¿Qué dice la Biblia acerca de ser una esposa piadosa?

Proverbios 31 proporciona una hermosa descripción de la esposa piadosa ideal. Aunque la mujer del proverbio es ficticia, sirve como modelo atemporal de esposa que agrada a Dios. Ninguna mujer es perfecta, pero al seguir el ejemplo de Proverbios 31 de temer a Dios y permitir que el Espíritu Santo obre en ella, todas las mujeres pueden crecer para convertirse en mujeres maduras y piadosas.

Para entender lo que significa ser una esposa piadosa, primero debemos entender lo que significa ser piadoso. Cuando aceptamos a Cristo como nuestro Señor y Salvador, se nos da el Espíritu Santo. El Espíritu Santo comienza a trabajar dentro de nosotros para transformarnos en la nueva creación que Dios quiere que seamos. Gálatas 5: 22-23 describe la obra del Espíritu Santo dentro de nosotros como: "En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio." Dios nos creó a Su imagen y todos estos son atributos de Su carácter que Él está desarrollando dentro de nosotros.

Tanto los hombres como las mujeres pueden encarnar las características piadosas descritas en Gálatas. Proverbios 31, sin embargo, demuestra cómo estas características se manifiestan de manera única a través del papel de la esposa en el matrimonio. La primera característica que vemos de una mujer piadosa en Proverbios 31 es que es fiel a su esposo (Proverbios 31: 11-12). Ella es alguien con quien puede contar para apoyarlo. A continuación, se nos dice que ella es trabajadora (Proverbios 31: 13-19, 24, 27). Ella cuida de su familia y asume responsabilidades en lugar de ser perezosa. Además, tiene recursos y aplica sus habilidades empresariales para iniciar un negocio. Tiene un corazón de sierva y se preocupa por los demás (Proverbios 31:20). Ella es consciente de sus necesidades y cuida de sí misma para poder seguir cuidando de manera eficaz a los demás (Proverbios 31:22). Además, es fuerte, digna, confiada, sabia y amable (Proverbios 31: 25-26). Estos atributos le hacen ganar el respeto de su esposo e hijos. Finalmente, se nos dice que es una mujer que teme al Señor (Proverbios 31:30).

Si bien todas las características demostradas en Proverbios 31 son valiosas, la más importante es que una mujer piadosa teme al Señor. Es importante que una mujer haga de su marido una prioridad incluso por encima de sus propios hijos. Sin embargo, su prioridad número uno siempre debería ser Dios. El matrimonio es un símbolo de la relación entre la Iglesia y Cristo (Efesios 5: 31–32); por tanto, Pablo declara: "Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor." (Efesios 5:22). Cuando las esposas se someten al liderazgo de sus esposos por respeto y confianza, ejemplifican la postura que debemos tener como creyentes ante Cristo. Al hacerlo, dan un ejemplo de la fe que Dios desea de sus seguidores para sus esposos, hijos y todos los que las rodean.



Verdad relacionados:

¿Qué enseña la Biblia sobre el matrimonio?

¿Cuál es el propósito del matrimonio?

¿Cuáles deben ser las principales prioridades en nuestra vida familiar?

¿Cómo debería ser una madre cristiana según la Biblia?

¿Cómo debe ser un padre cristiano según la Biblia?


Volver a:
La verdad sobre el matrimonio






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe