¿Qué se entiende por "morir a sí mismo"? ¿Cómo se supone que los cristianos deben morir a sí mismos?

La frase exacta "morir a sí mismo" no se encuentra en la Biblia, pero hay muchos versículos que se refieren a la abnegación y la muerte de la carne. El apóstol Pablo dijo esto de sí mismo: "He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí."(Gálatas 2:20). Y de los creyentes, dijo: "Pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, que es la vida de ustedes, se manifieste, entonces también ustedes serán manifestados con él en gloria." (Colosenses 3: 3-5).

En el momento de la salvación, la vieja naturaleza que una vez fuimos muere, y nos convertimos en una "nueva creación" (2 Corintios 5:17). También en ese momento el Espíritu Santo comienza a vivir en nosotros (1 Corintios 12:13; Romanos 8: 9; Efesios 1: 13-14), y estamos "en Cristo". Morir a sí mismo es la continua negación de la carne que ocurre durante la vida del creyente, y el continuo acuerdo con el Espíritu Santo. Solo una "nueva creación" elegiría diariamente morir a sí mismo a sus deseos y voluntad egoístas. La vieja naturaleza no puede obedecer a Dios, ni quiere hacerlo (Efesios 4: 17-32; Romanos 7). Toda persona nace pecaminosa, porque todos pertenecemos a la línea de Adán y todos llevamos la maldición (Romanos 5: 12-14). Pero cuando creemos en Jesús, ese ser pecaminoso es crucificado con Cristo, de modo que somos liberados de la maldición (Romanos 6: 6-7). Después de la muerte del viejo yo, existimos en un estado tanto de vida como de muerte: nuestro viejo yo pecaminoso muere , y la vida que seguimos viviendo se describe como "escondida con Cristo en Dios" (Colosenses 3: 2-5). Porque nuestra verdadera vida es ahora la vida eterna, y "lo que ahora [vivo] en el cuerpo" se vive por el bien de Cristo y del evangelio, en lugar de por nuestro propio beneficio (Gálatas 2:20).

Morir para uno mismo no significa que nos volvemos sin emociones, o que intentemos servir a la iglesia de maneras que no se adapten a nuestro talento natural o temperamento dado por Dios. Tampoco significa que redoblemos nuestros esfuerzos por obedecer la ley, o que nos castiguemos en un esfuerzo por volvernos más espirituales. Pablo les recuerda a los Colosenses esto, diciendo: " Si con Cristo ustedes ya han muerto a los principios de este mundo, ¿por qué, como si todavía pertenecieran al mundo, se someten a preceptos tales como: ‘No tomes en tus manos, no pruebes, no toques’? Estos preceptos, basados en reglas y enseñanzas humanas, se refieren a cosas que van a desaparecer con el uso. Tienen sin duda apariencia de sabiduría, con su afectada piedad, falsa humildad y severo trato del cuerpo, pero de nada sirven frente a los apetitos de la naturaleza pecaminosa."(Colosenses 2: 20-23). Morir para uno mismo no se trata de lo que no se nos permite hacer, sino de lo que ahora estamos libres para hacer en Cristo. Antes de poner nuestra fe en Cristo, cada persona es esclava de su esfuerzo personal hacia la salvación. Después de poner nuestra fe en Cristo, estamos seguros y todo ese esfuerzo propio muere para que podamos vivir una vida productiva, sin temor, haciendo cosas hermosas para Dios que finalmente se manifestarán para nosotros en Su reino eterno y resultarán en la salvación de los demás. Esto es lo que Pablo quiere decir con "su vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, que es la vida de ustedes, se manifieste, entonces también ustedes serán manifestados con él en gloria." (Colosenses 3: 2-5). Significa que todos nuestros esfuerzos en esta tierra no serán inútiles, sino que tendrán un efecto celestial, eterno y duradero (1 Corintios 3: 10-13).

Jesús dijo: "Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme" (Mateo 16:24; Lucas 9:23). Varias veces, él dijo lo siguiente: "Porque el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa y por el evangelio la salvará." (Marcos 8:35). Debemos negar nuestro impulso de apaciguar a Dios con nuestra propia fuerza y, en su lugar, confiar en la cruz y seguir a Cristo. Él debe liderar, y debemos reconocer diariamente su liderazgo y nuestra dependencia. Debemos dejar de intentar salvarnos a nosotros mismos y a los demás con nuestras propias fuerzas, y en cambio confiar en que su camino es suficiente. Debemos estar dispuestos a renunciar a nuestros deseos carnales y seguir a Cristo, confiando en Él con nuestras vidas terrenales y nuestra seguridad eterna.



Verdad relacionados:

¿Qué es el discipulado cristiano?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Por qué importa la obediencia a Dios?

¿Qué tan importante es el crecimiento espiritual en la vida cristiana?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?


Volver a:
La verdad sobre la vida cristiana
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. morir a uno mismo
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?