¿Dios escucha mis oraciones?

Dios es omnisciente. Él es consciente de cada oración que se ora y de cada pensamiento que cada persona tiene. Nada escapa a Su atención (Salmo 139: 1–4), Él gobierna sobre todo (Isaías 46: 9–11) y mantiene todo unido (Colosenses 1:17). Entonces, la pregunta no es si Dios puede escucharnos, sino si escucha nuestras oraciones con la intención de responder.

Primero, debemos mencionar que Dios siempre escuchará una oración de arrepentimiento. Aquellos que vengan a Dios con humildad, reconociendo su propia pecaminosidad y la inutilidad de tratar de ganarse el favor de Dios, y confiesen su fe en Jesucristo como el único Salvador y Señor, nunca serán rechazados. Dios está ansioso por perdonar y justificar (Juan 3: 16-18). "Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo." (Romanos 10: 9).

Es sobre la base de la salvación en Jesús que se escucha cualquier oración posterior. Hebreos 4: 14–16 y 10: 19–23 hablan de esto. En Juan 14:13 Jesús les dijo a sus discípulos: "Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo." 1 Juan 5: 14–15 aclara esto: "Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y, si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido."

Dios nos escucha cuando somos hijos suyos a través de Jesucristo (Juan 1:12) y cuando hacemos nuestras peticiones sobre esa base, y de acuerdo con Su voluntad. La Biblia nos da mucha información sobre la voluntad de Dios. Por ejemplo, vemos el corazón de Dios para que las personas se arrepientan y vengan a Él (Lucas 18: 13–14; Hechos 2:38; 2 Pedro 3: 9). Vemos la voluntad de Dios de perdonar (1 Juan 1: 9). Vemos el deseo de Dios de que seamos transformados y seamos santos (Romanos 12: 1–2; 1 Pedro 1: 15–16). Vemos Su deseo de que nos perdonemos unos a otros, vivamos en paz los unos con los otros, llevemos las cargas los unos de los otros y nos amemos con amor piadoso (Efesios 4:32; Romanos 12:18; Gálatas 6: 2; Juan 13: 34– 35; 1 Juan 4: 7–8). Se podrían agregar más ejemplos, pero la idea es que las cosas que la Biblia nos dice que están claramente en la voluntad de Dios son oraciones que Él escuchará.

La Biblia también nos dice algunas razones por las que Dios podría no escuchar nuestras oraciones. Santiago 4: 2–3 dice: "[...] No tienen, porque no piden. Y, cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones." Claramente, si descuidamos orar, Dios no tiene nada que escuchar. Él conoce nuestros corazones y conoce nuestras necesidades, y también desea que vengamos a Él en oración (Filipenses 4: 6–7; 1 Tesalonicenses 5:17; Efesios 6:18). La oración es parte de relacionarse con Dios; no es un medio para obtener las cosas que queremos como si Dios fuera una especie de Papá Noel divino. Cuando nuestras oraciones están destinadas a fines egoístas, Dios a menudo niega nuestras peticiones. No es que no escuche, pero, como lo haría un padre sabio con un niño que pide cosas sin cesar, no escucha.

Dicho esto, esto no significa que cada vez que Dios no concede nuestra oración o en cualquier momento que parece no estar escuchando, es debido a nuestra propia pecaminosidad. Muchas veces Dios contesta nuestras oraciones de maneras inesperadas. Por ejemplo, puede orar por un trabajo específico, pero el trabajo va a otra persona porque Dios tiene algo diferente en mente para usted. O tal vez oras por la liberación de una dificultad particular, pero es la voluntad de Dios que pases por esa dificultad porque de ella Él trae la curación de las heridas del pasado.

Si sentimos que Dios no está escuchando nuestras oraciones, es aconsejable examinar nuestros propios corazones. Cuando encontramos pecaminosidad, debemos arrepentirnos y confesar; Dios es fiel para perdonar (1 Juan 1: 9). Pero continúa orando. Los Salmos son una buena demostración de cuán honestos y vulnerables podemos ser con Dios en oración. Podemos admitirle que tenemos miedo de que no nos esté escuchando y pedirle que nos muestre la razón o que nos dé paz en el silencio. En Lucas 18, Jesús "les contó a sus discípulos una parábola para mostrarles que debían orar siempre, sin desanimarse. " (Lucas 18: 1). Es apropiado persistir en la oración, especialmente con un corazón maleable que realmente está buscando la voluntad de Dios y está dispuesto a escucharlo.

Recuerde que nuestra fe está en Dios, no en la forma en que oramos o en el resultado específico de nuestra oración. Podemos orar por cosas y resultados específicos, pero finalmente oramos para que se haga Su voluntad. Podemos imitar a Jesús en el jardín de Getsemaní (Mateo 26: 36–46). El Padre escuchó la oración de Jesús, pero no permitió que pasara la copa. Jesús fue crucificado de todas maneras, en nuestro nombre y de buena gana debido a su gran amor por nosotros. Jesús oró para que se hiciera la voluntad de Dios, y así fue. La salvación se puso a disposición de toda la humanidad (Juan 3: 16-18). Por eso, nosotros también podemos acercarnos a Dios en oración. Podemos confiar en que Él nos escucha. También podemos confiar en que Él responderá como Él sabe que es lo mejor. Entonces nos sometemos a Él, nos acercamos a Él con audacia y entusiasmo con confianza, y también confiamos en Él con el resultado. Lo que más queremos es que se haga Su voluntad y que seamos transformados para ser más como Él (Romanos 8: 28–29).



Verdad relacionados:

¿Cómo se supone que debemos orar?

¿Responde Dios a las oraciones?

¿Hay condiciones para la oración?

¿Qué tipos de oración se mencionan en la Biblia?

¿Por qué orar? ¿Cuál es el propósito de la oración?


Volver a:
La verdad sobre la oración







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe