¿Qué enseña la Biblia sobre el honor?

El honor es un tema que se discute en toda la Biblia, y es de gran importancia para Dios y para nuestro caminar con Él. El diccionario define el honor como: "honestidad, imparcialidad o integridad en las propias creencias y acciones". Honrar a alguien es tenerle un gran respeto o tratarlo con honor. Dios quiere que honremos a quienes están en posiciones de autoridad, porque son representantes de la autoridad suprema de Dios sobre todos. Pero el honor va más allá de las personas con autoridad sobre nosotros. Debemos honrar a todas las personas tratándolos con dignidad y respeto. "Den a todos el debido respeto: amen a los hermanos, teman a Dios, respeten al rey." (1 Pedro 2:17).

La Biblia nos instruye a honrar a nuestros padres. La primera vez que se menciona esto es en los Diez Mandamientos: "Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios." (Éxodo 20:12). Este mandato se repite a lo largo de la Biblia y Pablo lo menciona específicamente en el Nuevo Testamento en Efesios 6: 2–3.

Los empleadores y los empleados tienen instrucciones de mostrar honor en su trato mutuo. Los empleadores les deben dar a sus trabajadores un trato "justo y equitativo" (Colosenses 4: 1). A los empleados se les dice: "Esclavos, obedezcan en todo a sus amos terrenales, no solo cuando ellos los estén mirando, como si ustedes quisieran ganarse el favor humano, sino con integridad de corazón y por respeto al Señor. Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo "(Colosenses 3: 22-23). Ambos deben tratar al otro con dignidad y respeto, honrándose unos a otros con tratos honestos en el trabajo y la compensación.

También se nos manda honrar a los líderes de nuestra iglesia y los funcionarios del gobierno, orando por ellos y respetando las posiciones que ocupan: “Así que recomiendo, ante todo, que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos, especialmente por los gobernantes y por todas las autoridades, para que tengamos paz y tranquilidad, y llevemos una vida piadosa y digna." (1 Timoteo 2: 1–2; véase también Romanos 13: 1–7). Los ancianos y maestros de la iglesia deben recibir una doble porción de honor: "Los ancianos que dirigen bien los asuntos de la iglesia son dignos de doble honor, especialmente los que dedican sus esfuerzos a la predicación y a la enseñanza." (1 Timoteo 5:17).

Por encima de todo, la Biblia deja claro que debemos honrar a Dios y darle la gloria que se le debe para siempre (1 Timoteo 1:17; Revelación 5:13). Debemos honrar a Dios en cada área de nuestra vida: nuestras acciones y palabras (Colosenses 3:17), el trato a los demás (Proverbios 14:31), los cuerpos físicos (Romanos 12: 1; 1 Corintios 6:19), el dinero y las posesiones. (Proverbios 3: 9), y matrimonios (Hebreos 13: 4). Cómo honramos a los demás es un reflejo de cómo honramos a Dios.

Una cosa que podemos ver claramente a través de estas Escrituras es que el honor no solo beneficia a quienes estamos honrando, sino que también tiene beneficios para nosotros. Dios nos honra por honrar a los demás: "Quien quiera servirme debe seguirme; y donde yo esté, allí también estará mi siervo. A quien me sirva, mi Padre lo honrará." (Juan 12:26). Al honrar a Dios, Él nos honra a nosotros, pero puede que no nos honre de una manera que el mundo consideraría como honor, como el estatus, la riqueza y el reconocimiento.

Jesús es nuestro ejemplo de cómo honrar a los demás y debemos caminar como Él lo hizo: "En cambio, el amor de Dios se manifiesta plenamente en la vida del que obedece su palabra. De este modo sabemos que estamos unidos a él: el que afirma que permanece en él debe vivir como él vivió." (1 Juan 2: 5–6). Debemos honrar a Dios en todas las circunstancias, incluso cuando nuestra "recompensa" terrenal implica persecución: "Así mismo serán perseguidos todos los que quieran llevar una vida piadosa en Cristo Jesús" (2 Timoteo 3:12). El honor es una recompensa por nuestra vida justa, humildad y fidelidad a Dios (Proverbios 21:21; Proverbios 29:23). Podemos estar seguros de que Dios ve nuestra vida honorable y nos recompensará por ello en Su tiempo: " Recompensa de la humildad y del temor del Señor son las riquezas, la honra y la vida." (Proverbios 22: 4).



Verdad relacionados:

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

¿Cómo puede un cristiano ser un embajador de Cristo?

¿Qué significa el mandato de amarnos unos a otros?

¿Por qué importa la obediencia a Dios?

¿Qué se entiende por "morir a sí mismo"? ¿Cómo se supone que los cristianos deben morir a sí mismos?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe