¿Hay una buena manera de evangelizar a las personas en sectas o religiones falsas?

Si bien cada persona y cada movimiento religioso es único, existen muchos principios importantes que nos ayudan a compartir mejor nuestra fe con los demás.

Primero, estamos llamados a orar por aquellos que aún no han creído. 2 Corintios 4: 4 dice: "El dios de este mundo ha cegado la mente de estos incrédulos, para que no vean la luz del glorioso evangelio de Cristo, el cual es la imagen de Dios." Buscamos ayudar a los no creyentes a "ver" la verdad y el amor de Jesucristo pidiéndole primero a Dios que les abra los ojos. Aparte de la intervención de Dios en la vida de otra persona, nuestros esfuerzos serán ineficaces para alcanzar a otros para Cristo (Juan 16: 7-11).

En segundo lugar, no debemos sentirnos avergonzados ni tener miedo de compartir nuestra fe en Jesucristo con los demás. 1 Pedro 3:15 dice: "[...] honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes." Romanos 1:16 nos enseña a no nos avergoncemos, independientemente de los antecedentes de la otra persona: "A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los gentiles."

Tercero, nuestras vidas deben reflejar las creencias que compartimos. 1 Pedro 3: 16 continúa: “Pero háganlo con gentileza y respeto, manteniendo la conciencia limpia, para que los que hablan mal de la buena conducta de ustedes en Cristo se avergüencen de sus calumnias." Jesús comparó esto con la forma en que una ciudad en una colina no se puede ocultar y con la forma en que todos ven la lámpara de una habitación. Él instruyó: "Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo." (Mateo 5:16).

Finalmente, debemos estar dispuestos a sufrir cuando otros se oponen a nuestro mensaje, incluidos aquellos de otros orígenes religiosos. Pedro enseñó: "Si es la voluntad de Dios, es preferible sufrir por hacer el bien que por hacer el mal." (1 Pedro 3:17). Jesús sirve como nuestro último ejemplo para sufrir por lo que es correcto. Su enseñanza condujo tanto al sufrimiento como a la muerte, dando su vida por todos los que creyeran en él (Juan 3:16).

Cuando compartimos nuestra fe con personas involucradas en sectas o en otras religiones, podemos encontrar útil tener un poco de comprensión de lo que creen. A Satanás a menudo le gusta distorsionar la verdad para desviar a la gente. Podemos ver en otras religiones un indicio de la verdad de Dios, pero está incompleta. Saber dónde se encuentran las trampas en el sistema de creencias de una persona en particular puede ayudarnos a comprender mejor a esa persona y saber cómo compartir mejor nuestra fe con ella. Por ejemplo, si una persona ya cree que Dios es creador, es posible que no necesitemos compartir tanto sobre nuestras similitudes en creencia. Sin embargo, si una persona cree que Jesús no era más que un profeta, podríamos compartir cómo el hecho de que Él es Dios hace una diferencia para nosotros. En cualquier tipo de evangelismo, es importante respetar a la persona a quien le estamos hablando. Nuestro Dios es amoroso; Jesús vino en gracia y verdad (Juan 1:14), y nuestro enfoque debería ser el mismo.



Verdad relacionados:

Ya que hay tantas religiones diferentes; ¿Cómo saber cuál es la correcta?

¿Por qué hay tantas religiones?

¿Cuál es la mejor manera de testificar a los Testigos de Jehová?

¿Cuál es la mejor manera de testificar a los mormones?

¿Cuál es la religión verdadera?


Volver a:
La verdad sobre la religión






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe