¿La Biblia dice algo sobre la evangelización de los niños?

La Biblia anima a evangelizar a los niños. En Mateo 28: 19–20 Jesús les dijo a sus discípulos: "Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo." No hay razón para pensar que los niños no están incluidos en "todas las naciones". En Tito 1: 6 vemos la mención de los niños como creyentes. Pablo habla de que Timoteo había sido instruido en la Escritura, que habla de la salvación en Jesucristo, desde la infancia (2 Timoteo 3:15). Pablo se dirige a los niños directamente en Efesios, una carta que escribió "[…] a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Éfeso" (Efesios 1: 1). Los niños, al igual que los adultos, necesitan un Salvador. Los niños son capaces de entender el evangelio y llegar a la salvación. Entonces la evangelización de los niños es apropiada.

El Antiguo Testamento muestra que Dios valora a los niños. El Salmo 127:3 dice: "Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre son una recompensa." Las interacciones de Jesús con los niños y sus declaraciones sobre los niños en el Nuevo Testamento demuestran de manera similar la valoración que Dios hace de los niños (Marcos 10: 13-16; Mateo 18: 2–6). El Antiguo Testamento también da importancia a instruir a los niños en la Palabra de Dios y rodearlos en su verdad continuamente (Deuteronomio 6: 7; 11:19). Del mismo modo, Efesios 6: 4 instruye: "Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor." Debido a que los niños son una bendición tan importante, necesitan ser instruidos en el camino del Señor. Proverbios dice: "Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará." (Proverbios 22: 6).

El Salmo 8: 2 habla de los niños que alaban a Dios: "Por causa de tus adversarios has hecho que brote la alabanza de labios de los pequeñitos y de los niños de pecho, para silenciar al enemigo y al rebelde." Mateo 21:15 registra niños gritando " ¡Hosanna al Hijo de David!" en la entrada triunfal de Jesús. Dios valora a los niños, necesitan un Salvador y son capaces de entender y creer en el evangelio. Eso significa que la evangelización a los niños es importante. Los niños que creen pueden, a su vez, compartir el evangelio con sus iguales.

El Evangelio de Marcos registra un pasaje esencial sobre la evangelización de los niños: "Empezaron a llevarle niños a Jesús para que los tocara, pero los discípulos reprendían a quienes los llevaban. Cuando Jesús se dio cuenta, se indignó y les dijo: «Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos. Les aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño de ninguna manera entrará en él». Y después de abrazarlos, los bendecía poniendo las manos sobre ellos. "(Marcos 10: 13-16). Jesús acogió a los niños en su presencia para recibir su amor, incluso cuando estaba "ocupado" enseñando a las multitudes. Jesús deseaba que los niños vinieran a Él, y se tomó el tiempo para amarlos de la manera que necesitaban ser amados, incluso haciendo milagros en los niños (Marcos 5: 21–43; Marcos 9: 14–29; Lucas 7:11 –17).

Jesús toma en serio la evangelización de los niños. Si bien había adultos que traían niños para encontrarse con Jesús en el pasaje de Marcos 10, desafortunadamente los adultos más cercanos a Jesús estaban impidiendo que los niños entraran a su presencia. Como adultos, podemos ayudar a guiar a los niños a Cristo u obstaculizarlos. Jesús advirtió enérgicamente contra obstaculizar el ministerio a los niños, diciendo: "Y el que recibe en mi nombre a un niño como este, me recibe a mí. Pero, si alguien hace pecar a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una gran piedra de molino y lo hundieran en lo profundo del mar." (Mateo 18: 5–6).

Evangelizar a los niños es esencial porque algún día dejarán de ser niños. Se convertirán en los líderes, los pastores, los sirvientes de su generación. Si no los guiamos a Cristo y en su lugar le ponemos obstáculos, entonces se volverán como los israelitas en Jueces 2: 10–11: "También murió toda aquella generación, y surgió otra que no conocía al Señor ni sabía lo que él había hecho por Israel. Esos israelitas hicieron lo que ofende al Señor y adoraron a los ídolos de Baal."

Hay muchas organizaciones que tienen como objetivo llevar el evangelio a los niños en las que puedes participar. Ministerios como Child Evangelism Fellowship, Compassion, AWANA e incluso el ministerio de niños de tu iglesia local están trabajando arduamente para llegar a los niños de todo el mundo. Puede que tengas la capacidad de ministrar personalmente a los niños; de ser así, ¡que seas bendecido por esta oportunidad y aprovéchela! Lo más importante, ora por los niños que te rodean y por el resto del mundo para que puedan llegar a conocer a su Padre Celestial.



Verdad relacionados:

¿Hay una edad de la responsabilidad en la Biblia? ¿Qué les sucede a los bebés que mueren?

¿Por qué necesito ser salvo?

¿Quién puede salvarse?

¿Es bíblica la salvación del hogar?

¿Qué es la Salvación?


Volver a:
La verdad sobre la salvación







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe