¿Qué dice la Biblia acerca de la fe?

La Biblia nos dice que sin fe, no podemos tener ninguna relación con Dios ni agradarle (Hebreos 11: 6).

El gran capítulo sobre la fe en la Biblia (Hebreos 11) comienza con estos tres versículos: "Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. Gracias a ella fueron aprobados los antiguos. Por la fe entendemos que el universo fue formado por la palabra de Dios, de modo que lo visible no provino de lo que se ve." (Hebreos 11: 1–3).

Nuestra fe nos es otorgada por Dios (Efesios 2: 8–9). Es un regalo. No podemos ganar la fe o crearla de la nada. Dios es santo y nosotros no. No hay nada que podamos hacer por nosotros mismos para ser santos o para ganarnos el favor de Dios. Solo nuestra confianza en Jesús como nuestro Salvador es lo que nos otorga acceso a Dios.

Lo único que separa a las personas que pertenecen a Dios y las que no es la fe. No es el nivel de maldad o el nivel de bondad que cada persona tiene. Es solo nuestra relación con Dios a través de Jesús, y eso requiere fe.

1 Pedro 1: 8–9 anima a los creyentes: "Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y, aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso, pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación." La fe y la salvación están inextricablemente vinculadas.

A medida que conocemos a Dios a través de la Biblia, nuestra fe en Él se vuelve más relevante y plena. A medida que ejercitamos nuestra fe, crece más fuerte, como un músculo. Esta es la única forma en que podemos crecer en nuestra confianza en Dios y entender tales versículos, como Santiago 1: 2–4 y Romanos 8:28.

Santiago 1: 2–4 dice: "Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada." Dios a menudo usa las dificultades de esta vida para desarrollar nuestra fe.

Romanos 5: 1–5 es un estímulo similar: "En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. También por medio de él, y mediante la fe, tenemos acceso a esta gracia en la cual nos mantenemos firmes. Así que nos regocijamos en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios. Y no solo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza. Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado." Por la fe, somos justificados (declarados justos) ante Dios y nos relacionamos con él. También es la fe la que nos ayuda a soportar el sufrimiento, confiando en que Dios puede usarlo en última instancia para nuestro bien y su gloria, como lo promete Romanos 8:28.

Lee Hebreos 11. Este capítulo define la fe, luego da varios ejemplos de personas que confiaron en Dios, incluyendo a Abraham, Noé, Rahab y otros. Nuestro artículo solo toca brevemente todo lo que la Biblia tiene que decir acerca de la fe. La fe es fundamental para la vida cristiana: comienza en el momento de la salvación y continúa a través de todo nuestro viaje con Dios. Porque nuestra fe está en Dios, tenemos un fundamento seguro y firme.



Verdad relacionados:

¿Por qué Dios exige la fe?

¿Se puede probar que Dios existe?

¿La salvación es por medio de la fe o por obras o ambas?

¿Qué es la vida cristiana?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe