¿Cuál es la visión bíblica de la gratitud?

La Biblia tiene mucho que decir sobre la gratitud. De hecho, dar gracias a Dios es de una importancia tan fundamental que la Biblia menciona el hecho de no hacerlo como parte de la base del juicio de Dios contra la humanidad (Romanos 1:21). 1 Tesalonicenses 5: 16–18 dice: "Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús." Claramente el agradecimiento debe ser característico de los cristianos.

Las bendiciones temporales son motivo de gratitud tanto para Dios como para los demás. Debemos agradecer a Dios por las cosas terrenales que Él nos proporciona. Él es responsable del hecho de que aún estamos vivos y nos bendice con mucho más que eso (Mateo 6: 25–34). También podemos agradecer a otras personas por sus actos de amabilidad, regalos y amor hacia nosotros. Es bueno reconocer los esfuerzos de los demás y demostrar nuestra gratitud.

Más allá de cualquier bendición temporal, estamos agradecidos a Dios por Sus bendiciones espirituales. Ante todo, estamos agradecidos por su regalo de salvación. Aparte de Jesucristo, solo merecemos la eternidad en el infierno (Romanos 6:23; Juan 3: 16–18). Pero mientras aún éramos enemigos de Dios, muertos en la inmundicia de nuestros pecados, Él envió a Su Hijo Jesucristo, a hacer expiación por nosotros (Romanos 5:10). Es bueno y correcto que continuamente demos gracias a Dios por esto.

La salvación involucra más que el rescate del infierno; Dios nos ha dado bendiciones espirituales eternas al unirnos a Jesucristo por medio de la fe (Efesios 1: 3). Si estamos en Cristo, hemos recibido el perdón de los pecados, la adopción en la familia de Dios y la vida eterna (Efesios 1: 3–14). Somos herederos de Dios y co-herederos de Cristo (Romanos 8:17). Dios nos ha equipado con todo lo que necesitamos para la vida y la piedad (2 Pedro 1: 3–4). Él nos ha dado su Espíritu Santo para que habite en nosotros (Juan 14: 16–17). La lista de bendiciones espirituales que recibimos de Dios podría continuar, y cada cosa en esa lista es un motivo de gratitud. Todo lo que Dios nos ha dado gratuitamente a través de nuestra unión con Cristo debe hacernos gritar: "¡Gracias a Dios por su don inefable!" (2 Corintios 9:15).

Sin embargo, no solo lo que percibimos como positivo es lo que debería hacer que demos gracias a Dios. El agradecimiento es tan crucial para la vida cristiana que es una de las cosas que se nos manda hacer siempre y en toda circunstancia (1 Tesalonicenses 5:18). Debemos agradecer a Dios en las pruebas, las tentaciones y las tribulaciones también (Santiago 1: 1–4). Esta es una de las lecciones más importantes para que un cristiano aprenda si él o ella estaría verdaderamente alegre, contento y en paz.

¿Por qué alguien estaría agradecido por cosas tan terribles como las pruebas? La respuesta es porque “sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman” (Romanos 8:28). ¿Cómo? Porque el objetivo final del cristiano es conformarse a la imagen de Cristo; y Dios usa pruebas, tentaciones y tribulaciones para hacernos crecer y moldearnos a la semejanza de Cristo. Dios usa las pruebas para hacernos más fuertes. Dios usa tentaciones y tribulaciones para probar y purificar nuestra fe. Dios también es fiel para estar con nosotros en medio de las pruebas. El sufrimiento de este mundo causado por el pecado aflige al corazón de Dios. Sin embargo, Él nos equipa para soportar bajo él y lo redime por nuestro bien supremo y Su gloria suprema. Por lo tanto, podemos y debemos agradecer a Dios por lo que está haciendo, incluso en las circunstancias más dolorosas. Incluso en la muerte, un cristiano puede dar gracias, porque la muerte le brinda al creyente la ganancia de ser llevado inmediatamente a la presencia de Jesús (Filipenses 1: 21–23). Una comprensión adecuada de la soberanía de Dios y su providencia para disponer todas las cosas para el bien de quienes lo aman es el cimiento de la gratitud; tal perspectiva es también el antídoto para la ingratitud y la queja (Filipenses 2: 12–16).

Tenemos muchas razones para agradecer a Dios y, sin embargo, es una práctica que escasea en gran manera en la vida de muchos. Quejarse y refunfuñar son demasiado fáciles para nosotros. En lugar de ver lo que nos falta en nuestras vidas, podemos aprender a agradecer a Dios en todo, dándonos cuenta de que Dios no nos debe nada y, sin embargo, nos ha dado todas las cosas en Jesucristo (Romanos 8: 31–32; Efesios 1: 3–14; 2 Pedro 1: 3). Jesús señaló tanto la importancia como la rareza de la acción de gracias cuando solo uno de los diez leprosos que sanó volvió a agradecerle. Haríamos bien en imitar a ese ex leproso (Lucas 17: 11–19). Porque, en un sentido espiritual, todos nacemos leprosos con la enfermedad desfiguradora y alienante llamada pecado. Sin embargo, Cristo voluntariamente asumió el castigo debido a nuestra ingratitud, los moretones debido a nuestras iniquidades y las marcas en su cuerpo debido a nuestros pecados.

El agradecimiento es la única respuesta apropiada a una gracia tan generosa. Nuestras vida y todo lo bueno que hay en ella son regalos de Dios (Santiago 1:17). No hemos hecho ni podemos hacer nada para merecer estos dones (Job 41:11). Siempre somos deudores de Dios y de su gracia, que alcanzó su cenit al sacrificar a su único Hijo por nuestra salvación (Juan 3: 16–17). La vida eterna que hemos recibido a través de la fe en Jesús merece una eternidad de gratitud (Juan 3:15).



Verdad relacionados:

¿Cuál es la clave para experimentar gozo en la vida cristiana?

¿Qué enseña la Biblia acerca de la compasión?

¿La Biblia dice algo acerca de la ansiedad?

¿Qué significa el mandato de amarnos unos a otros?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe