¿Existen los demonios?

Los demonios son ángeles caídos y sí, existen (Apocalipsis 12: 3–4). A algunos dioses falsos en la Biblia se les conoce como demonios (2 Crónicas 11:15; Deuteronomio 32:17). La Biblia también se refiere a ellos como "espíritus malignos" y "espíritus inmundos".

Inicialmente, los demonios eran ángeles en el cielo, pero fueron expulsados cuando se pusieron del lado del Diablo por sobre Dios, convirtiéndose en sus demonios: "[…] aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, y que engaña al mundo entero. Junto con sus ángeles, fue arrojado a la tierra."(Apocalipsis 12: 9). La Biblia no proporciona descripciones físicas de los demonios, pero si aparecieran en forma física, probablemente se verían más atractivos y tentadores que atemorizantes. La Biblia dice que no hay verdad en Satanás, solo engaño: "Satanás mismo se disfraza de ángel de luz." (2 Corintios 11:14; Juan 8:44). Satanás es un engañador, de principio a fin, por lo que sus demonios que lo siguieron fuera del cielo también son engañosos por naturaleza.

Debido a que anteriormente eran ángeles, los demonios tienen el mismo poder que los ángeles, aunque al parecer Dios los ha limitado en cierta medida (2 Tesalonicenses 2: 6–7). Los demonios ejercen principalmente influencia espiritual, sin embargo, la presencia de demonios puede manifestarse de manera física. Por ejemplo, en Marcos 5, Jesús se encuentra con un hombre poseído de demonios cuya presencia demoníaca en la mente lo llevó a estar físicamente demente. El hombre no podía ser sometido físicamente, incluso con cadenas y grilletes, y su fuerza probablemente fue conferida por los demonios que lo poseían. Cuando Jesús liberó al hombre de los demonios que lo estaban atormentando, el cuerpo físico del hombre también respondió: "Llegaron a donde estaba Jesús y, cuando vieron al que había estado poseído por la legión de demonios, sentado, vestido y en su sano juicio, tuvieron miedo. "(Marcos 5: 1–15). El poder espiritual que ejercen los demonios puede tener efectos físicos, pero eso no significa que todas las dolencias o situaciones físicas sean de naturaleza espiritual o demoníaca (Mateo 10: 1; Lucas 8: 2).

Los demonios siguen a Satanás y hacen su obra. Así como "Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar." (1 Pedro 5: 8). Los demonios también buscan difundir el engaño y la destrucción de Satanás. Es por eso que, como cristianos, debemos ponernos "toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales."(Efesios 6: 11-12).

Cuando reconocemos que estamos en una batalla espiritual, podemos luchar contra los esquemas del Diablo y sus demonios. No debemos temer, porque cuando estamos en Cristo tenemos poder sobre el Diablo, por el Espíritu de Dios que habita en nosotros: "Ustedes, queridos hijos, son de Dios y han vencido a esos falsos profetas, porque el que está en ustedes es más poderoso que el que está en el mundo." (1 Juan 4: 4).



Verdad relacionados:

¿Qué son los demonios según la Biblia?

¿Existe Satanás?

¿Quién es Satanás?

¿Cuándo fue la caída de Satanás y cómo sucedió?

¿Dios vs Satanás? Si Él es realmente todopoderoso, ¿por qué Dios simplemente no mata a Satanás?


Volver a:
La verdad sobre ángeles y demonios






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe