¿Dice la Biblia algo sobre el estrés?

La Biblia aborda la preocupación, la ansiedad y los problemas, pero no el estrés específicamente. A menudo, estos estados de ánimo o experiencias se entremezclan, y lo que dice la Biblia sobre algunos de ellos se puede aplicar al estrés.

En el Sermón del Monte, Jesús abordó la ansiedad. Mucho de lo que dijo se aplica a lo que llamaríamos "estrés". Él dijo: "Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? ¿Y por qué se preocupan por la ropa? Observen cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe? Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Los paganos andan tras todas estas cosas, pero el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas." (Mateo 6: 25–34).

Ten en cuenta que Jesús no dice que no habrá estrés en nuestras vidas, pero sí nos da estrategias sobre cómo lidiar con el estrés. Incluye confiar en el Padre, buscar Su enfoque y evitar mirar demasiado hacia el futuro y preocuparse por él. No debemos preocuparnos tanto por las cosas terrenales, sino más bien mirar a Dios primero, hacer de Sus prioridades nuestras prioridades y descansar en Su cuidado (Colosenses 3: 1-4; 1 Pedro 5: 7).

Cuando estamos estresados, debemos recordarnos la verdad de quién es Dios y cómo se preocupa por nosotros como nos lo menciona en Su Palabra. Por ejemplo, podemos mirar a Jesús: Él se preocupa por nosotros y trabaja activamente por nuestro bien (1 Juan 2: 1; Romanos 8:34). Sabemos que el Espíritu Santo intercede por nosotros (Romanos 8: 26-27). Nosotros también debemos ir a Dios en oración, como Él nos anima a hacerlo (Salmo 62; 1 Tesalonicenses 5: 16–18; Filipenses 4: 6–7).

Jesús nos dio una oración modelo, una que aborda todas nuestras necesidades, comenzando con nuestra relación con Dios. Lo llamamos el Padre Nuestro. Jesús instruyó a sus discípulos, "[...] su Padre sabe lo que ustedes necesitan antes de que se lo pidan. Ustedes deben orar así: Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan cotidiano. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno.” (Mateo 6: 8-13).

¿Ves cómo Jesús incluye el reconocimiento de quién es Dios, nuestro propósito (la voluntad de Dios), nuestra provisión diaria, la necesidad de nuestro propio perdón, la protección del enemigo y la capacidad de perdonar a los demás? Él cubre casi todo por lo que podríamos estar estresados, y nos da esta oración para que la utilicemos contra esos factores estresantes.

Jesús también nos proporciona un modelo de lucha contra el estrés. La noche que supo que sería arrestado, juzgado y ejecutado, fue al Padre en oración. Lucas 22:44 dice: "Pero, como estaba angustiado, se puso a orar con más fervor, y su sudor era como gotas de sangre que caían a tierra." Podríamos decir que Jesús estaba estresado. Pero aquí está su oración: "Padre, si quieres, no me hagas beber este trago amargo; pero no se cumpla mi voluntad, sino la tuya" (Lucas 22:42; cf. Mateo 26: 38-44).

Jesús continuamente señala a nuestra relación y visión de Dios para combatir el estrés. Cuando estamos estresados, acudimos a Dios. Afirmamos las verdades que sabemos acerca de Él, compartimos nuestras preocupaciones y deseos y, en última instancia, oramos para que se haga Su voluntad. Es cuando confiamos en Dios que podemos encontrar alivio para nuestro estrés.

Jesús dijo a sus discípulos: "No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí." (Juan 14: 1) antes de continuar describiendo cómo se está preparando un lugar con Dios para sus hijos. Jesús también dijo: "Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo." (Juan 16:33). Aquellos que han puesto su fe en Jesús saben dónde está su hogar eterno. Sabemos que nuestra verdadera ciudadanía está en el cielo (Filipenses 3:20). Tener esta perspectiva y seguridad eternas contribuye en gran medida a mitigar el estrés que experimentamos en nuestro mundo temporal.

Por supuesto, tener una relación con Jesús no significa que seremos capaces de evitar todas las situaciones, circunstancias y personas estresantes. Tampoco significa que superaremos automáticamente el estrés o que no nos afectará. Pero nos permite acceder a Jesús y su bondad, amor, poder y cuidado. Hebreos 4: 15-16 dice: "Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos." Cuando estamos estresados, venimos a Dios, confiando en que Él nos conoce completamente, nos ama completamente y es capaz de manejar todo lo que se nos presente.

Muchas veces el estrés es el resultado de intentar tener el control de nuestras propias vidas. Sabemos por experiencia que tenemos mucho menos control de lo que a menudo nos gustaría creer. Si estamos en Cristo, también sabemos que lo mejor es que Dios, no nosotros, tenga el control. Él sabe todas las cosas y su camino es mucho mejor que el nuestro (Efesios 3: 20–21; Isaías 55: 8–9). Así que en lugar de aferrarnos al control y ser consumidos por el estrés como resultado, nuestro objetivo es: "Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas. No seas sabio en tu propia opinión; más bien, teme al Señor y huye del mal. Esto infundirá salud a tu cuerpo y fortalecerá tu ser." (Proverbios 3: 5-8).

A menudo, cuando acudimos a Dios, adquirimos sabiduría sobre nuestro estrés. A veces, nuestro estrés es el resultado de nuestros propios comportamientos o prioridades fuera de lugar. Cuando vamos a Dios, Él puede revelarnos esto y ayudarnos a ver una salida. Por ejemplo, si nuestro estrés está relacionado con las finanzas, Dios podría revelar algunos mejores hábitos de gasto. Él puede ayudarnos a clasificar qué cosas necesitamos y dónde podríamos estar gastando frívolamente. O tal vez Él nos muestre otra fuente de ingresos o una forma de ayudar a satisfacer las necesidades de nuestra familia. Como otro ejemplo, si estamos estresados porque continuamente decimos "sí" a cada oportunidad ministerial que se nos presenta, Dios puede ayudarnos a ver que no todas las oportunidades son en realidad un llamado de Él. Él puede recordarnos que busquemos Su discernimiento antes de comprometernos.

Cuando nos rendimos a los planes de Dios para nosotros, Él nos proporcionará lo que necesitamos para llevarlo a cabo. Cuando confiamos en Dios, Él brindará sanidad y refrigerio. Cuando tenemos Su perspectiva, podemos experimentar gozo en medio del estrés (Santiago 1: 2–4; Romanos 5: 1–5).

Muchos cristianos recurren al libro del gozo, Filipenses, en tiempos de estrés y problemas. Filipenses 4: 4-7 dice: "Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense! Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca. No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús." (Filipenses 4: 4–7). El siguiente versículo nos anima a enfocarnos en todo lo que es verdadero, respetable, justo, puro, amable, digno de admiración, excelente o merezca elogio. Pablo luego dice: "Pongan en práctica lo que de mí han aprendido, recibido y oído, y lo que han visto en mí, y el Dios de paz estará con ustedes." (Filipenses 4: 9).

Estos versículos de Filipenses son un gran resumen de lo que se debe hacer en situaciones de estrés: regocijarse en el Señor, ser razonable, orar con acción de gracias, concentrarse en las cosas piadosas y permitir que reine la paz de Dios.



Verdad relacionados:

¿Cómo puedo encontrar paz mental?

¿Qué enseña la Biblia sobre la confianza en Dios?

¿Qué dice la Biblia sobre la preocupación?

¿Qué enseña la Biblia sobre la tristeza?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe