¿Qué dice la Biblia sobre la lealtad?

La lealtad es brindar fidelidad consistente o apoyo constante a una persona o institución. Si bien la Biblia no habla mucho de la lealtad por su nombre, el concepto de lealtad se demuestra en toda la Biblia. Como personas, anhelamos tener amigos y familiares que estén de nuestro lado, sin importar lo que hagamos, porque fuimos creados para estar en relación con un Dios que hace precisamente eso. Nuestro deseo de lealtad eterna proviene de nuestra necesidad de estar en una relación con el Dios que murió por lealtad y amor a nosotros.

Dios es la base de nuestra comprensión de la lealtad. Sin su compromiso inicial e infalible de amarnos, no entenderíamos cómo ser leal a otras personas. Dios promete Su amor a todas las personas, incluso a los que viven en rebelión contra Él (Romanos 5: 8). Vemos esto principalmente en el hecho de que Él hizo disponible el camino de la salvación y extiende la oferta a todos (2 Pedro 3: 9; Hechos 4:12; Gálatas 3: 24-29). Cualquiera que ponga su fe en Jesucristo será salvo (Juan 3: 16–18; Efesios 2: 8–9). Dios es "el Dios fiel, que cumple su pacto generación tras generación, y muestra su fiel amor a quienes lo aman y obedecen sus mandamientos" (Deuteronomio 7: 9). Dios es leal a nosotros incluso cuando no le somos leales, y Su lealtad es una parte tan importante de Su carácter que no sería Dios sin ella (2 Timoteo 2:13). Nada de lo que hace un creyente en Cristo, ni nada de lo que nos hacen, puede hacer que Dios deje de amarnos (Romanos 8: 35–39). Él siempre nos ama, siempre está con nosotros y siempre está a nuestro favor, lo que hace que nos preguntemos: "Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?" (Romanos 8:31).

La Biblia también habla muy bien de la lealtad entre amigos (Proverbios 17:17). Aparte de Jesucristo, posiblemente nadie en la Biblia vivió este tipo de lealtad mejor que Rut y Jonatán. Rut se quedó con su suegra, Noemí, incluso después de la muerte de su esposo, y la apoyó. Fácilmente podría haber regresado a su hogar y a su propia familia, e incluso su suegra la alentó a hacerlo. Cuando Noemí le dijo a ella que ella no tenía nada que darle, Rut le rogó: "¡No insistas en que te abandone o en que me separe de ti! Porque iré adonde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios." (Rut 1:16). Aunque no era pariente, Rut era leal a Noemí y Dios la bendijo mucho por esto con un nuevo esposo y un bisnieto que se convirtió en el rey más célebre de Israel.

Jonatán, el hijo del rey Saúl, es otro ejemplo de lealtad. Desde su primer encuentro, "[…] entabló con David una amistad entrañable y llegó a quererlo como a sí mismo." (1 Samuel 18: 1). Aunque su padre trató de matar a David, y aunque sabía que David había sido ungido para ocupar su lugar como heredero del trono de Israel, Jonatán amaba a David y lo protegió durante toda su vida. Cuando su padre ordenó la ejecución de David, Jonatán ayudó a su amigo a escapar. En lugar de aprovechar esta oportunidad para asegurar su reinado, Jonatán hizo un pacto con David contra los enemigos de David (1 Samuel 20: 16-17). Jonatán y Rut dieron su vida por otra persona, y debido a su lealtad, sus historias demuestran poderosamente la forma más grande de amor (Juan 15:13).

Si bien la lealtad en la amistad es hermosa e inspiradora, la lealtad más importante en la vida de cualquier persona es a Cristo, el que nos amó tanto que murió para que pudiéramos tener una vida abundante (Juan 10:10; 14: 6; 1 Pedro 2: 21-25). Jesús pide nuestra máxima lealtad, por encima de nuestro cónyuge, por encima de nuestros hijos y padres, por encima de nuestros amigos, por encima de nuestro país y por encima de cualquier otra causa, incluida nuestra propia vida (Lucas 14: 26-27). Si bien la lealtad a las personas es buena, la lealtad a nuestro Dios nos dará más vida a nosotros mismos y a quienes nos rodean. Siempre debemos asegurarnos de que nuestras lealtades estén en el orden correcto: amar a Dios, luego amar a las personas. Si hacemos esto, entonces las otras áreas de nuestra vida estarán en el orden correcto (Mateo 22: 36–40).



Verdad relacionados:

¿Qué enseña la Biblia sobre el honor?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

¿Qué significa el mandato de amarnos unos a otros?

¿Qué enseña la Biblia sobre la autoridad?

¿Qué dice la Biblia acerca de ser sumiso?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe