¿Qué dice la Biblia sobre el descanso y la relajación?

La Biblia alienta de manera categórica el descanso y la relajación. Una definición del verbo "descansar" sería "dejar de trabajar con el fin de relajarse, refrescarse, o recuperar la fuerza." Una definición de "relajación" es "el estado de estar libre de tensión y ansiedad". Repetido a lo largo de las Escrituras, el descanso se menciona por primera vez en Génesis 2: 2–3. Estos versículos describen a Dios descansando en el séptimo día de la creación y, por lo tanto, convirtiendo el día de reposo en un día santo de descanso. Los Diez Mandamientos dicen: "Acuérdate del sábado, para consagrarlo." (Éxodo 20: 8–11). No solo las personas necesitan descansar, sino que la tierra también necesita descansar (Levítico 25: 4, 8–12). Si bien los cristianos ya no están bajo la Ley del sábado del Antiguo Testamento, descansar aun es una medida recomendable. Sí, la Biblia fomenta el trabajo duro y la productividad, pero también exige que descansemos de nuestra labor.

Dios toma en serio el descanso porque el descanso requiere que confiemos en Él. Cuando dejamos de trabajar o de esforzarnos, renunciamos al control sobre el resultado de nuestros esfuerzos. El descanso no es algo natural para nosotros, por eso en las Escrituras se nos recuerda tantas veces la necesidad de dejar nuestro trabajo. Cuando estamos sobrecargados de trabajo, somos más vulnerables a desobedecer a Dios. Hebreos 4:11 nos invita a esforzarnos, “[…] pues, por entrar en ese reposo, para que nadie caiga al seguir aquel ejemplo de desobediencia." La definición de "descanso" se aplica también a nuestros espíritus. Dios anhela refrescar nuestros espíritus y renovar nuestra fuerza. De manera similar, obedecemos a Dios cuando liberamos la ansiedad y la tensión de nuestras vidas y confiamos en que Él cuidará de nosotros.

El evangelio es para los que están cansados y agobiados, y al invitarnos a arrojar nuestras preocupaciones en él (Mateo 11:28; 1 Pedro 5: 7) Jesús nos ofrece un descanso que el mundo no puede dar. En Cristo, experimentamos que nuestras almas se relajan en medio de las tristezas, los dolores, el perfeccionismo y las aflicciones que experimentamos en el mundo. Jesús es la respuesta a la ley de descansar en el sábado judío, y ahora tenemos la libertad de encontrar siempre descanso en él. Ya no tenemos que esforzarnos espiritualmente para ganar el favor de Dios porque a través de Jesús experimentamos la gracia de Dios (2 Corintios 5:21). Podemos regocijarnos de tener un Dios que permite que nuestros espíritus descansen en Él.



Verdad relacionados:

¿Qué enseña la Biblia sobre el trabajo?

¿Cuál es la visión bíblica de la gratitud?

¿La Biblia enseña algo acerca de establecer metas?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

¿Qué significa el mandato de amarnos unos a otros?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe