¿Qué es el literalismo bíblico?

El literalismo bíblico se refiere a la interpretación de la Escritura como literal, con la excepción de secciones de texto que claramente tienen la intención de ser alegóricas, poéticas o figurativas. A través de esta lente, la comprensión de los lectores del texto bíblico es literal y objetiva. La mayoría de las denominaciones cristianas evangélicas siguen esta forma de interpretar las Escrituras.

El literalismo bíblico es apoyado por las Escrituras. La Biblia habla de sí misma como la verdadera Palabra de Dios escrita por hombres a través de la inspiración del Espíritu Santo (2 Timoteo 3: 16–17; 2 Pedro 1: 20–21). De hecho, las Escrituras a menudo se llaman a sí mismas la Palabra de Dios. La Biblia es infalible y no se contradice (Isaías 40: 8; Apocalipsis 22: 18–19). Por lo tanto, los literalistas bíblicos creen que la Biblia es la forma en que Dios nos comunica la verdad. Él ha elegido comunicarse usando el lenguaje humano, por lo que nos acercamos a la Biblia como lo haríamos con cualquier otra forma de comunicación humana a través de las palabras. Las palabras tienen significados objetivos que tomamos al pie de la letra. El lenguaje humano también incluye cosas como metáforas y expresiones idiomáticas, que intuitivamente entendemos como tales en función del contexto. El literalismo bíblico esencialmente extiende el literalismo que usamos en la comunicación diaria a nuestra comprensión de la Palabra de Dios.

La Biblia verdaderamente quiere decir lo que expresa. Ese es el concepto básico del literalismo bíblico. La Biblia presenta un relato histórico preciso de los eventos, incluidos los milagrosos. Si bien no proporciona una historia completa del mundo entero, describe eventos y personas que son relevantes para la creación de los humanos por Dios y Su plan de redimir a la humanidad a través de la salvación en Jesucristo. Además, comunica claramente la verdad y la instrucción de Dios a los humanos.

Jesús, los discípulos y otras figuras bíblicas importantes tomaron las Escrituras literalmente. Por esta razón, a menudo citaron las Escrituras al defender lo que creían. Por ejemplo, Jesús citó el Antiguo Testamento mientras el diablo lo tentaba en el desierto (Lucas 4: 1–13; Deuteronomio 8: 3; 6:13, 16). Esteban relató gran parte de la historia de Israel descrita en el Antiguo Testamento cuando habló antes de ser martirizado (Hechos 7). El escritor de Hebreos recordó de manera similar las figuras y eventos del Antiguo Testamento cuando habló de la fe en Hebreos 11.

Como con cualquier pieza de literatura, podemos ver la intención del autor, el contexto de la información y el estilo de escritura para determinar su propósito. En el Antiguo Testamento, la mayoría de los libros están escritos como relatos históricos por personas que vivieron durante ese período de tiempo. Por lo tanto, todos los eventos en el Antiguo Testamento, incluidos los milagros, deben considerarse como hechos. El Nuevo Testamento está compuesto por los Evangelios, que cuentan la historia de la vida de Jesús, y cartas escritas por los apóstoles a las comunidades de cristianos. Estos libros proporcionan relatos históricos de eventos e instrucciones para vivir una vida que honra a Dios según las enseñanzas de Jesús. Por supuesto, hay algunas partes de las Escrituras que no son literales, pero están claramente definidas como tales. Los Salmos y Proverbios están escritos en verso poético y tienen el propósito de impartir sabiduría y aliento en lugar de eventos. Apocalipsis describe eventos futuros, pero usa lenguaje figurado en ciertos lugares, ya que los detalles reales aún se desconocen. Jesús usa parábolas y otros escritores usan modismos como ejemplos para enseñar lecciones.

Si comenzamos a cuestionar la autenticidad de un área de la Escritura, ¿dónde trazamos la línea? ¿A quién le pertenece la interpretación bíblica realmente válida? Solo la Palabra de Dios es válida ya que Él es perfecto y sin pecado. Cuando cuestionamos si Noé realmente construyó un arca o Moisés separó el Mar Rojo, entonces también estamos cuestionando el milagro mayor de la resurrección de Jesús. Nosotros como humanos somos pecadores y vivimos en un mundo pecaminoso. Necesitábamos que Jesús viviera una vida perfecta y muriera en la cruz para pagar el precio de nuestros pecados. Necesitábamos que Él resucitara de los muertos y venciera la muerte para que pudiéramos ser perdonados y recibir la vida eterna. El apóstol Pablo lo resume perfectamente: "Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres" (1 Corintios 15: 17–19).



Verdad relacionados:

Hermenéutica bíblica: ¿qué es?

¿Qué principios se usan en la exégesis bíblica?

¿Por qué es tan importante el contexto al estudiar la Biblia?

¿Qué es el textualismo?

¿Hay una manera adecuada de estudiar la Biblia?


Volver a:
La verdad sobre La Biblia






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe