¿Por qué hay tanto conflicto entre los cristianos sobre la ley vs. gracia?

Algunos cristianos leen la Biblia y concluyen que solo por gracia se puede salvar a alguien. Otros determinan que la ley debe cumplirse, y otros dicen que guardar la ley conduce a la gracia que salva. Debido a que este problema tiene que ver con el camino de la salvación, el conflicto sobre diferentes puntos de vista puede ser intenso.

Es importante entender que "la ley" se refiere a las reglas de Dios, sus normas. En general, "la ley" es una referencia a la ley mosaica, que comienza con los Diez Mandamientos e incluye las leyes civiles, ceremoniales y morales. En discusiones de ley vs. gracia hoy, la mayoría usa "la ley" para referirse solo a la ley moral mosaica. Otros consideran que "la ley" significa obediencia a Dios o buenas obras en un sentido más general, pero aún con la idea de que es necesario algún tipo de seguimiento de reglas para merecer la salvación.

Dios dio la ley mosaica al pueblo de Israel para apartarlos de las naciones que los rodeaban, para definir la justicia y para definir el pecado (Esdras 10:11; Romanos 5:13; 7: 7). No hay manera, simplemente no hay manera, de que una persona pueda cumplir la ley perfectamente (Romanos 3: 10-20). Esa es una razón para que Dios revele la ley: para mostrar que la justicia que Él requiere es inalcanzable por nuestros esfuerzos, y para mostrar que se necesita un Salvador.

Se demostró que la ley no puede cambiar el corazón de las personas (Romanos 8: 3). De hecho, los líderes religiosos la ejercieron para expandir su poder y oprimir y abrumar a aquellos que deseaban seguirla (Lucas 11:46; Marcos 7: 7–9). El libro de Hebreos entra en gran detalle explicando cómo se pretendía que expirara el sistema de sacrificios de la ley mosaica. Era una sombra del sacrificio de Jesús. Pablo explica la incapacidad de la ley para salvar en Gálatas. Gálatas 2:16 dice: "Sin embargo, al reconocer que nadie es justificado por las obras que demanda la ley, sino por la fe en Jesucristo, también nosotros hemos puesto nuestra fe en Cristo Jesús, para ser justificados por la fe en él y no por las obras de la ley; porque por estas nadie será justificado." Gálatas 3: 2–3 dice: "Solo quiero que me respondan a esto: ¿Recibieron el Espíritu por las obras que demanda la ley, o por la fe con que aceptaron el mensaje? ¿Tan torpes son? Después de haber comenzado con el Espíritu, ¿pretenden ahora perfeccionarse con esfuerzos humanos? " La salvación no es por obras o leyes, sino por gracia a través de la fe (Efesios 2: 8-10).

Recuerde, Dios no cambia (Números 23:19). Él siempre ha sido la encarnación de la gracia (Salmo 116: 5; Joel 2:13). Dios proporcionó gracia al establecer el sistema de sacrificios para cubrir el pecado cometido al no seguir la ley. Él proporcionó a Jesús durante el tiempo de la ley para ser el sacrificio supremo por la salvación de todas las personas que lo invocan (Lucas 22: 19–20; Romanos 10: 9). Jesús declaró que vino a cumplir la ley, no a abolirla (Mateo 5:17). Dios siempre ha salvado a las personas a través de su fe en Él (Génesis 15: 6; Romanos 4: 1–25). A través de Jesús, todos los que lo invocan, los que creen, son declarados justos (2 Corintios 5:21; 1 Pedro 3:18; Hebreos 9:15).

A veces, a las personas no les gusta la enseñanza de que la salvación es por gracia porque destruye el orgullo humano. Nos gusta pensar que podríamos ser lo suficientemente buenos como para ganarnos el favor de Dios. Se necesita humildad para entender que estamos tan muertos en el pecado que no hay nada que podamos hacer para salvarnos (Efesios 2: 1–5). Admitir nuestra necesidad de la gracia de Dios significa que no tenemos el control y que no somos tan justos como a menudo nos gustaría creer que somos.

A veces las personas se preocupan de que predicar la salvación por gracia a través de la fe resultará en anarquía. Pablo aborda esta preocupación: "¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado para que la gracia abunde? ¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él?" (Romanos 6: 1–2). Pablo escribe que es la gracia de Dios la que nos libera de la esclavitud de la ley (Romanos 7: 6) y nos da poder no solo con la capacidad de vivir en rectitud, sino también con el deseo de hacerlo. La gracia de Dios nos transforma (2 Corintios 5:17), no a una vida sin ley, sino a una vida verdadera experimentada al vivir en obediencia a Él (Juan 15: 1–11).

Obedecer la ley no puede salvarnos (Romanos 3:20; Tito 3: 5). Solo podemos ser salvos por gracia (Efesios 2: 8–9). Nuestra justicia no se debe a nuestros propios esfuerzos para guardar la ley (Mateo 5: 20–48; Lucas 18: 18–23), simplemente no es posible. La gracia viene primero, luego resulta la obediencia a Dios. La oferta de gracia de Dios a través de Jesús, junto con el poder del Espíritu Santo, motiva a los que son salvos a vivir en obediencia (Mateo 3: 8; Juan 15: 14-16; Santiago 2:26; 1 Juan 3:18, 23 -24).

" Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, 9 no por obras, para que nadie se jacte. Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica."(Efesios 2: 8–10).



Verdad relacionados:

¿Cuál es la definición de gracia?

¿Cuál es el nuevo pacto?

¿Cuál es el concepto de revelación progresiva en relación con la salvación?

¿Qué es la teología del Antiguo Testamento?

¿Qué es la teología del Nuevo Testamento?


Volver a:
La verdad sobre la teología







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe