¿Cómo debería ser una madre cristiana según la Biblia?

La primera madre mencionada en la Biblia es, por supuesto, Eva. Génesis 3:20 dice: "El hombre llamó Eva a su mujer, porque ella sería la madre de todo ser viviente." "Eva" significa vida o viviente; "madre" es el hebreo ‘em. En el Antiguo Testamento, ‘em se traduce como 'madre' 218 veces. Pero también conlleva la insinuación de "punto de partida o división". Representa una fuente de crianza desde donde aquellos de carácter similar se diseminan. Esto se ve en términos como "nave nodriza" o "placa madre".

En la cosmovisión bíblica, la misión de los padres es criar a los hijos para que sigan a Dios. Para ese fin, Dios diseñó a la familia como la unidad primaria por la cual a los niños se les cuida, ama, capacita y empodera. Esto requiere amabilidad y disciplina. Ser una madre cristiana abarca un alto grado de tensión. Ella debe ser amable pero aún así mantener las expectativas bíblicas, y debe saber cuándo dejar ir a los niños que cuidó.

Como la mayoría de las madres cristianas pueden atestiguar, es difícil equilibrar el instinto natural de proteger al niño del daño con la necesidad de equiparlo para la vida como adulto. Se les recuerda a las madres que amen a sus hijos (Tito 2: 4), que sientan afecto por ellos, que se les demuestre aprobación, y que tengan una actitud amable hacia ellos. Al mismo tiempo, una madre debe capacitar a sus hijos para vivir vidas santas (Salmo 78: 5-6) y descubrir cómo ellos, personalmente, pueden contribuir al reino de Dios (Proverbios 22: 6). Esta no es una tarea fácil.

Jesús expresó una angustia maternal en Lucas 13:34 cuando dijo: "¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como reúne la gallina a sus pollitos debajo de sus alas, pero no quisiste!" Parte de la responsabilidad de una madre cristiana en equipar y capacitar a sus hijos es explicar y encarnar el carácter y la santidad de Dios (Deuteronomio 6: 4-7), incluso si el niño rechaza todo lo relacionado con Dios. Es reconfortante saber que Jesús también luchó con hijos rebeldes.

Otra tensión seria en la maternidad cristiana es la de dar vida y ser un lugar de partida. Génesis 3:20 describe a Eva, la primera madre, como la fuente de la vida. En Génesis 17:16, Dios le prometió a Abraham que su esposa Sara se convertiría en la madre o fuente de muchas naciones y reyes. Pero Dios también le dijo a los hijos de Eva que "llenaran la tierra" (Génesis 1:28), lo que requeriría que dejaran a su madre. Y los hijos de Sara incluyen a todos los que siguen a Cristo, ciertamente un grupo diverso y extendido. De manera similar, las madres deben recordar que el propósito de la maternidad es desarrollar un adulto fuerte e independiente (Génesis 2:24). Incluso si ese hijo adulto reside geográficamente cerca, ella debe permitirle la libertad de vivir como adulto, teniendo en cuenta la sabiduría de su madre (Proverbios 31: 2), pero aún tomando sus propias decisiones, incluso las decisiones que ella no entiende o con las que no está de acuerdo. (Marcos 3: 20-21, 31).

Para mantener la tensión de la maternidad, Dios espera que las madres cristianas tengan dos características específicas. El primero se infiere en Proverbios 1: 8-9: "Hijo mío, escucha las correcciones de tu padre y no abandones las enseñanzas de tu madre. Adornarán tu cabeza como una diadema; adornarán tu cuello como un collar". Para que un niño confíe en la sabiduría de su madre, la madre debe ser realmente sabia. Las madres deben seguir a Dios y confiar en las promesas de 2 Pedro 1: 3, que dicen: "Su divino poder, al darnos el conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y excelencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda." Pero las madres cristianas también deben tener en cuenta Efesios 6: 4: "Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor." La disciplina y el entrenamiento se ven considerablemente menoscabados cuando se dan sin respeto ni afecto. Une los dos conceptos y obtendrás Efesios 4: 15: comunica la verdad en amor.

La Biblia no reserva la maternidad solo para mujeres con hijos biológicos. Jueces 5: 7 identifica a la profeta y jueza Débora como "una madre en Israel", pero también fue una madre para Israel. Ella proporcionó sabiduría (Jueces 4: 5) y, bajo la dirección de Dios, le mostró a Israel la forma en que debían comportarse (versículo 6). Incluso trató de alentar a su "hijo adulto" a seguir a Dios por su cuenta, sin su presencia constante (versículos 8-9). Debido a la sabiduría y guía de Débora, Israel disfrutó de un raro período de paz (Jueces 5:31). Todas las mujeres pueden seguir el ejemplo de Débora para alentar, nutrir y capacitar a quienes las rodean para que vivan vidas maduras, efectivas y que honren a Dios.



Verdad relacionados:

¿La paternidad piadosa da como resultado hijos piadosos (Proverbios 22: 6)?

¿Cómo debe ser un padre cristiano según la Biblia?

¿Qué dice la Biblia acerca de los abuelos?

¿Cuáles deben ser las principales prioridades en nuestra vida familiar?

¿Deberían los niños ser considerados siempre una bendición de Dios?


Volver a:
La verdad sobre la familia






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe