¿Qué es un guerrero de oración?

Se nos enseña que hay una gran batalla espiritual en curso (Efesios 6:12). Un guerrero de oración es aquel que participa en esa batalla a través de la oración, intercediendo por los demás y orando para que se haga la voluntad de Dios en todas las cosas.

Bíblicamente, sabemos que todos los cristianos están llamados a la oración. Pasajes como Efesios 6:18, 1 Tesalonicenses 5: 16–18, 1 Timoteo 2: 1–4, Hebreos 4: 14–16 y Santiago 5:16 están destinados a todos los creyentes, no solo a unos pocos elegidos. Aun así, parece haber algunos cristianos que tienen una capacidad especial para orar con fervor, persistencia y efectividad. ¿Cómo fortalecemos nuestras propias vidas de oración y nos convertimos en guerreros de oración?

Primero, debemos entender qué es la oración. Es comunicarse con Dios, tanto hablando como escuchando. Cuando oramos, nos dirigimos y escuchamos al creador del universo, el único Dios verdadero que tiene todo el conocimiento y poder, y nos ama más profundamente de lo que creemos (Efesios 3: 14-19). Dios "puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros" (Efesios 3:20). Nos concede el privilegio de la oración a través de la obra de Jesucristo (Hebreos 4: 15-16; 10: 19-23). La oración es poderosa por aquel a quien le oramos.

Cuando entendemos el privilegio y el poder de la oración, estamos más deseosos por participar en ella. Mientras oramos, crecemos en nuestra relación con Dios. Al igual que con cualquier relación, cuanto más tiempo pasamos con Dios, más lo conocemos. Mientras más nos comuniquemos con Él en oración, más querremos comunicarnos con Él en oración. Nos sentiremos más cómodos orando y creceremos en nuestra comprensión y práctica de la oración cuanto más lo hacemos.

Comprender y desear la voluntad de Dios es de vital importancia para nuestras oraciones. En parte, el que nuestros corazones se alineen con Su voluntad sucederá a medida que oramos. Pero también debemos leer la Biblia, la Palabra de Dios por la cual Él ha elegido revelarse a nosotros, para saber quién es Dios y las cosas que desea. 1 Juan 5: 14–15 dice: "Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y, si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido." Nuestras oraciones son efectivas cuando solicitamos cosas que están en la voluntad de Dios. Leer Su Palabra ayuda a sintonizar nuestros corazones y mentes con Su voluntad.

Cuando oramos, debemos dirigirnos a Dios (Mateo 6: 9), confiar en el Espíritu Santo (Romanos 8: 26–27; Judas 1:20) y orar en el nombre de Jesús (Juan 14:13). La oración es parte de la armadura de Dios, por lo que tiene sentido asegurarse también de que estemos equipados con las otras piezas de la armadura (Efesios 6: 10-18). Usar la armadura completa de Dios es apropiado siempre.

Para ser un guerrero de oración, también debemos entender nuestra posición ante Dios en Cristo: perdonado (1 Juan 2:12), amado (Efesios 2: 4–7), dependiente de Él para todo (Isaías 42: 5), bendecido "en las regiones celestiales con toda bendición espiritual en Cristo."(Efesios 1: 3–14), sellado con el Espíritu Santo (Efesios 1: 13–14), totalmente equipado para la vida y la piedad (2 Pedro 1: 3–4), y planeado desde la eternidad (1 Pedro 1: 3–5). Tenemos confianza para orar por la obra de Jesús (Hebreos 4: 14-16) y podemos acercarnos con valentía a nuestro Padre celestial, confiando en que Él hará cosas buenas (Juan 1:12; Lucas 11:13; Santiago 1: 16-18).

Los guerreros de oración entienden que deben ser humildes (2 Crónicas 7: 13-15); eliminar los obstáculos a la oración, como la falta de perdón, el pecado o los motivos egoístas (Marcos 11:25; 1 Pedro 3: 7; 1 Juan 3: 21–22; Santiago 4: 2–3); y evitar entristecer al Espíritu (Efesios 4:30; 1 Tesalonicenses 5:19), para así obedecer Sus indicaciones y directivas.

Para ser un guerrero de oración, primero debes ser hijo de Dios a través de Jesús (Juan 1:12; 3: 16-18). Luego, simplemente debes querer acercarte a Dios, conocerlo mejor, comprender Sus caminos más profundamente y seguirlo más de cerca. Lee la Biblia y comienza a orar. Sigue orando. Ninguno de nosotros llega a un punto ideal, pero podemos continuar desarrollando nuestro "músculo de oración" siguiendo las instrucciones de Dios para orar y regocijándonos de que nos escucha y se deleita en relacionarse con nosotros y cumplir los propósitos de Su reino a través de la oración.



Verdad relacionados:

¿Qué es la oración intercesora?

¿Hay condiciones para la oración?

¿Qué puedo hacer para que Dios responda mis oraciones?

¿Qué tipos de oración se mencionan en la Biblia?

¿Por qué orar? ¿Cuál es el propósito de la oración?


Volver a:
La verdad sobre la oración







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe