¿Dice La Biblia algo acerca de las demandas judiciales?

En aras de la claridad, cabe señalar que los asuntos penales deben ser tratados por las autoridades civiles. La reticencia a las demandas civiles no se extiende a asuntos en los que una persona pone en peligro a otras. Esto no quiere decir que si se perpetra un delito contra usted, siempre debe presentar cargos, sino más bien que los cristianos no deben albergar ni permitir la actividad delictiva, incluso negándose a confiar el asunto a las autoridades legales correspondientes. Parte de amar bien a los demás es la voluntad de hacerlos rendir cuentas y que se tome la acción adecuada para proteger a la sociedad en general. Las directivas de la Biblia sobre las demandas no tienen la intención de permitir que los cristianos o las iglesias encubran casos de abuso. El artículo siguiente está relacionado con asuntos de disputa civil, no con aquellos en los que está presente la actividad criminal.

La Biblia nos ofrece pasos para la reconciliación cuando los creyentes experimentan conflicto o desunión (Mateo 18: 15-17). Jesús nos dice que vayamos directamente a la persona que percibimos que nos ha hecho daño, y si la reconciliación no ocurre, se prescriben pasos adicionales.

Pablo aconseja de manera específica y enérgica que los cristianos no lleven a otros cristianos a los tribunales (1 Corintios 6: 1-8). Escribe que hay otros cristianos que pueden ayudar a resolver disputas; y si eso no funciona, entonces sería mejor para un cristiano simplemente alejarse del asunto en lugar de extender la disputa públicamente. Escribe: "En realidad, ya es una grave falla el solo hecho de que haya pleitos entre ustedes. ¿No sería mejor soportar la injusticia? ¿No sería mejor dejar que los defrauden?" (1 Corintios 6: 7).

La idea aquí es que se supone que los creyentes son diferentes del mundo. Se supone que debemos buscar vivir vidas piadosas en las que nos amemos bien unos a otros. Debemos buscar el bien de los demás y también perdonarnos cuando fallamos. Llevar nuestras disputas a la esfera pública parecería demostrar que no somos diferentes del mundo. Además, en las disputas civiles estamos sujetos a la ley civil, que puede honrar o no los caminos de Dios. En cambio, debemos resolver nuestras disputas entre nosotros, mirando la verdad en la Palabra de Dios y buscando la sabiduría y la ayuda del Espíritu Santo para traer resolución y restaurar la unidad.

Algunos teólogos argumentan que 1 Corintios 6 es aplicable solo en disputas con la iglesia y que Pablo no prohíbe acciones judiciales con respecto a disputas que suceden con otros (cristianos o no) fuera de la iglesia. En esencia, los asuntos relacionados con la iglesia deben ser manejados por la iglesia, no llevados a las autoridades civiles. Pero los asuntos relacionados con el derecho civil pueden ser manejados por el sistema legal civil.

Pablo usó la ley civil a su favor. Hechos 21-22 registra cómo algunos judíos no creyentes de Asia incitaron a la gente en Jerusalén contra Pablo tanto que la gente trató de matarlo. Los soldados romanos sacaron a Pablo de la situación y lo llevaron al cuartel. Pero Pablo pidió una oportunidad para hablar con la gente, lo cual le concedieron. El discurso de Pablo sirvió para enardecer a la gente nuevamente, y el tribuno romano ordenó que Pablo fuera examinado con azotes. Pero cuando lo tendieron para recibir los latigazos, Pablo mencionó que era ciudadano romano y se cuestionó si era legal que lo azotaran sin someterlo a juicio. Pablo vio aceptable usar el sistema legal para hacer valer sus derechos personales y protegerse a sí mismo. Sin embargo, debe señalarse que Pablo estaba tratando con personas que no eran creyentes.

No existe una amonestación general contra el uso de tribunales civiles. La Biblia establece un estándar muy alto para cuando se justifica una acción judicial: nunca sobre asuntos de la iglesia y rara vez fuera de la iglesia con asuntos civiles entre dos creyentes. Es mejor resolver las disputas sin la participación de la corte si es posible, especialmente cuando la disputa es entre dos creyentes. Pero no está mal emprender acciones legales para proteger nuestros derechos.

Cualquiera que sea la situación, podemos orar a Dios por sabiduría (Santiago 1: 5). Continúa escudriñando Su Palabra y busca el consejo de creyentes maduros.



Verdad relacionados:

¿Qué enseña la Biblia sobre la resolución de conflictos?

¿Qué dice la Biblia acerca de tratar con personas conflictivas?

¿Cómo puedo curarme del dolor de una relación rota?

¿Qué significa el mandato de amarnos unos a otros?

¿Es 'perdonar y olvidar' un concepto bíblico?


Volver a:
La verdad sobre las decisiones de vida







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe