¿Qué es la muerte espiritual? ¿Qué significa estar espiritualmente muerto?

Todos deberían querer saber qué significa estar espiritualmente muerto porque todos nacemos espiritualmente muertos. Debido a la caída de Adán, el pecado y la muerte entraron en un mundo previamente perfecto y prístino (Romanos 5:12). Esta muerte no fue meramente física, sino también espiritual. Toda la humanidad nacida después de la caída heredó una naturaleza pecaminosa y, por lo tanto, nace espiritualmente muerta (Salmos 51: 5). Estar espiritualmente muerto no significa estar sin las facultades de intelecto, afecto o voluntad. Nuestras mentes, emociones y voluntades aún funcionan, pero están aisladas de la vida de Dios. De hecho, están torcidas y apartadas de Dios (Isaías 53: 6).

La muerte espiritual se entiende mejor como alienación o separación de nuestras almas de Dios. El pecado nos separa de Dios, la fuente de vida espiritual y luz (Efesios 2:12). Los espiritualmente muertos existen en oscuridad y en sombra de muerte (Lucas 1:79). Debido a que Dios es santo y el pecado es ofensivo para Dios, nuestra muerte espiritual no es una separación amistosa, sino hostil (Romanos 8: 7–8). Las Escrituras describen a los espiritualmente muertos como enemigos de Dios (Romanos 5:10). La pena por el pecado es la muerte (Romanos 3:23), y, por lo tanto, los espiritualmente muertos son maldecidos y condenados por no cumplir la ley de Dios (Gálatas 3:10), y les espera la ira de Dios (Romanos 2: 5). De hecho, son hombres muertos caminando.

Estar espiritualmente muerto significa ser insensible a las cosas de Dios e ignorar las realidades espirituales (1 Corintios 2:14). Una persona espiritualmente muerta no ama a Dios y no puede agradar a Dios (Romanos 8: 8). De hecho, quieren complacerse a sí mismos, no a Dios (Filipenses 2:21). Puede parecer que realizan buenas acciones desde una perspectiva externa, en el sentido de que sus acciones se ajustan a la letra de la ley. Sin embargo, estos hechos no se ajustan al espíritu de la ley porque no están motivados por un deseo de agradar y glorificar a Dios (1 Corintios 10:31). Los muertos espirituales pueden verse hermosos por fuera y por dentro estar llenos de muerte, como tumbas blanqueadas (Mateo 23: 27–28).

La Escritura nos da una idea de lo que significa estar espiritualmente muertos, separados de Dios, hostiles a Dios, maldecidos y condenados por la ley de Dios, insensibles e ignorantes del amor de Dios. Esta no es una imagen bonita.

Afortunadamente, Dios no nos ha dejado en este estado de muerte espiritual. Debido a su gran amor por nosotros, Dios envió a su Hijo unigénito, Jesucristo, quien es la resurrección y la vida, a este mundo oscuro y mortal para morir por nosotros (Romanos 5: 8; Juan 11:25). Efesios 2: 1–7 dice: "En otro tiempo ustedes estaban MUERTOS en sus transgresiones y pecados, en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios. Pero DIOS, que es rico en misericordia, por su gran AMOR por nosotros, NOS DIO VIDA con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con él en las regiones celestiales, para mostrar en los tiempos venideros la incomparable riqueza de su gracia, que por su bondad derramó sobre nosotros en Cristo Jesús." (énfasis agregado).

Jesús revirtió los efectos del pecado y la muerte. Él derribó el muro de separación entre nosotros y Dios y mató la hostilidad que existía al ofrecerse a sí mismo como una ofrenda de paz (Efesios 2: 13-19). Jesús curó la maldición de la ley y la muerte al tomar la condena que merecíamos sobre Sí mismo en la cruz del Calvario (Gálatas 3:13). En Él podemos ser "nacidos de nuevo" y revividos (Juan 3). Ahora no hay condenación para los que están en Cristo, los que lo han recibido por fe (Romanos 8: 1; Juan 1:12). Él ha eliminado el aguijón de la muerte a través de Su propia muerte y resurrección, y ha prometido vida eterna a todos los que creen en Él (1 Corintios 15:21; 54–57; Juan 3:16). Los que estamos separados de Dios podemos acercarnos a Él. Los que éramos hostiles a Dios ahora podemos amarlo. Los que vivimos bajo la condena de la ley hemos sido liberados y facultados para caminar en obediencia gozosa a Dios. A los que estábamos bajo la maldición de la muerte se nos ha dado el don de la vida eterna para que la disfrutemos con Cristo, quien es nuestra vida (Colosenses 3: 4). "¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva" (1 Pedro 1: 3).



Verdad relacionados:

¿Por qué muere la gente?

¿Cuál es la caída del hombre? ¿Qué pasó en la caída del hombre?

¿Cuál fue el efecto de la caída en la humanidad?

Si Dios sabía que la caída iba a suceder, que Satanás se rebelaría y Adán y Eva pecarían, ¿por qué los creó?

¿Qué es la Salvación?


Volver a:
La verdad sobre la humanidad






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe