¿De qué manera es la fidelidad parte del fruto del Espíritu Santo?

La fidelidad tiene dos significados diferentes. Si nos referimos a la fidelidad de Dios o de Jesús, se refiere a la imperdurabilidad, la honestidad, la firmeza y la absoluta confiabilidad de Dios basada en su carácter inmutable. Si nos referimos a la fidelidad humana, se refiere a nuestra lealtad constante a Dios y nuestra confianza en Él. Un hombre "fiel" está "lleno de fe"; él cree en la realidad de Dios como se revela en las Escrituras.

La fidelidad es parte del fruto del Espíritu; se crea dentro de nosotros cuando permitimos que el Espíritu obre en nosotros. El Espíritu no solo nos induce a ser fieles, sino que explica por qué debemos ser fieles. Juan 16: 13-14 dice que el Espíritu revela el carácter de Jesús al mundo. 1 Juan 5: 6-7 dice que el Espíritu testifica que Jesús es el Salvador. Y Hebreos 10:15 dice que el Espíritu da testimonio de la salvación.

Si estamos llenos de fidelidad, creemos en Dios; confiamos en que Él siempre tiene nuestros mejores intereses en el corazón. Confiamos en que estamos a salvo en última instancia. Creemos que Él nos ama (Juan 3:16), Él quiere estar con nosotros (Juan 14: 2), Él es lo suficientemente poderoso como para salvarnos (Juan 14: 6), y está obrando en nosotros (Filipenses 1: 6) Y vivimos con la confianza de que recibiremos las bendiciones prometidas por Dios, incluso si nunca las vemos en esta vida.

La fidelidad es necesaria cuando las promesas de Dios parecen contradecir completamente lo que vemos. Cuando los caminos de Dios están ocultos de nosotros (Isaías 45:15), cuando el mal ataca, cuando las dificultades vienen una tras otra, es cuando necesitamos que el Espíritu produzca Su fruto de fidelidad en nosotros.

La fe es el oponente del miedo. La fe nos protege del miedo, y el miedo erosiona la fe. Efesios 6: 13-17 enumera la armadura de Dios. La fe, "además de todo", es el escudo. Si nuestro escudo de fe es lo suficientemente fuerte como para apagar todas las flechas de fuego del enemigo, somos espiritualmente invulnerables.

Marcos 4: 35-41 cuenta la historia de Jesús calmando la tormenta. Después de ser despertado por los aterrorizados discípulos, Jesús detuvo el viento y las olas y dijo: “¿Por qué tienen tanto miedo? —dijo a sus discípulos—. ¿Todavía no tienen fe?" (Marcos 4:40) Estamos acostumbrados a que nos digan que las pruebas producen crecimiento espiritual. Se puede ver esto también desde otro punto de vista: no fue que Jesús estaba usando intencionalmente una tormenta feroz para hacer crecer la fe de los discípulos; es que ni siquiera consideró la situación digna de atención. Los discípulos temían porque no tenían fe. Su fe eventualmente crecería hasta el punto en que el encarcelamiento se convirtió en una oportunidad para un servicio de alabanza (Hechos 16: 22-25) y una mordedura de serpiente era una irritación menor (Hechos 28: 4-5). La fe en Dios significa no temer problemas mundanos, no solo porque la voluntad soberana de Dios es para nuestro beneficio, sino porque "todo lo considero pérdida por razón del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús." (Filipenses 3: 8).

Hebreos 11 contiene una lista de algunos personajes del Antiguo Testamento que conocieron a Dios y creyeron firmemente en sus promesas. Ninguna de estas figuras vio las promesas de Dios cumplidas por completo. Abraham y Sara pudieron presenciar el nacimiento de Isaac, pero ninguno de ellos vivió lo suficiente como para ver que su línea se convirtiera en una nación poderosa. José tenía fe en que los israelitas escaparían de Egipto y regresarían a la Tierra Prometida, pero eso no ocurrió hasta cuatrocientos años después de su muerte. Moisés confió en Dios que su servicio traería a Israel a la Tierra Prometida, pero nunca vivió para ver al pueblo de Dios convertirse en una nación establecida.

La Biblia tiene mucho que decir sobre el don de la fe:

"[…] y todo lo que no proviene de fe, es pecado" (Romanos 14: 23b-RVR1960). Cualquier acción que no esté fundada por la identidad y el carácter de Dios y que no esté impulsada por la confianza en Él debe ser pecado.

"Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve." (Hebreos 11: 1). La esperanza es "la ansiosa anticipación del bien". Una persona fiel conoce a Dios y confía en que cumplirá sus promesas, esas cosas que espera pero que aún no se ven.

"El justo vivirá por la fe" (Gálatas 3:11). El fruto del Espíritu nos da vida; no simplemente aguantamos, vivimos por fe. Dios es fiel y otorga esa calidad a sus hijos. El Espíritu Santo produce en los creyentes su fidelidad. Como resultado, creemos que Dios es quien dice ser y que Él hará lo que dice que hará. Su carácter fiel afecta directamente nuestras vidas. No tenemos nada que temer mientras esperamos que Él cumpla sus promesas. Esta seguridad es un fruto del Espíritu.



Verdad relacionados:

¿Qué es el fruto del Espíritu?

¿De qué manera es el amor parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera el gozo es parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera es la paz parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera es la paciencia parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera la amabilidad es parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera es la bondad parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera es la mansedumbre parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera es el dominio propio parte del fruto del Espíritu Santo?


Volver a:
La verdad sobre el Espíritu Santo







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe