¿Es necesaria una educación bíblica formal para un pastor?

Algunas tradiciones de la iglesia incluyen requisitos formales con respecto a la educación bíblica para aquellos que sirven como pastores. ¿Es esto bíblico?

Muchos principios bíblicos están involucrados en responder esta pregunta. Primero, la persona que sirve como pastor-maestro es alguien llamado al ministerio. La educación es ciertamente útil, pero un pastor es alguien llamado y que ha recibido el don. Efesios 4: 11-12 declara: "Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo."

Segundo, hay muchas formas de educación bíblica, pero no toda la capacitación es formal. Por ejemplo, en muchas partes del mundo, la mayoría de las personas en una aldea pueden ser analfabetas. El entrenamiento bíblico en este contexto sigue siendo importante, pero puede tomar una forma muy diferente que en una cultura con un alto nivel de educación formal. En lugar de escribir documentos y leer libros, a menudo la atención se centra en memorizar las Escrituras, en sermones bíblicos y en la interacción con otros líderes de la iglesia.

Tercero, no todas las personas tienen la oportunidad de recibir educación bíblica formal. Algunos pastores muy talentosos no tienen educación bíblica formal, pero son muy efectivos debido a la combinación del don de Dios, el estudio diligente y la educación informal. El famoso pastor británico Charles Spurgeon carecía de educación bíblica formal, sin embargo, leía seis libros cada semana, además de leer constantemente la Biblia. Dios lo usó para dirigir una de las iglesias más grandes del siglo XIX en Londres a pesar de su falta de educación bíblica formal.

Si bien la educación bíblica formal no es posible para todos y no es necesariamente apropiada para las personas de cada cultura o contexto, hay muchas razones por las cuales la educación bíblica es importante. Primero, una educación bíblica formal permite un mayor enfoque en las Escrituras y en sus aplicaciones para el ministerio.

En segundo lugar, la educación bíblica formal le permite al estudiante aprender y obtener experiencias de líderes cristianos más maduros. Los maestros a menudo brindan una gran cantidad de sabiduría y experiencia en el ministerio que son invaluables para los líderes más jóvenes y en crecimiento.

Tercero, la educación bíblica formal proporciona una base de fuertes relaciones cristianas. Estos incluyen amistades con otros estudiantes, así como relaciones de tutoría con miembros de la facultad.

Una vez más, aunque la educación bíblica formal no siempre es posible, el crecimiento en la sabiduría bíblica debería ser una alta prioridad para cada líder de la iglesia y debería incentivarse siempre que sea posible para aquellos que buscan liderar en el ministerio cristiano.



Verdad relacionados:

¿Qué requisitos da la Biblia para los ancianos y los diáconos?

¿De qué deberes son responsables los ancianos en la iglesia?

¿De qué deberes son responsables los diáconos en la iglesia?

¿Cómo puedo discernir un llamado al ministerio?

¿Cuál fue el propósito de Dios al establecer la iglesia?


Volver a:
La verdad sobre la iglesia






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe