¿Qué significa orar “hágase tu voluntad”?

Cuando los discípulos le pidieron a Jesús que les enseñara cómo orar, Él respondió con lo que se conoce como la Oración Modelo. Comienza: "Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo." (Mateo 6: 9-10). ¿Qué significa orar para que se haga la voluntad de Dios?

En resumen, orar para que se haga la voluntad de Dios significa subyugar nuestra propia voluntad o deseos para actuar de acuerdo con la voluntad de Dios, siguiendo Su plan. En Juan 5:30, Jesús declaró: "Yo no puedo hacer nada por mi propia cuenta; juzgo solo según lo que oigo, y mi juicio es justo, pues no busco hacer mi propia voluntad, sino cumplir la voluntad del que me envió." La búsqueda de la voluntad de Dios en la tierra era una forma de vida para Jesús. De hecho, actuar de acuerdo con el plan de Dios fue tan importante para Jesús que dijo: "Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y cumplir su trabajo" (Juan 4:34). Al igual que comer alimentos, llevar a cabo el plan de Dios fue una actividad que le daba vida a Jesús. Sintió (como el hambre) una necesidad interna continua de hacer la voluntad de Dios y (como la comida) una satisfacción continua en el cumplimiento de la obra que Dios le dio para hacer. El rey David también sintió satisfacción cuando siguió la voluntad de Dios en lugar de la suya. Él escribió en el Salmo 40: 8: "Me agrada, Dios mío, hacer tu voluntad”. Dejar de lado nuestros propios planes y elegir seguir los planes de Dios en su lugar puede ser una experiencia satisfactoria.

La Oración Modelo no es la única vez que Jesús oró "hágase tu voluntad". Justo antes de que Jesús fuera traicionado y entregado para padecer las agonías de la cruz y beber la copa de la ira de Dios, oró en el jardín de Getsemaní. Él dijo: "Yendo un poco más allá, se postró sobre su rostro y oró: ‘Padre mío, si es posible, no me hagas beber este trago amargo. Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú’ [...] Por segunda vez se retiró y oró: ‘Padre mío, si no es posible evitar que yo beba este trago amargo, hágase tu voluntad’ " (Mateo 26:39, 42). Jesús, comprensiblemente, no quería beber la copa de la ira de Dios. Esa experiencia no era un deleite. Pero la oración de Jesús en el huerto de Getsemaní proporciona un ejemplo de lo que significa entregar nuestros propios deseos y confiar en que la voluntad de Dios es, en última instancia, mejor que cualquier plan que podamos idear por nuestra cuenta. Aunque ciertamente no era agradable en ese momento, Hebreos 5: 9 explica que la decisión de Jesús de obedecer la voluntad de Dios lo convirtió en "autor de salvación eterna". El seguir el plan de Dios benefició a la humanidad al ofrecer un camino de salvación. Pablo les dice a los filipenses cómo la decisión de Jesús también benefició a Jesús mismo: "Y, al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre, para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre." (Filipenses 2: 8-11). Elegir la voluntad de Dios cuando se trataba de beber la copa de la ira de Dios finalmente condujo a la salvación para la humanidad, la propia exaltación de Jesús y la glorificación de Dios Padre. La voluntad de Dios estaba en el mejor interés de todos y demostró ser un buen plan (uno podría decir "el mejor").

Cuando oramos "hágase tu voluntad", oramos para que Dios cumpla Sus propósitos en nuestras vidas y nos permita vivir como hijos obedientes. Romanos 12: 1–2 habla acerca de ofrecernos como sacrificios vivos; debemos honrar a Dios en la forma en que vivimos nuestras vidas. Filipenses 2: 12–13 habla acerca de ocuparse en nuestra salvación porque "Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad." Pedir que se haga la voluntad de Dios es una forma de someternos a Él y buscar hacer lo que Él nos ha llamado, confiando en que completará Su buena obra en nosotros (Filipenses 1: 6; Romanos 8: 28-30). Está pidiendo Su ayuda para hacer Su voluntad revelada: cosas como adorar a Dios, amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Santiago 2: 8), dar gracias en todas las circunstancias (1 Tesalonicenses 5:18), hablar la verdad en amor (Efesios 4: 15), abstenerse del pecado y vivir vidas santas (Efesios 4: 22–24).

Cuando oramos "hágase tu voluntad", también oramos para que la voluntad de Dios se cumpla en un sentido más general. Dios es soberano, por lo que no hay duda de que lo que Él desea finalmente se hará realidad. Sin embargo, cuando oramos para que se haga Su voluntad "en la tierra como en el cielo", estamos alineando nuestros deseos con los de Dios. Queremos que la gente lo conozca y lo obedezca. Orar para que se haga la voluntad de Dios es una demostración activa de nuestro deseo de que Dios aumente la justicia en la tierra, atraiga más personas al arrepentimiento y que Su reino venga por completo.

Orar "hágase tu voluntad" significa abandonar nuestros propios planes y deseos de confiar en la voluntad de Dios, creyendo en Su bondad y Su sabiduría. Que sigamos las enseñanzas de Santiago en Santiago 4: 7 para someternos a Dios orando "Hágase tu voluntad", y que para nosotros sea un placer hacer Su voluntad.



Verdad relacionados:

¿Qué es la Oración del Padrenuestro? ¿Cómo es la Oración del Padrenuestro un modelo para nuestras oraciones?

¿Qué significa “santificado sea tu nombre” en la Oración Modelo?

¿Cuál es el significado de orar por nuestro pan de cada día?

Si Dios no nos tienta, ¿por qué Jesús nos instruyó a orar “No nos dejes caer en tentación”?

¿Por qué la Oración Modelo no incluye acción de gracias?


Volver a:
La verdad sobre la oración







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe