¿Qué enseña la Biblia sobre la inseguridad?

Cuando estamos inseguros, permitimos que la falta de confianza en nosotros mismos supere nuestra confianza en Dios. Jeremías 17: 7–8 nos dice: "Bendito el hombre que confía en el Señor y pone su confianza en él. Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto." Cuando ponemos nuestra confianza en Dios, no debemos sentirnos inseguros. Cuando estamos en Cristo, sabemos que Dios está con nosotros, está por nosotros y nos ama. Romanos 8: 34–35 y 37–39 es un pasaje largo para citar, pero es importante en esta discusión leerlo aquí, y lentamente:

"¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros. ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia? […] Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor."

Pablo aquí nos ofrece una serie de elementos, circunstancias, fuerzas y poderes que pueden venir contra nosotros o en los que podemos encontrarnos viviendo, pero ninguno de ellos, absolutamente nada, puede separarnos del amor de Dios. Con ese tipo de seguridad, podemos poner fin a nuestra inseguridad.

Nuestro enemigo, el Diablo, usa la duda para tentarnos a cuestionar la bondad de Dios. Es su arma más antigua y útil. La usó contra Eva en el jardín del Edén (Génesis 3: 1–8). Sin embargo, podemos confiar en Dios (Salmo 9:10; Deuteronomio 31: 8; Lamentaciones 3:57; 2 Timoteo 2: 11–13; Santiago 1: 16–18). Cuando se sienta inseguro, recuerde la verdad de quién es Dios, como nos lo demuestra en Su Palabra.

Nuestro verdadero enemigo quiere que nos comparemos con otros que se encuentran en mejor situación que nosotros. Debido a que nuestra lucha no debe ser contra otras personas (Efesios 6:12), se nos ha dado armamento espiritual para nuestra defensa y nuestras batallas (Efesios 6: 13-18).

A veces, también, comenzamos a sentirnos inseguros porque nos volvemos a otras relaciones, estatus, posesiones o riquezas para brindarnos seguridad, y estas cosas y amistades simplemente no se crearon para cumplir ese propósito. A menudo, cuando miramos más profundamente en las vidas de aquellos que parecen "tenerlo todo", encontramos discordia, abuso, dependencia de sustancias, violencia y / o descontento general. Es una prueba de que las posesiones, el dinero y las relaciones no brindan una seguridad duradera.

Es Dios quien nos ofrece seguridad (1 Timoteo 6:17; Marcos 10: 23-27; Lucas 12: 16-21). Independientemente de nuestras circunstancias, podemos confiar en que Él está allí (Juan 14: 15-17; Mateo 28:20). Él es capaz de satisfacer todas nuestras necesidades, ya sean espirituales, emocionales, físicas, relacionales o cualquier otra cosa. Es posible que esta provisión no siempre tenga el aspecto que nos gustaría que tuviera, pero podemos confiar en que Él nos creó y sabe lo que es mejor para nosotros (Santiago 1: 2–6; Romanos 5: 3–5; 1 Pedro 3: 15– 17). Es cuando descansamos en Él que estamos significativamente seguros.

A veces no es nuestra situación actual la que produce inseguridad, sino la preocupación por nuestro futuro. Dios también se ocupa de eso. Mateo 6: 31–34 dice: "Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Los paganos andan tras todas estas cosas, pero el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas."

La inseguridad a menudo se reduce a esto: buscamos las cosas del mundo para satisfacernos, y no las cosas de Dios (1 Juan 2:15; Colosenses 3: 1–4). Solo Dios nos ofrece verdadera seguridad (Isaías 28:16; Mateo 7:24).

"Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús. A nuestro Dios y Padre sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén." (Filipenses 4: 19-20).



Verdad relacionados:

¿Qué enseña la Biblia sobre la confianza en Dios?

¿Qué enseña la Biblia sobre la confianza?

¿La Biblia dice algo sobre la timidez o el ser tímido?

¿Cómo puedo encontrar paz mental?

¿Qué dice la Biblia sobre la esperanza del cristiano?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe