¿Cuál es la respuesta cristiana a una mala economía?

Como cristianos, tenemos la libertad de regocijarnos y tener esperanza en medio de las dificultades sociales y económicas. Una mala economía puede significar que un individuo o un miembro de la familia no tenga ingresos para mantener su estilo de vida preferido. Esto puede provocar miedo y hacer que la estabilidad en la vida parezca precaria. Sin embargo, un cristiano puede tener paz y consuelo en tiempos de dificultades económicas porque tenemos tres formas bíblicas de ver una mala economía.

En primer lugar, un cristiano debe responder a una mala economía por medio de continuar trabajando duro y practicando la sabiduría financiera. Proverbios 13: 4 y 20: 4 advierten que la pereza nunca es sabia, y que el hombre que se niega a trabajar no tendrá nada que cobrar durante el tiempo de cosecha (es decir, un cheque de pago). Al contrario, la diligencia se recompensa con la riqueza (Proverbios 12:27). Sin embargo, la riqueza tiene sus propios problemas (Proverbios 13: 8), y la Biblia advierte que es más sabio trabajar de manera constante en lugar de esforzarse para ganar mucho dinero de una vez (Proverbios 13:11). Proverbios también declara que trabajar solo para acumular riqueza es imprudente (Proverbios 23: 4). Todos estos principios deben seguirse tanto en una economía buena como en una mala.

En segundo lugar, debemos recordar ser generosos a pesar de una mala economía. Al practicar la generosidad durante tiempos turbulentos, estamos adoptando la postura de seguir los mandamientos de Dios, incluso en medio de dificultades financieras. Este principio se encuentra en 2 Corintios 9: 6–7, que dice: "Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará. Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría." Aquí, Pablo no está necesariamente hablando de cosechar abundantemente con medios económicos, sino con medios espirituales. Cuando somos generosos con nuestro dinero, como Dios desea que seamos, nos recompensará espiritualmente (Mateo 6: 4). Dios no nos promete riquezas, pero sí promete suplir nuestras necesidades cuando lo busquemos (Mateo 6: 31–33). Nuestras prioridades siempre deben ser espirituales. Esto significa que en una mala economía, aún debemos seguir las instrucciones de Dios de cuidar a los demás, confiando en que Él también cuidará de nosotros. No es prudente depositar nuestra confianza en el dinero o en nuestro propio esfuerzo. Las riquezas y los objetos de este mundo se destruyen fácilmente, pero debemos fijar nuestros ojos en Dios (Mateo 6: 19-21).

La tercera forma en que debemos responder a una mala economía se extiende a todas las situaciones de nuestra vida. Debemos confiar en la provisión de Dios. Él sabe exactamente lo que necesitamos y ha prometido proveernos. Hay muchas historias en la Biblia que son ejemplos de la provisión infalible de Dios. Dios alimentó a Elías en el desierto entregándole comida a través de los cuervos (1 Reyes 17: 4-6). Dios también proporcionó un suministro interminable de harina a una viuda más adelante en el capítulo (1 Reyes 17:16). A menudo, Dios cuida a sus hijos de formas únicas que apuntan a Su gloria. En una mala economía, se nos ordena que confiemos en Él para que nos cuide y satisfaga nuestras necesidades. Dios nos muestra una y otra vez que no necesitamos estar ansiosos por lo que comeremos, beberemos o vestiremos (Mateo 6: 25–34).



Verdad relacionados:

¿Cómo puedo encontrar paz mental?

¿Qué dice la Biblia sobre la esperanza del cristiano?

¿Da consejos la Biblia sobre cómo administrar tus finanzas?

¿Cuál es la clave para experimentar gozo en la vida cristiana?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe