¿Cuál es la visión cristiana del materialismo?

El materialismo es una tendencia a dar más importancia a las posesiones materiales y la comodidad física que a los valores o asuntos espirituales. La preocupación por cualquier cosa que tenga prioridad sobre Dios y los valores espirituales es incorrecta para un cristiano. Los cristianos ciertamente pueden tener cosas materiales y disfrutarlas, pero la obsesión por acumular y cuidar las posesiones es una pendiente resbaladiza por dos razones.

La primera razón la tenemos en Deuteronomio 6:5: "Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas." Si tenemos algún tipo de preocupación u obsesión con algo más que nuestro amor por Cristo, estamos desagradando a Dios. Jesús hizo eco de Deuteronomio 6: 5 cuando predicó que amar a Dios por encima de todo es el primer y más grande mandamiento para el pueblo de Dios (Mateo 22: 37–38). Esto significa que nuestro corazón debe reflejar el carácter y el amor de Dios hacia los demás. Si nuestras posesiones materiales nos impiden amar a Dios con todo nuestro corazón y reflejarlo ante los demás, entonces debemos deshacernos de nuestras posesiones o de cualquier otra cosa que esté causando nuestra idolatría.

En segundo lugar, debemos tener cuidado al adquirir y cuidar las cosas materiales porque a Satanás le encanta decirnos que seremos felices una vez que tengamos riquezas, pero eso es simplemente falso. Satanás nos dice mentiras para alejarnos de Dios. Cuando comenzamos a poner énfasis en la obtención de riqueza material, somos susceptibles de creer que las cosas materiales pueden sostenernos. Marcos 4:19 habla del engaño de las riquezas; puede ahogar la Palabra de Dios que se siembra en la vida de una persona. Mateo 6:19 recuerda que los tesoros terrenales son destruidos por la polilla y el óxido y pueden ser robados por ladrones. Dios mismo es el único que puede sostenernos y hacer que el fruto crezca en nuestras vidas. La Biblia declara que nuestra plenitud está en Dios, y no podemos estar satisfechos con riquezas o posesiones. Jesús le dijo a la multitud: "¡Tengan cuidado! —advirtió a la gente—. Absténganse de toda avaricia; la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes." (Lucas 12:15). La Biblia declara en Mateo 6:33 que debemos "[buscar] primeramente el reino de Dios y su justicia […]". Esta es la regla general que enseña a los cristianos sobre cómo debemos responder al materialismo. Debemos buscar estar satisfechos con lo que tenemos y colocar a Dios antes que todas las cosas que poseemos.

Podemos ver en Eclesiastés que el rey Salomón no estaba satisfecho y descubrió que la riqueza no tenía sentido. Salomón era el rey más rico del mundo y tenía todo lo que podía desear al alcance de su mano, sin embargo, escribió: "Quien ama el dinero, de dinero no se sacia. Quien ama las riquezas nunca tiene suficiente. ¡También esto es absurdo!" (Eclesiastés 5:10). Salomón sabía que la riqueza no proporciona felicidad para siempre; no puede llenar tu alma de gozo como Dios puede hacerlo. El que experimentó vastas riquezas y las mejores cosas materiales concluyó su búsqueda del significado de la vida diciendo: "El fin de este asunto es que ya se ha escuchado todo. Teme, pues, a Dios y cumple sus mandamientos, porque esto es todo para el hombre." (Eclesiastés 12:13). Los cristianos deberían ver el materialismo con escepticismo, poniendo siempre a Dios antes que las cosas que poseemos en esta tierra.



Verdad relacionados:

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

¿Qué se entiende por "morir a sí mismo"? ¿Cómo se supone que los cristianos deben morir a sí mismos?

¿Cuál es la clave para experimentar gozo en la vida cristiana?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Qué significa el mandato de amarnos unos a otros?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe