¿Qué quiere decir Pablo cuando escribe sobre el hombre natural?

En 1 Corintios 2, Pablo usa la frase "hombre natural" o "persona natural" en contraposición al "hombre espiritual". El "hombre natural" es un humano aparte de Cristo, mientras que el "hombre espiritual" es la persona que ha sido salvada en Jesús y tiene el Espíritu Santo que mora en él.

Pablo usa un concepto similar en Romanos 7, Efesios 4 y Colosenses 3 cuando contrasta el "viejo hombre" con el "nuevo hombre". En esas epístolas, Pablo se está refiriendo a una persona que tiene el Espíritu Santo y está luchando contra los deseos naturales de nuestra carne humana. Todos los que están en Cristo son nuevas creaciones (2 Corintios 5:17), pero la transformación es un proceso y nuestro "nuevo hombre" lucha contra los deseos carnales de nuestro "viejo hombre". En 1 Corintios 2, Pablo no distingue tanto entre nuestra lucha interna como creyentes, sino que contrasta a los que están separados de Cristo y a los que están en Cristo.

En 1 Corintios 2, Pablo escribe sobre la sabiduría de Dios y la sabiduría de las personas. Él escribe que la sabiduría de las personas no puede capturar la sabiduría de Dios. La sabiduría de Dios solo está disponible a través de Dios. "En efecto, ¿quién conoce los pensamientos del ser humano sino su propio espíritu que está en él? Así mismo, nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios. Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido." (1 Corintios 2: 11-12). Pablo continúa diciendo que el "hombre natural" no puede aceptar las cosas de Dios porque solo pueden discernirse a través del lente del espíritu de una persona (1 Corintios 2:14). Es el Espíritu Santo quien ilumina nuestros corazones y nuestras mentes a la verdad de Dios.

La persona natural se preocupa por las cosas perecederas (Mateo 6: 25–33) de este mundo (nuestros cuerpos, posesiones, estatus, riqueza, etc.). Una persona en una relación con Dios a través de Jesucristo (Juan 16: 7–11) se preocupa cada vez más por las cosas del Espíritu (la eternidad, traer el reino de Dios a la tierra, compartir el evangelio). En Cristo, obtenemos una perspectiva espiritual y un entendimiento que no teníamos aparte de Él.

Una persona espiritual, según la Biblia, es una con el Espíritu Santo que mora en el interior, una persona que ha puesto su fe en Jesús. Todas las personas están separadas de Dios debido a la introducción del pecado por parte de Adán y Eva, más su propia imperfección y rebelión contra Dios (Romanos 3:23; 5: 12–21). Sin embargo, Dios envió a Jesús para que cada persona pueda aceptarlo y tener una relación eterna con Dios (Juan 3: 16-18).

Una vez que una persona se convierte en cristiana, es transformada (2 Corintios 5:17; Romanos 8: 1). En 1 Corintios 15: 21–22 nos dice: "De hecho, ya que la muerte vino por medio de un hombre, también por medio de un hombre viene la resurrección de los muertos. Pues así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos volverán a vivir" (1 Corintios 15: 21–22). La vida cristiana está lejos de ser "natural"; más bien, es una vida dirigida por el mismo Espíritu de Dios.



Verdad relacionados:

¿Qué es el hombre interior?

¿Qué es la naturaleza humana?

¿La humanidad realmente tiene libre albedrío?

¿Por qué Dios creó la humanidad?

¿Qué significa que la humanidad fue creada a la imagen de Dios?


Volver a:
La verdad sobre la humanidad






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe