¿Qué es la fe en Jesús?

Para entender lo que significa tener fe en Jesús, primero debemos entender la naturaleza de la fe misma. La fe contiene tres elementos: conocimiento, asentimiento y confianza.

En primer lugar, la fe contiene el elemento del conocimiento. La fe debe tener contenido. Debe haber algo o alguien en quien tener fe. Es popular decir cosas como "tener fe" o "creer", pero estos dichos son ambiguos e incluso sin sentido, hasta que definimos en qué o en quién tenemos fe. Para tener fe en Jesús, primero debemos tener algún conocimiento acerca de quién es Él. A fin de que tengamos fe en Jesús, debemos saber que Él es el Cristo, el Mesías prometido, que vino a la tierra para salvar a su pueblo de sus pecados (Juan 1:41; Mateo 1:21). Debemos creer que Jesús es el único Hijo de Dios (Juan 3:16) que tomó carne humana (Juan 1:14), vivió una vida de perfecta obediencia amorosa a Dios Padre (Juan 4:34; Hebreos 4:15), sacrificó voluntariamente su vida al morir en la cruz por nuestros pecados (Filipenses 2: 8), resucitó triunfalmente de la tumba después de tres días (Mateo 12:40) y ahora está sentado en el cielo a la diestra de Dios (Hechos 2:33 ) de donde volverá para juzgar al mundo (Hechos 1:11; Juan 5: 28–29) y para glorificar a todos los que esperan ansiosamente su venida (Colosenses 3: 4; Hebreos 9:28). Nuestro conocimiento de Jesús no necesita ser completo, aunque no puede serlo (Colosenses 2: 3; 1 Corintios 13: 9), para que podamos creer en Él. Sin embargo, necesitamos saber algunas verdades esenciales sobre quién es Él y lo que ha hecho (Juan 20:31).

En segundo lugar, la fe contiene el elemento de asentimiento. Asentir significa estar de acuerdo en que el conocimiento que tenemos es verdadero. Ahora, podemos sentir la tentación de detenernos aquí y pensar que hemos llegado a una definición completa de fe. Sin embargo, tener conocimiento sobre quién es Jesús e incluso asentir a ese conocimiento no significa que una persona tenga fe en Jesús. Por ejemplo, el Diablo y los demonios saben quién es Jesús e incluso reconocen quién es Él (Mateo 8:29; Marcos 1:24; Santiago 2:19) pero no creen en Él, lo que nos lleva al elemento final.

En tercer lugar, la fe contiene el elemento de confianza. Tener fe en Jesús significa confiar en él. Tener fe en Jesús significa confiar en él y rendirse ante él. Aquellos que tienen fe en Jesús confían en él como Salvador (Juan 4:42; Tito 3: 4) y se rinden ante él como Señor (Romanos 10: 9). Confiar en Jesús significa creer que su muerte fue aceptada por Dios como pago por tu culpa y pecado (Colosenses 2:14), que su vida perfecta y su justicia te han sido acreditadas sobre la base de tu fe en él (Romanos 3: 21-22). Confiar en Jesús es creer que sus enseñanzas y promesas son verdaderas y debemos renunciar a nosotros mismos para seguirlo y vivir para él (Mateo 10: 37-39; 16: 24-25; Romanos 12: 1; 1:21).

Una analogía útil que arroja luz sobre la diferencia entre el segundo elemento de fe (asentimiento) y el tercer elemento (confianza) es la siguiente. Si te mostrara una silla y te preguntara si crees que te sostendría, podrías decir que crees que sí. Has asentido. Si luego te pido que te sientes y lo haces, estás confiando. ¿Ves la diferencia? Tener fe en Jesús significa no solo estar de acuerdo con el hecho de que él puede salvar, sino confiar también que él te ha salvado y te salvará.

Hay un par de cosas para recordar acerca de la fe en Jesús que son vitales para un humilde reconocimiento de la obra de gracia de Dios en nosotros y para una actitud adecuada de gratitud a Jesucristo por quién es y lo que ha hecho. Primero, el creer en Cristo es un regalo de Dios (Efesios 2: 8; Hechos 13:48) y no una razón para que nos jactemos (1 Corintios 4: 7), como si fuéramos mejores o más inteligentes que otros (1 Corintios 1: 26). Si realmente tenemos fe en Jesús es porque Dios nos ha dado la fe para creer. En segundo lugar, es Cristo mismo, y no la fe, el fundamento de nuestra salvación. La fe es simplemente el instrumento a través del cual recibimos a Jesús. La fe es similar al tubo que transporta sangre durante una transfusión de sangre. Es la sangre, no el tubo, lo que salva la vida de la persona. Sin embargo, sin el tubo, la persona no recibiría la sangre que salva vidas. Comparativamente hablando, es la sangre de Jesús la que nos salva de nuestro estado mórbido y pecaminoso (Efesios 2:13; Romanos 3:25; Colosenses 1:20). Sin embargo, la fe es el instrumento o medio a través del cual recibimos a Jesús y todos sus beneficios vivificantes (Romanos 5: 1–2; Gálatas 2:20; Juan 3:15).

Si aún no has confiado en Jesucristo y te gustaría hacerlo, puedes expresar tu fe en él orando algo como lo siguiente. Las palabras de esta oración no son lo que te salvará; esto es simplemente un medio de expresar tu confianza en él.

"Querido Dios, sé que soy un pecador y que, aparte de ti, merezco la muerte eterna. Creo que Jesucristo es tu Hijo, que vivió una vida perfecta, que murió en la cruz para pagar la pena por mi pecado, y que resucitó victorioso sobre el pecado y la muerte. Quiero poner mi fe en Jesús hoy. Confío solo en él para la salvación. Gracias por salvarme. Gracias por perdonarme y traerme a una relación contigo. Ayúdame a acercarme a ti y vivir para ti ".

¿Has, por medio de la llamada de Dios, aceptado estas verdades que has leído hoy? Si es así, favor de hacérnoslo saber al hacer clic al botón debajo que dice “Acepté a Cristo hoy”.



Verdad relacionados:

¿Quién es Jesucristo?

¿Cómo puedo conocer a Jesús?

¿Qué quieren decir las personas cuando dicen que creen en Jesús?

¿Cómo puedo aceptar a Jesús como mi salvador personal?

¿La salvación es algo más que simplemente vivir en el más allá?


Volver a:
La verdad sobre la salvación







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe