¿Qué significa ser parte de la familia de Dios?

Ser parte de la familia de Dios significa tener a Dios como tu Padre. La mayoría de la gente piensa que Dios es el Padre de todos. Sin embargo, las Escrituras nos enseñan que este no es el caso. Desde la caída de Adán y Eva, toda la humanidad ha nacido en pecado y, por lo tanto, se encuentra alejada de Dios (Salmo 51: 5; Efesios 2:12; 4:18; Colosenses 1:21). Si bien Dios es el Creador de todos, no es el Padre de todos. Solo aquellos que a través de la poderosa obra del Espíritu de Dios creen y reciben a Jesucristo y su sacrificio por sus pecados, se reconcilian con Dios y son adoptados en su familia (Juan 1: 12–13; Romanos 5:10; 8: 15– 17; Efesios 1: 5; Gálatas 4: 4–7). La única manera de tener a Dios como Padre es tener a Jesucristo como Señor y Salvador (Juan 14: 6; 1 Juan 2:23).

Ser parte de la familia de Dios significa conocer y experimentar el amor de Dios. Poder llamar al único Creador eterno del universo, omnisciente y todopoderoso "Padre" o incluso "Papi" (el equivalente en español de la palabra aramea "Abba") es una de las mayores bendiciones de lo que significa ser parte de la familia de Dios. Significa que el muro de pecado y hostilidad que nos separó de Dios ha sido demolido por la cruz de Jesucristo (Efesios 2:15). Significa que ahora estamos en paz con Dios y podemos experimentar toda la amplitud, longitud, altura y profundidad de su amor (Romanos 5: 1; Efesios 3: 17–19).

Ser parte de la familia de Dios significa tener tus necesidades satisfechas. Aquellos que tienen a Dios como su Padre tienen acceso a Él en oración (Hebreos 4:16). Comunicarnos con Dios y poder llevar nuestras peticiones directamente a Su trono de gracia es un privilegio conocido solo por aquellos que se han convertido en parte de Su familia a través de la fe en la obra mediadora de Cristo (1 Timoteo 2: 5). Además, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos, no solo para vivir, sino también para vivir vidas piadosas (Mateo 6: 31–33; 2 Pedro 1: 3).

Ser parte de la familia de Dios significa tener una familia grande y amorosa. Los que han recibido a Jesucristo lo tienen no solo como Señor y Salvador, sino también como hermano mayor (Romanos 8:29; Colosenses 1:15, 18; Hebreos 1: 6; Apocalipsis 1: 5). Aunque algunos creyentes han tenido que irse o han sido abandonados por sus parientes consanguíneos debido a su fe en Cristo, han recibido cien veces más hermanos y hermanas en Cristo (Mateo 19:29).

Ser parte de la familia de Dios significa tener un propósito en esta vida que tenga un significado eterno. Como parte de la familia de Dios, recibimos dones espirituales que podemos usar para crecer y fortalecer a la familia, que es el cuerpo de Cristo (1 Corintios 12). Como miembros de la familia tenemos el deber y el privilegio de extender la invitación a otros para creer en Cristo y convertirse en miembros con nosotros (Mateo 28: 19–20).

Ser parte de la familia de Dios significa tener una herencia eterna. A diferencia de una herencia material temporal que algunos niños reciben de sus padres naturales, los creyentes en Cristo recibirán una herencia eterna, imperecedera y eterna de su Padre en el cielo (Efesios 1:11; Colosenses 1:12; Hebreos 9:15; 1 Pedro 1: 4). Aquellos que han recibido a Cristo y por lo tanto pueden llamar a Dios "Padre" heredarán la vida eterna en un cuerpo resucitado en una tierra nueva (Filipenses 3: 20–21; 2 Pedro 3:13; Apocalipsis 21: 1). La joya de la corona de esta herencia será el deleite eterno de habitar en presencia y en comunión amorosa con el Cordero de Dios, la Luz de este mundo y la Lumbrera del mundo venidero, Jesucristo (Apocalipsis 21: 22– 23).



Verdad relacionados:

¿Cómo puedo tener una relación personal con Dios?

¿Por qué es tan valioso tener a la iglesia como familia?

¿Somos todos hijos de Dios, o solo los cristianos son hijos de Dios?

¿Por qué Dios creó la humanidad?

¿Qué significa que la humanidad fue creada a la imagen de Dios?


Volver a:
La verdad sobre la humanidad






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe