¿Qué enseña la Biblia sobre el hacer concesiones?

El hacer concesiones puede ser positivo, como llegar a un acuerdo conciliatorio, o negativo, como rebajar los estándares. La Biblia claramente nos instruye a no comprometer las normas de Dios.

El Salmo 119: 1–4 dice: "Dichosos los que van por caminos perfectos, los que andan conforme a la ley del Señor. Dichosos los que guardan sus estatutos y de todo corazón lo buscan. Jamás hacen nada malo, sino que siguen los caminos de Dios. Tú has establecido tus preceptos, para que se cumplan fielmente."

Dios espera que aquellos comprometidos con él y sus caminos sean firmes (1 Reyes 18:21; Juan 8:47; 10:27; Mateo 6:24). Su Palabra es nuestra principal fuente de instrucción y autoridad (Deuteronomio 4: 2; Salmo 119: 128; Apocalipsis 22: 18-19). Nuestra devoción a Dios y Sus caminos no deja lugar para la desviación (Josué 24:15; Salmo 119: 10, 15).

Colosenses 2: 8 exhorta: "Cuídense de que nadie los cautive con la vana y engañosa filosofía que sigue tradiciones humanas, la que está de acuerdo con los principios de este mundo y no conforme a Cristo."

Cuando estudiamos y conocemos los caminos de Dios, Su instrucción y Sus expectativas, entonces podemos dar una razón para la esperanza que hay en nosotros (1 Pedro 3:15). Debemos defender la fe, corrigiendo a quienes se oponen a ella o están confundidos (1 Corintios 16: 13–14; 2 Timoteo 2: 24–25). Nos mantenemos firmes e intransigentes en la fe mientras confiamos en el poder del Espíritu Santo que mora en nosotros (Efesios 1: 13–14; Gálatas 5: 1–25; Filipenses 2: 12–13).

Los caminos del mundo se oponen a los caminos de Dios (Romanos 8: 6-9). Hay una batalla constante entre el gobernante de este mundo y el gobernante de la eternidad. Como cristianos, debemos ser conscientes de la lucha y elegir el lado de Dios.

Efesios 6:12 nos dice: "Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales." Tenemos la armadura de Dios a medida que participamos en esta batalla.

La Biblia nos advierte de muchas trampas que nos tientan a transigir o revelan transigencia. Muchos serán atraídos por lo temporal (Marcos 4: 18-19; Hechos 20:30; 1 Juan 2: 16-19). 2 Timoteo 4: 3–4 dice: "Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír. Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos."

Dios nos ha advertido de la tentación de transigir y nos ha equipado para permanecer firmes. En Juan 14:15 Jesús dijo a sus discípulos: "Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos." (Vea también 1 Juan 5: 3; 2 Juan 1: 6).

2 Timoteo 3: 16-17 dice: "Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir y para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea competente, equipado para toda buena obra". Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

No debemos ser vacilantes acerca de nuestra fe, sino firmemente comprometidos con los caminos de Dios (Deuteronomio 17:11; Proverbios 24: 7; Apocalipsis 3: 15-16). Hacemos esto creciendo activamente en nuestra relación con Él, aprendiendo Sus verdades y confiando en Su poder para ayudarnos a caminar sin hacer concesiones.



Verdad relacionados:

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Por qué importa la obediencia a Dios?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

¿Qué significa el mandato de amarnos unos a otros?

¿Por qué se alienta a los cristianos a tener un devocional diario o tiempo personal con Dios?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe