¿Cuál es la diferencia entre misericordia y gracia?

Misericordia y gracia son dos términos cristianos vitales cuyos significados a menudo se malinterpretan. En resumen, la misericordia es que Dios no nos da lo que merecemos; la gracia es Dios dándonos algo que no merecemos.

En Habacuc 3: 2, el profeta le pide al Señor que "en tu ira, ten presente tu misericordia." A pesar del juicio de Dios, le pidió a Dios que cediera y no derramara toda la ira que merecían. El rey David buscó esta misericordia en el Salmo 51: 1-2 al confesar su pecado: "Ten compasión de mí, oh Dios, conforme a tu gran amor; conforme a tu inmensa bondad, borra mis transgresiones. Lávame de toda mi maldad y límpiame de mi pecado." A pesar de sus muchos fracasos, David le pidió a Dios que cediera y no trajera sobre él todas las consecuencias de su pecado.

La gracia, por otro lado, es Dios extendiendo el favor hacia nosotros que no merecemos. Tanto Efesios 2: 5 como 2: 8 afirman que es " ¡Por gracia ustedes han sido salvados! ". La salvación de Dios viene de Su gracia. Algunos describen la gracia como un favor inmerecido o no ganado.

En teología, a menudo se distinguen dos tipos de gracia. La gracia común se define como la gracia de Dios dada a toda la humanidad, independientemente de su respuesta a Él. Esto puede incluir la belleza de la creación, la provisión de alimentos y otros elementos esenciales, y todo lo bueno que le sucede a una persona, independientemente de si la persona es creyente o no.

La gracia salvadora es la gracia de Dios que proporciona salvación a una persona. Esta es la gracia descrita en Efesios 2: 8-9 que dice: "Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte."

Tanto la misericordia perfecta como la gracia perfecta se encuentran en Jesucristo. A través de su sacrificio en la cruz, él ha provisto una vía de escape o misericordia de las consecuencias del pecado (Juan 3:16; Romanos 5: 8). Dios ha extendido la gracia al proporcionarnos la salvación y al proclamarnos la salvación a través del Hijo, Su enseñanza en las Escrituras y a través del Espíritu de Dios obrando en nosotros. Hebreos 4:16 combina estas dos ideas en una declaración poderosa, enseñando: "Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos."

Nuestra única respuesta legítima es aceptar tanto la misericordia de Dios como su gracia y aceptar la vida eterna que ofrece a través de Jesucristo. A través de esta salvación, recibimos la misericordia del pecado perdonado y la gracia de la vida en Cristo, incluida la eternidad con Él. Jesús ha venido para darnos vida, y vida en abundancia (Juan 10:10).



Verdad relacionados:

¿Cómo la salvación involucra tanto a la justicia como a la misericordia?

¿Qué significa ser salvo por gracia?

¿Por qué es tan importante la doctrina de la justificación por fe?

¿Cómo puedo tener una relación personal con Dios?

¿Cuáles son los atributos de Dios?


Volver a:
La verdad sobre la salvación







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe