¿Qué es la metempsicosis?

La metempsicosis es un concepto de la filosofía griega que es similar a la reencarnación. La metempsicosis también se llama "transmigración de las almas" y describe el proceso de transferencia de un alma a otro cuerpo después de la muerte. Esta transferencia puede ocurrir entre cualquier cuerpo humano y / o animal. Por ejemplo, un humano puede volver como otro humano, o como un pájaro, un animal o un reptil de algún tipo. Así mismo, las almas animales pueden regresar como humanas. La metempsicosis es diferente de la reencarnación porque el alma no "sube" o "baja" de nivel como resultado de buenas o malas acciones en la vida. En cambio, el alma elige un nuevo cuerpo como una forma de adquirir diversas experiencias.

Pitágoras fue el primero en teorizar en la metempsicosis como una experiencia potencial de vida después de la muerte, y luego Platón expuso la teoría en su obra La República. Si bien no está claro si Platón realmente creía en la metempsicosis, él fue el responsable de su popularización. En la historia de Platón, un guerrero llamado Er viaja a otro reino inmortal y luego trae conocimiento al reino mortal. Mientras está allí, ve la metempsicosis. Las almas de los muertos se congregan y eligen nuevos cuerpos para habitar: animales que eligen convertirse en animales diferentes, hombres que eligen convertirse en otros hombres, pájaros que eligen convertirse en hombres e incluso dioses que eligen convertirse en héroes atléticos. Cuando el alma se decidió por su nuevo hogar, se le dijo que bebiera del río Leteo y luego se la envió a la tierra para que naciera. Hay algunos casos en la Biblia de ángeles caídos que toman forma humana o animal (Génesis 3: 1-7; 6: 1-4) y de ángeles santos que aparecen como hombres (Marcos 16: 5), pero esto no se considera metempsicosis porque el espíritu solo habita en un cuerpo por un corto período de tiempo, sin tomar posesión de él hasta la muerte.

Si bien la metempsicosis es una idea bastante poética, no es bíblica. La metempsicosis, la reencarnación y todas las demás iteraciones de este mito son refutadas por las Escrituras, que dicen que el hombre tiene solo una oportunidad de vivir y solo una de morir, después de lo cual debe enfrentar el juicio de un Dios santo (Hebreos 9:27). El concepto de reencarnación quita la presión de los hombres al retrasar, o incluso eliminar por completo el juicio de Dios. Pero está muy claro que Dios juzgará a cada hombre de acuerdo con las cosas que haya hecho mientras estuvo en el cuerpo (2 Corintios 5:10).

Esto debería ser aleccionador, e incluso aterrador, cuando pensamos en las cosas que hemos hecho a lo largo de nuestra vida y en el hecho de que Dios es completamente santo y justo, y no puede tolerar nada menos que la perfección para estar en Su presencia. Pero el carácter de Dios también es misericordioso y “Escudo es Dios a los que en él se refugian." (2 Samuel 22:31). Prueba de esto es la vida de Jesús, quien vino a vivir una vida perfecta y luego morir como un sacrificio perfecto que (por su perfección y su naturaleza eterna) pudo satisfacer la justicia de Dios en nuestro nombre. Todo hombre y mujer debe estar ante Dios. Aquellos que confían en sus propias buenas obras para salvarlos se quedarán cortos (Romanos 3:20). Pero todos los que confían en la justicia de Cristo antes que en la suya propia serán salvos (Juan 3: 16–18; Romanos 5: 1–2; 1 Juan 2: 2).



Verdad relacionados:

¿El alma humana es mortal o inmortal?

¿Hay realmente vida después de la muerte?

¿Qué sucede después de la muerte?

¿Es la reencarnación bíblica?

¿Es bíblico el concepto de transmigración de las almas?


Volver a:
La verdad sobre creencias falsas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe