¿Por qué un judío debería considerar convertirse en cristiano?

Muchos no se dan cuenta de que Jesús y todos sus seguidores originales eran judíos. La religión cristiana se basa en la creencia de que Jesús (o Yeshua) es el cumplimiento de las profecías de la Biblia hebrea con respecto al Mesías venidero.

Los investigadores han observado que más de 300 profecías únicas sobre el Mesías en la Biblia hebrea se han cumplido en Jesús. Por ejemplo, el profeta judío Miqueas predijo que el Mesías nacería en Belén: "Pero de ti, Belén Efrata, pequeña entre los clanes de Judá, saldrá el que gobernará a Israel; sus orígenes se remontan hasta la antigüedad, hasta tiempos inmemoriales." (Miqueas 5: 2). Los maestros judíos del primer siglo también se dieron cuenta de esta ubicación como el lugar predicho para el nacimiento del Mesías (Mateo 2: 5-6).

En Génesis 49:10 en la Torá, también hay una predicción de que el Mesías vendría de la tribu de Judá: "El cetro no se apartará de Judá, ni de entre sus pies el bastón de mando, hasta que llegue el verdadero rey, quien merece la obediencia de los pueblos."

El Salmo 22 proporciona una imagen cautivadora de lo que sucedería en la crucifixión de Jesús de Nazaret. Por ejemplo, los versículos 7-8 comparten: "Cuantos me ven, se ríen de mí; lanzan insultos, meneando la cabeza: ‘Este confía en el Señor, ¡pues que el Señor lo ponga a salvo! Ya que en él se deleita, ¡que sea él quien lo libre!'" Estas mismas acusaciones vinieron de la boca de aquellos que vieron a Jesús en la cruz (Mateo 27: 41-44). El Salmo 22:16 dice: "me han traspasado las manos y los pies", una referencia muy específica a los clavos que sostenían a Jesús en la cruz. El versículo 18 agrega: "Se reparten entre ellos mis vestidos y sobre mi ropa echan suertes." Esto se cumplió cuando los que estaban en la cruz echaron suertes para ver quién obtendría la ropa de Jesús (Lucas 23:34).

Isaías 53 ofrece quizás el relato más fuerte de la Biblia hebrea de que Jesús es el Mesías, el Siervo Sufriente. El versículo 5, por ejemplo, señala: "Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados." Jesús fue traspasado en la cruz en nuestro lugar, pagando la pena por nuestros pecados. Sus heridas nos traen curación porque su sacrificio brinda la oportunidad de vida eterna para aquellos que creen en Él (Juan 3:16).

Aunque el pueblo judío rechazó en gran medida al Mesías en su primera venida, hoy tienes la oportunidad de aceptarlo. El Mesías regresará. Cuando lo haga, vendrá por sus siervos. Quizás Dios te haya guiado aquí hoy para considerar sus palabras y creer en el Mesías Jesús (Yeshua). Como el apóstol Pablo, un cristiano judío, señaló: "Porque él dice: ‘En el momento propicio te escuché, y en el día de salvación te ayudé." (2 Corintios 6: 2).

¿Estás dispuesto a depositar tu fe en Jesús (Yeshua) como el Mesías? Si es así, toma la decisión ahora mismo. No hay una oración especial que debes orar para hacerlo. Todo lo que se requiere es que "[confieses] con tu boca que Jesús es el Señor y [creas] en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, [y] serás salvo." (Romanos 10: 9). Sin embargo, la siguiente oración es una que puedes usar para aceptar a Jesucristo como tu Salvador ahora:

"Querido Dios, me doy cuenta de que soy un pecador y que nunca podría alcanzar el cielo por mis buenas obras. En este momento pongo mi fe en Jesucristo como el Mesías que murió en mi lugar y resucitó de los muertos para darme vida eterna. Por favor perdona mis pecados y ayúdame a vivir para ti. Gracias por aceptarme y darme la vida eterna ".


Verdad relacionados:

¿Qué creen los judíos? ¿Qué es el judaísmo?

¿En qué se diferencia el Cristianismo y el Judaísmo?

¿Qué es la Torá?

¿Qué es el Shema?

¿Qué es la Aliyah judía?


Volver a:
La verdad sobre la religión






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe