¿Qué enseña la Biblia acerca de la ira?

La ira es una emoción humana común y es difícil de manejar para muchos de nosotros. Hay dos palabras griegas que se usan para "ira" en el Nuevo Testamento. Una se define como "pasión, energía" y la otra es "agitado, hirviendo". No toda la ira es pecado. A menudo la ira resulta de una actitud pecaminosa. Otras veces, nuestra ira tiene una fuente justa. De cualquier manera, la ira puede convertirse rápidamente en pecado si no se maneja adecuadamente.

Sabemos que no toda la ira es pecado porque Dios se enoja (Salmo 7:11). Por ejemplo, se enojó con los israelitas por adorar el becerro de oro que crearon en lugar de adorarlo a Él (Éxodo 32: 1-14). Jesús se enojó cuando estaba en el Templo y vio que se usaba como un lugar de negocios y no como la casa de Dios (Juan 2: 13–17).

A veces la ira es de naturaleza justa porque es provocada al ver cosas que van en contra de Dios, por ejemplo, la injusticia o el maltrato a los demás. También podemos estar enojados con rectitud cuando escuchamos que la Palabra de Dios es difamada o vemos que la gente intenta robar su gloria. Aunque la ira justa se experimenta con mayor frecuencia como resultado de las ofensas infligidas a otros, no es inapropiado enfadarse por las verdaderas injusticias cometidas contra usted. Pero también somos sabios al recordar el llamado de Dios a la humildad (Filipenses 2: 3–11; 1 Pedro 5: 5) y reconocer que no todo lo que podríamos clasificar como una "injusticia" lo es en realidad, o es digno de ira.

La ira por la injusticia o el abuso que se le ha infligido puede ser saludable, alertándole de situaciones y personas peligrosas, ayudándole a mantenerse seguro. Lo que es de importancia crucial en este tipo de circunstancias es cómo manejar el enojo que resulta de ello. Si ha pasado por algo injusto o que ha causado un trauma en su vida, el objetivo final que debe tener es llegar a un lugar de perdón. Tomará tiempo superar el enojo por la transgresión y alcanzar un lugar de perdón verdadero. Pero tomar este tiempo es crucial no solo para obedecer a Dios, sino para recibir la plenitud de su sanidad. La oración y la lectura de la Palabra de Dios serán necesarias en el viaje, y también podría beneficiarse de la asesoría para ayudar con su ira. En última instancia, como Dios nos ha perdonado, debemos perdonar a los demás. El perdón te hará libre, sin dejar lugar a una raíz de amargura para mantenerte atrapado en tu ira. "Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia. Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo." (Efesios 4: 31–32)

Por otro lado, la ira se vuelve pecaminosa cuando está motivada por el orgullo y se le permite escalar a ese estado de agitación o ebullición mencionado anteriormente. Proverbios 29:11 dice: "El necio da rienda suelta a su ira, pero el sabio sabe dominarla." En estas situaciones, la ira puede frustrar los propósitos de Dios porque persiste y multiplica las emociones negativas de la situación sin ofrecer una solución: "pues la ira humana no produce la vida justa que Dios quiere" (Santiago 1:20).

Efesios 4: 26–27 dice: "‘Si se enojan, no pequen’. No permitan que el enojo les dure hasta la puesta del sol, ni den cabida al diablo." La mejor manera de manejar nuestra ira es reconocerla y hacer algo al respecto. Cuando permitimos que nuestra ira hierva a fuego lento o guardemos rencor, solo acumulamos más problemas para mañana. En su lugar, debemos examinar nuestro enojo y manejarlo de una manera saludable. La ira nos alerta de que algo está mal. Cuando estamos enojados, debemos preguntarnos por qué lo estamos. Si es por una razón justa, debemos buscar la sabiduría de Dios y ver si Él nos está pidiendo que intercedamos en la situación de alguna manera. Si es por una razón injusta, debemos confesárselo a Dios y pedirle su ayuda. No tiene sentido intentar fingir que no tenemos ira. Más bien, confronta la situación y pide la sanación y el perdón de Dios donde sea necesario. Lleve la energía producida por la ira al problema en sí, en lugar de descargarla sobre las personas involucradas.

A veces, la mejor manera de prevenir la ira es establecer límites en nuestras vidas que nos impidan estar cerca de personas o situaciones que den lugar a la ira constantemente. Por ejemplo, hay algunas personas que transgreden nuestros derechos a las cuales debemos perdonar, pero aún así debemos abstenernos de permitirles entrar en nuestras vidas. Se requiere que una víctima de violación perdone a su violador, pero no que sea su amigo. Si alguien te ha malversado dinero, debes perdonar a esa persona, pero no sería prudente invertir tu dinero nuevamente con ella. Use su discernimiento dado por Dios para reconocer cuándo ciertas personas o circunstancias no son saludables para usted. Pídale a Dios sabiduría para que lo ayude a manejar situaciones difíciles: "Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie." (Santiago 1: 5). La sabiduría que Dios proporciona le ayudará a tener una mente racional y paz en lugar de ira (Salmo 119: 66; Santiago 3:17).

Independientemente de la situación, una forma de evitar el pecado en la ira es buscar a Dios trabajando en nuestras propias pruebas y en las pruebas de los demás. Incluso si las cosas son injustas en este momento, Dios promete que finalmente ejecutará su justicia, por lo que no debemos tomar la justicia en nuestras propias manos: "No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios, porque está escrito: ‘Mía es la venganza; yo pagaré’, dice el Señor." (Romanos 12:19).

También tenga en cuenta que nuestro principal enemigo no son otras personas: "Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales."(Efesios 6:12). Cualquier situación por la que podamos estar enojados es, en última instancia, un resultado de la naturaleza caída de nuestro mundo. La solución al problema humano del pecado es Jesús. Jesús también derrotó a Satanás en la cruz y un día finalmente lo destruirá. Entonces, en lugar de luchar unos contra otros, hacemos bien en luchar contra nuestro propio pecado, nos mantenemos firmes en la fe, compartimos el evangelio de Jesucristo y esperamos con esperanza el regreso de Jesús.

Haga lo que pueda para vivir en paz con los demás: "Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos." (Romanos 12:18). Pídale a Dios que lo ayude a procesar su ira de una manera saludable sin que se convierta en pecado. Cuanto más practique métodos saludables para procesar su ira, más fácil se volverá.



Verdad relacionados:

¿Habla la Biblia acerca de quejarse?

¿Qué enseña la Biblia acerca de la compasión?

¿Qué enseña la Biblia sobre el honor?

¿Qué enseña la Biblia acerca de la paciencia?

¿Cuál es la clave para experimentar gozo en la vida cristiana?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe