Individualismo versus colectivismo: ¿qué dice la Biblia?

Cuando una persona pone las necesidades de la comunidad por encima de las suyas, eso demuestra colectivismo. Cuando una persona pone sus propias necesidades por encima de las necesidades de la comunidad, eso demuestra individualismo. Algunas culturas tienden a valorar el colectivismo (como las culturas asiática y latina), mientras que otras tienden a valorar el individualismo (como las culturas de Europa occidental). Muchas veces los dos se presentan como una dicotomía y la gente quiere saber cuál es mejor. La Biblia muestra ejemplos positivos de ambos.

En verdad, lo que Dios desea es que las personas vivan para Él (Isaías 43: 7; Romanos 12: 1–2). No estamos hechos a vivir para nuestros propios deseos egoístas o incluso para otras personas. Cuando vivimos para Dios y buscamos en Él nuestra identidad, valor y propósito, tendremos un equilibrio adecuado. A veces eso parecerá colectivismo; a veces eso se parecerá al individualismo.

En los relatos bíblicos de la iglesia primitiva vemos algunos indicios de colectivismo. En Jerusalén, la iglesia pudo dar a los necesitados porque la gente reunió recursos (Hechos 2: 44–45; 4: 32–35). Pablo alentó la "igualdad" en toda la iglesia cuando le pidió a la iglesia de Corinto que donara para apoyar a la iglesia en Jerusalén (2 Corintios 8: 12–14). Él escribió: "No se trata de que otros encuentren alivio mientras que ustedes sufren escasez; es más bien cuestión de igualdad. En las circunstancias actuales la abundancia de ustedes suplirá lo que ellos necesitan, para que a su vez la abundancia de ellos supla lo que ustedes necesitan. Así habrá igualdad".

Parte de vivir el llamado de Jesús a amar a los demás es ser consciente de sus necesidades y estar dispuesto a cuidarlos. Esto incluye necesidades prácticas (Juan 13: 34–35; 1 Juan 3: 17–18; Santiago 2: 14–17), así como cosas como compañerismo constante (Hebreos 10: 24–25) y relaciones interpersonales (Romanos 12: 15-18). En Cristo somos parte de una familia y estamos destinados a cuidarnos y apoyarnos unos a otros, a veces a expensas de nuestros deseos individuales (Gálatas 6: 1–10; 1 Pedro 4: 8–10).

Debemos recordar que cuando hablamos de colectivismo y dar por el bien de los demás en la iglesia, el dar representado en la Biblia siempre es voluntario (Hechos 5: 4). El deseo de honrar a Dios y beneficiar a la iglesia impulsa el deseo de dar, no un mandato (2 Corintios 9: 6–8). Ni nuestros dones prácticos ni los relacionales están destinados a ser forzados.

A los cristianos se les dice que beneficien a otros, pero que lo hagan porque agrada a Dios. Hebreos 13:16 dice: "No se olviden de hacer el bien y de compartir con otros lo que tienen, porque esos son los sacrificios que agradan a Dios." La comunidad es parte del diseño de Dios. El amor por los demás demuestra nuestro amor por Dios y es una forma tangible para que otros experimenten Su amor (1 Juan 4: 7–12). A menudo es en comunidad donde el trabajo de santificación es más fructífero, lo que significa que a veces nuestras acciones "colectivistas" tienen un impacto más "individual". Cuando la comunidad funciona según el diseño de Dios, la intención es apoyarse mutuamente. Pero, nuevamente, el enfoque está en Dios.

Por otro lado, el individualismo también se valora en la Biblia. Jesús cuenta una historia en Lucas 19 que ilustra la responsabilidad de cada persona de administrar adecuadamente las cosas con las que Dios nos bendice (Lucas 19: 11–27). Los sirvientes eran responsables individualmente, no juzgados como un grupo. Jesús también cuenta una serie de historias en Lucas 15 que muestran la importancia de una sola moneda perdida, oveja e hijo. El grupo se deja por el bien de encontrar uno. Cuando se encuentran la moneda y la oveja perdida, todos se regocijan. Cuando el hijo perdido regresa, su padre organiza una fiesta para todos. El rescate es individual y la celebración es comunitaria. Tenemos una relación personal, individual, con Dios y somos parte de su familia más grande. Servimos y adoramos a Dios tanto individualmente como en comunidad.

A veces Dios es glorificado cuando la comunidad se pone por delante del individuo, y en ocasiones Dios es glorificado cuando el enfoque y las energías están en el individuo. La imagen de la iglesia como el cuerpo de Cristo ayuda a aclarar esto. Como explica Pablo en 1 Corintios 12, un cuerpo está compuesto de partes individuales. El cuerpo como un todo no puede funcionar de manera óptima sin los miembros individuales, así como los miembros individuales no pueden funcionar de manera óptima aparte de todo el cuerpo. Hay tanto individualismo como colectivismo. Es inútil tratar de encontrar una respuesta sólida y universal a la pregunta sobre si el colectivismo o el individualismo son más bíblicos. La pregunta simplemente no se puede responder una vez para todas las situaciones.

El autor cristiano C.S. Lewis nos ofrece este consejo: "Siento un fuerte deseo de decirte, y espero que sientas un fuerte deseo de decirme, cuál de estos dos errores [individualismo o colectivismo] es el peor. Es el diablo intentando atraparnos. Él siempre envía errores al mundo en pares, pares de opuestos. Y siempre nos anima a pasar mucho tiempo pensando qué es lo peor. Ves el por qué, sin duda. Él confía en tu aversión extra por un error para llevarte gradualmente al opuesto. Pero no nos dejemos engañar. Tenemos que mantener nuestros ojos en la meta y pasar directamente entre ambos errores. Esto es todo lo que nos debe preocupar en cuanto a ellos" (Mero Cristianismo, libro 4, capítulo 6).

Cuando vivimos con nuestras mentes y corazones puestos en Cristo, podemos confiar en que el Espíritu Santo nos guiará. Podemos confiar en que Él sabe y puede satisfacer todas nuestras necesidades, por lo que podemos confiar en Él y obedecer Su llamado, sea cual sea (Mateo 6: 25–34; Juan 15: 1–15). En definitiva, es a Cristo a quien queremos poner por encima de todo.



Verdad relacionados:

¿Por qué Dios creó la humanidad?

¿Qué significa que la humanidad fue creada a la imagen de Dios?

¿Qué es la Tabla de las Naciones en Génesis 10?

¿La Biblia dice algo sobre etnocentrismo?

¿Cuál es la visión bíblica sobre el prejuicio, la discriminación y el racismo?


Volver a:
La verdad sobre la humanidad






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe