¿Qué dice la Biblia sobre la justicia social?

El término justicia social comenzó a usarse a fines del siglo XIX. En un sentido general, se refiere a la idea de que toda persona, independientemente de quién sea, debe ser tratada por igual por la sociedad y debe tener las mismas oportunidades en lo que respecta a la riqueza, la actividad y los derechos humanos. Con el tiempo, el concepto se transformó y actuó como plataforma de lanzamiento para varios movimientos políticos y de derechos civiles. A veces ha sido el telón de fondo de los grupos que buscan la igualdad racial bajo un sistema legal, y otras veces ha influido en las estructuras económicas como el socialismo y el comunismo que abogan por la redistribución de la riqueza. Actualmente, es el eslogan para los guerreros de la justicia social con un enfoque en la política de identidad. Hay muchos ejemplos diferentes de justicia social, entonces, ¿cuál es la posición bíblica?

La Biblia tiene mucho que decir sobre la justicia y cómo impacta a la sociedad. Sabemos que Dios es justo (Salmo 11: 7; 33: 5). Él tiene la máxima autoridad para juzgar lo que está bien y lo que está mal y será el que lleve a cabo el juicio sobre el mundo (Eclesiastés 3:17; Hebreos 10:30). Está disgustado con las malas acciones y toma medidas para corregir las cosas.

También sabemos que Dios ve a los humanos como de igual valor. Dios creó a todos los humanos a su imagen (Génesis 1:27). Todo ser humano ha pecado y está igualmente separado de Dios aparte de Cristo (Romanos 3:23; 6:23). Dios ofrece salvación a todos; bajo la sangre de Cristo, las divisiones humanas son irrelevantes y los creyentes se convierten en una familia en Él (Gálatas 3: 27–29).

A lo largo de la Biblia, Dios eligió a las personas no en función de su raza, género o estado, sino más bien por su fe en él. Jesús también se acercó a personas de todos los ámbitos de la vida. Dios desea que todos tengan acceso a la vida eterna a través de Jesús (Gálatas 3:28). Es por eso que dejó en claro que la salvación no era solo para los judíos, sino también para los gentiles (Romanos 2: 6–11; Efesios 2: 11–22). Jesús dijo que el segundo mandamiento más importante es amar a tu prójimo como a ti mismo (Mateo 22: 34–40); Santiago se refiere a esto como la "ley real" (Santiago 2: 8-RVR1960). Dios ordenó a los israelitas que cuidaran a los menos afortunados en su sociedad (Deuteronomio 24:17; Miqueas 6: 8). Del mismo modo, los creyentes en Jesús deben cuidar a los pobres (Mateo 25:40; Santiago 1:27).

Si bien la Biblia respalda la idea de que todos los humanos tienen el mismo valor y que debemos cuidar a los necesitados en nuestra sociedad, no respalda el mensaje general de justicia social. La mayoría de las formas de justicia social abogan por el papel del gobierno en la aplicación de la igualdad de oportunidades y resultado, a través de la redistribución de la riqueza y el poder. La ley dicta cómo las personas deben tratarse entre sí y cómo las personas deben usar su riqueza supuestamente para alcanzar el igualitarismo económico. Hay varios problemas con esto.

Para crear igualdad económica, los gobiernos tienden a tomar de los ricos para dar a los pobres. Existe una creencia subyacente de que los ricos han ganado su riqueza deshonestamente. Si bien algunas personas ricas han acumulado dinero aprovechándose otras, ese no es siempre el caso. La Biblia habla en contra del amor al dinero, pero no hay nada inherentemente malo en la riqueza. De hecho, la Biblia da consejos sobre cómo administrar el dinero sabiamente, lo que puede resultar en un aumento de la riqueza. Pero la Biblia es clara en que toda la riqueza es en última instancia de Dios. Debemos ser administradores responsables de los recursos con los que nos ha confiado. Una gran parte de esa mayordomía es usar las finanzas para propósitos santos. Sin embargo, esto no es lo mismo que el gobierno tomando dinero de uno para dárselo a otro. Más bien, es un individuo que presenta sus finanzas a Dios y usa su riqueza para propósitos santos.

Desde un punto de vista práctico, la redistribución de la riqueza da como resultado una economía insostenible. En menor escala, vemos esto en los programas de bienestar social. El bienestar ciertamente puede ser útil para algunos. Desafortunadamente, también puede hacer que las personas sean dependientes así no aprender a cuidarse y seguir adelante. Tenga en cuenta que a gran escala no habría motivación para trabajar, para ganar riqueza o incluso para satisfacer las necesidades básicas. Si el gobierno se asegura de que todos tengan igualdad económica, ¿por qué hacer un esfuerzo personal? Cuando todos dependen del gobierno, hay una falta de progreso. Cada vez que se intenta el socialismo o el comunismo a escala nacional, no logra resolver la distinción de clases. Todo lo que hace es crear una distinción de clase trabajadora / clase política en lugar de una distinción noble / hombre común.

La Biblia dirige sus instrucciones sobre el cuidado de los pobres principalmente a las personas. Las personas deberían ayudar a los demás, pero debería ser su elección cómo quieren ayudar. En lugar de imponer impuestos forzados para fabricar la igualdad, ayudar a los demás debería estar motivado por el amor a Dios y el amor a los demás. La verdadera justicia en la sociedad no queda relegada al control del gobierno, sino que se basa en los individuos que responden al diseño de Dios para las relaciones humanas.

El mayor problema con el concepto de justicia social es que el gobierno impulsado por la acción política de las personas salvará a la sociedad. Las personas están siendo engañadas si creen esto. Solo Dios puede salvarnos. Muchos guerreros de la justicia social dicen que merecen estas oportunidades y resultados, y que la sociedad se los debe. Esto es contrario al evangelio que enseña que merecemos la muerte, pero en cambio debido a la misericordia de Dios se les da la oportunidad de vida eterna a través de Jesucristo. "Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor." (Romanos 6:23). Jesús no vino con una agenda política para llevar la igualdad a las personas en este mundo. En cambio, vino para salvarnos de nuestros pecados.



Verdad relacionados:

¿Cómo puedo discernir entre el bien y el mal?

¿La Biblia dice algo sobre el multiculturalismo?

Cosmovisión cristiana: ¿Qué es eso?

¿Qué es la verdad?

¿Cuál es la importancia de las convicciones personales?


Volver a:
La verdad sobre la visión del mundo






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe