muerte del creyente como "sueño". Por esta razón, los primeros cristianos llamaron a sus lugares de entierro "cementerios" (en griego koimeteria) que literalmente significaba "dormitorios" o "lugares para dormir". Primera de Tesalonicenses 5:9-10 enseña: "Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él." (Véase también 1 Corintios 15:51). Cristo ha vencido a la muerte, y así los cristianos "duermen" al final de esta vida. Ellos realmente "descansan en paz".

Mientras que el cuerpo de un creyente está en la tumba, esperando la resurrección, su espíritu está en la presencia del Señor (2 Corintios 5:8). Un incrédulo, por otro lado, muere dos veces: en la muerte física, su cuerpo es enterrado, y lo que sigue es una separación eterna de Dios, llamada "la segunda muerte" en Apocalipsis 21:8. ¡Cuán diferente del destino eterno de aquellos en Cristo! Filipenses 3:20-21 dice: "nuestra ciudadanía está en el cielo, y de ella esperamos a un Salvador, el Señor Jesucristo, que transformará nuestro humilde cuerpo para que sea como su cuerpo glorioso".



Verdad relacionados:

¿Hay realmente vida después de la muerte?

¿Qué sucede después de la muerte?

¿Cuándo ocurrirá la resurrección?

¿Las personas en el cielo miran a la tierra y nos ven?

¿Cómo puedo estar seguro de que cuando muera iré al cielo?


Volver a:
La verdad sobre la eternidad
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. muerte Biblica
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?