¿Es la Iglesia católica parte del cristianismo o es una religión separada?

Hay algunas grandes ramas que se clasifican bajo el título técnico de cristianismo como religión mundial: el catolicismo, la ortodoxia y el protestantismo. Entonces, en el sentido técnico de la categorización religiosa, el catolicismo romano se clasifica como cristiano. Si bien la Iglesia Católica Romana señala que sus inicios se remontan a los tiempos de Jesús y los apóstoles, y se considera la única iglesia "verdadera", no todas sus doctrinas son realmente bíblicas. Seguir a Jesucristo, o ser cristiano en el verdadero sentido del término, no se trata de unirse a una organización religiosa. Más bien, se trata de "nacer de nuevo" y entrar en una relación con Dios en la que somos justificados por su gracia y transformados a través de su Espíritu Santo.

¿Cuáles son las doctrinas esenciales del cristianismo bíblico? Primero, es esencial creer que solo hay un Dios (Deuteronomio 6: 4–5; Marcos 12: 29–30) y que Él es una Trinidad (Mateo 28:19; 1 Corintios 12: 4–6; 2 Corintios 13:14). Jesús, como Dios encarnado, era completamente Dios y completamente hombre (Juan 1: 1, 14; Colosenses 2: 9; 1 Juan 4: 1–4). Él nació de la virgen María (Mateo 1:25). Fue crucificado, murió, fue enterrado y resucitó físicamente tres días después (Juan 2: 19–21; 1 Corintios 15: 1–4, 14). Finalmente, es crucial reconocer que la salvación solo se recibe por gracia mediante la fe (Romanos 5: 1; Efesios 2: 8–9).

Cuando Jesús estaba hablando con Nicodemo, le dijo que una persona debe nacer de nuevo (Juan 3: 3). Tras la salvación, el espíritu de una persona renace y se llena del Espíritu Santo que lo ayuda a vivir su salvación (Juan 14:26; Hechos 2:38; 2 Corintios 5:17). Nacer de nuevo es una experiencia que ocurre por fe y con un corazón arrepentido; no hay nada que alguien pueda hacer para ganar la salvación: "Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte." (Efesios 2: 8–9).

El Catecismo de la Iglesia Católica, enseña: "... para que todos los hombres puedan alcanzar la salvación a través de la fe, el bautismo y la observancia de los mandamientos" (CIC, par. 2068). Este es un enfoque basado en obras para salvación y no es bíblico. Hay un componente de obras en el cristianismo, pero no es con el propósito de que seamos salvos. Antes de ser salvos, todos estábamos esclavizados al pecado (Juan 8:34; Romanos 6:16). La Biblia claramente enseña que somos salvos solo por gracia a través de la fe (Gálatas 2:16; Tito 3: 5–7). Cuando hemos nacido de nuevo, nuestra nueva naturaleza conduce a una vida justa como un excedente que fluye de la salvación que ya ha tenido lugar (1 Juan 3: 7–10; Efesios 2:10). Antes de la salvación, no tenemos el poder que necesitamos para poder vivir con rectitud ante Dios. El bautismo y la obediencia a Dios no son medios de salvación o formas en que recibimos gracia; más bien son cosas que hacemos en respuesta a la gracia de Dios y su obra salvadora en nuestras vidas.

Dentro del catolicismo, ha habido creencias y prácticas extrabíblicas como las anteriores que crean una religión que es diferente del cristianismo bíblico. Esto no significa que los católicos no puedan ser cristianos nacidos de nuevo, pero sí nos muestra que seguir las reglas del catolicismo no lo convierte a uno en cristiano. Este es un ejemplo de “[enseñar] como doctrinas mandamientos de hombres. ", que es algo que los fariseos de la época de Jesús también hicieron (Marcos 7: 7). Jesús tuvo palabras duras para tales fariseos (Mateo 23).

Otra creencia católica que la convierte en una religión separada es la idolatría a María y la veneración de ella como deidad y a otros creyentes notables elevados a un nivel de santidad. Como se ha establecido, solo hay un Dios y es pecado de idolatría adorar a cualquier otra persona o cosa además de Él. El catolicismo ha exaltado a María hasta el punto de rezarle y de necesitarla como intermediaria para que las personas puedan alcanzar a Cristo. El Papa León XIII mencionó lo siguiente: "Por la voluntad de Dios, María es la intermediaria a través de la cual se nos distribuye este inmenso tesoro de misericordias reunidas por Dios, porque la misericordia y la verdad fueron creadas por Jesucristo. Así, como nadie va al Padre pero por el Hijo, así nadie va a Cristo sino por su Madre "(Encíclica del papa León XIII, Sobre el rosario, Octobri mense, 22 de septiembre de 1891).

La declaración del Papa León XIII está en contradicción directa con las palabras de Jesús, quien siempre invitó a las personas a venir directamente a Él: "Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso." (Mateo 11:28). Él habló de ser uno con su Padre (Mateo 11:27; Lucas 10:22; Juan 7: 28–29) y mantuvo a María al mismo nivel que todos los que le rodean (Marcos 3: 32–34). Jesús nunca veneró a María ni dio ningún tipo de indicación de que ella fuera otra cosa que un ser humano normal, ni tampoco la iglesia primitiva. No existe una base bíblica para venerar a María o verla como una especie de corredentora. La salvación está solo en Jesucristo (Juan 14: 6) y las personas están invitadas a venir directamente a Él para recibirla (Romanos 10: 9; Hebreos 4: 14-16).

Finalmente, otra diferencia clave entre el catolicismo y el cristianismo verdadero es la creencia católica de que es necesario que un sacerdote sea intermediario entre nosotros y Dios. 1 Timoteo 2: 5 dice: "Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre". Cuando Jesús fue crucificado, tras su muerte, el velo dentro del templo se rasgó en dos (Mateo 27:51). Históricamente, el velo separaba el lugar más sagrado del santuario del resto del templo; esta era un área que solo el sacerdote podía pasar. El rasgar el velo simbolizaba que ahora tenemos acceso directo a Dios el Padre a través de la muerte de Cristo y la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas: "Pues por medio de él tenemos acceso al Padre por un mismo Espíritu." (Efesios 2:18; ver también Juan 14: 6; Hebreos 4: 14-16; 10: 19-23).

Ciertamente hay católicos nacidos de nuevo que aman a Dios y no adoran a María. Sin embargo, dentro de las doctrinas católicas mencionadas en este artículo están los temas subyacentes de: la salvación basada en obras, la exaltación de María y la afirmación de que un sacerdote humano es necesario para ser el mediador entre las personas y Dios. Estos factores clave parecen distinguir al catolicismo como una religión separada, en lugar de solo una denominación dentro del cristianismo.



Verdad relacionados:

¿Son salvos los católicos?

¿Es la Iglesia Católica Romana la iglesia madre?

¿Qué son los libros católicos apócrifos / deuterocanónicos?

¿Cuál es la roca en Mateo 16:18 sobre la cual Jesús edificará su iglesia?

¿Qué es la reforma protestante?


Volver a:
La verdad sobre el catolicismo







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe