¿Hay evidencia para una oración contestada? ¿Responde Dios a la oración?

Casi todos los creyentes cristianos a lo largo de los siglos tienen historias que contar sobre la respuesta de Dios a la oración. Estas historias personales, anecdóticas, tienen mucho peso para muchos, pero otros desean una prueba más científica: quieren evidencia medible, observable y reproducible para la oración contestada.

Tratar de "probar" la oración científicamente no es realmente posible. Algunos lo han intentado, generalmente en situaciones médicas. Pero ¿cómo se controlarían las variables? ¿Puede estar seguro de que las personas en el grupo no religioso no están orando? ¿Los que están orando son realmente creyentes en Jesús y oran al Dios bíblico? Incluso si esos factores pudieran ser controlados, ¿es el hecho de que Dios no esté sanando a una persona evidencia de que Él no responde a la oración? A veces su voluntad no es la sanación.

La oración es un esfuerzo muy relacional. Dios no es una especie de hada madrina cósmica que concede deseos, o una especie de máquina tragamonedas extraterrestre en la que esperamos respuesta a la oración. La oración no es un método de curación o de obtener lo que queremos que pudiese ser testeada de manera similar a la forma en que podríamos probar un nuevo medicamento. Más bien, la oración es un medio de comunicación con Dios.

Dicho esto, existe una amplia evidencia de que Dios realmente existe y que realmente responde a la oración. La Biblia ha sido "científicamente probada" dentro de lo posible, como un documento que se ha sometido a un escrutinio histórico y arqueológico. No hay razón para dudar de los testimonios de testigos oculares que da. Hay muchos pasajes en la Biblia que establecen claramente que Dios responde a la oración (Santiago 5: 16–18; Juan 15: 7; 1 Juan 3:22) e innumerables historias sobre cómo Dios responde a la oración, a veces de manera dramática.

En 1 Samuel 1 vemos a Ana rezar por un niño; Dios le concedió su petición y le dio a Samuel. En uno de los relatos más asombrosos de la Biblia, Elías pide a Dios que consuma, con fuego, un sacrificio empapado e inundado de agua que ha construido ante los sacerdotes de un dios falso. Dios le responde a Elías (1 Reyes 18).

También se dan respuestas a las oraciones de Jesús, como el momento en que oró para que su amigo Lázaro regresara de la muerte (Juan 11: 1–44), cuando oró antes de alimentar a los 4.000 y los 5.000 (Mateo 14:13–21; 15: 29–39), y otros.

En Hechos 12, Pedro fue encarcelado y liberado milagrosamente; se nos dice que los otros creyentes se reunieron orando (Hechos 12: 6–19). Fue cuando Pablo y Silas "rezaban y cantaban himnos a Dios" que se produjo un terremoto que abrió las puertas de la prisión donde habían estado encarcelados. Los prisioneros permanecieron, el carcelero y su familia llegaron a la salvación en Jesús, y Pablo y Silas fueron liberados de la cárcel al día siguiente (Hechos 16: 16–40).

Por supuesto, hay muchos otros relatos en la Biblia de oración contestada.

Hoy tenemos los relatos de millones de cristianos que darán testimonio de la bondad de Dios al responder a la oración. Se podría argumentar que algunas de estas son relatos falsos o incluso "coincidencia". Pero el gran volumen de evidencias anecdóticas de oraciones contestadas, de cristianos que creen en la Biblia y que caminan fielmente con Dios, no es fácil de descartar.

Cabe señalar que Dios no siempre responde a nuestras oraciones como nos gustaría. Su propia Palabra pone requisitos a la disposición de Dios para responder a la oración. El Salmo 66:18 dice que Dios no escuchará las oraciones de los malvados. Primera de Juan 5: 14–15 dice que se conceden las oraciones que pedimos de acuerdo con la voluntad de Dios. Santiago 4: 3 dice que a veces no recibimos lo que oramos por tener motivos incorrectos. Santiago 1: 6–8 y Hebreos 11: 6 indican que la falta de fe puede obstaculizar nuestras oraciones.

La promesa de Jesús de que "Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo. Lo que pidan en mi nombre, yo lo haré." (Juan 14: 13–14) no es una promesa general de darnos lo que queramos. Más bien, es una invitación a estar en sintonía con su voluntad y pedir audazmente a Dios cosas basadas en Su obra que estén en línea con su carácter. Dios está dispuesto y ansioso por responder nuestras oraciones y hacerlo de la manera que Él sabe que es mejor (Lucas 11: 1-13).

Aceptar que Dios a veces rechaza nuestras peticiones no es una escapatoria ni una demostración de que la oración sea ineficaz. Más bien, es un humilde reconocimiento de que Dios sabe lo que es mejor y es fiel para respondernos con amor y verdad. Al igual que un padre terrenal no le da a su hijo todo lo que pide, pero se complace en darle buenos regalos a su hijo, nuestro Padre celestial se deleita en unirse con nosotros en oración y es fiel en responder. Como lo hizo Jesús en el jardín de Getsemaní, debemos orar: "… no se cumpla mi voluntad, sino la tuya" (Lucas 22:42).

Dios "puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros" (Efesios 3:20). Nos invita a acercarnos a Él en oración: con gratitud, adoración, confesión y peticiones (Mateo 6: 9–13; Hebreos 4: 14–16; 10: 19–23; 1 Juan 1: 9; Mateo 7: 7– 11). Santiago nos dice "... No tienen, porque no piden. Y, cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones" (Santiago 4: 2–3). Sí, Dios responde a la oración si estamos dispuestos a pedir con corazones puros, y lo hace de acuerdo con su voluntad.

La oración no es algo que pueda ser científicamente "probado". Si la oración respondida pudiera reducirse a una fórmula, no habría necesidad de buscar a Dios con fe, la gente simplemente seguiría la fórmula. Pero la oración no tiene que ver con la fórmula; se trata de la relación. La relación requiere confianza, la relación con Dios requiere el tipo de confianza que llamamos "fe" (Hebreos 11: 1, 6).

En lugar de buscar evidencia para la oración contestada en estudios científicos, haga la prueba usted mismo. Si es un creyente en Jesucristo, el camino ha sido abierto para usted. Acepte las promesas de Dios y comience a orar (Hebreos 4: 14–16; Efesios 6:18; 1 Tesalonicenses 5: 16–18).



Verdad relacionados:

¿Qué es el poder de la oración?

¿Por qué orar? ¿Cuál es el propósito de la oración?

¿Qué tipos de oración se mencionan en la Biblia?

¿Cómo ora una persona en el nombre de Jesús?

¿Cómo sé si estoy orando de acuerdo a la voluntad de Dios?


Volver a:
La verdad sobre la oración







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe