¿Cuál es la definición de gracia?

Entender la gracia es esencial para entender el mensaje del evangelio. Somos receptores de la gracia como un regalo y podemos entenderlo cuando conocemos el carácter de Dios.

De hecho, es difícil entender verdaderamente la gracia sin conocer el carácter de Dios. La gracia a menudo se define en el diccionario como "El favor libre e inmerecido de Dios". La gracia es similar a otras cualidades de Dios que podemos tratar de comprender y encarnar, como el amor, el perdón, la benevolencia y la misericordia. Podemos entender mejor la gracia al tratar de entender cómo Dios está dispuesto a bendecirnos y perdonarnos, aunque no merecemos tanta generosidad.

Similar a los otros atributos de Dios, podemos entender la gracia comparando los estados de nuestras vidas antes de recibir la gracia de Dios y después de experimentar la gracia de Dios. Sin Cristo, vivíamos en pecado (Salmo 51: 5), y no podíamos cumplir las santas leyes de Dios (Romanos 3: 9–20; 1 Juan 1: 8–10). Nos merecíamos la muerte por nuestro pecado (Romanos 6: 23a), y estábamos separados de Dios en nuestras mentes y corazones (Romanos 5: 6, 10; 8: 7; Colosenses 1:21). Sin gracia no podemos ser justos (Romanos 3:10) y no tenemos forma de justificarnos (Romanos 3:20). Antes de conocer la gracia de Dios, nuestros espíritus eran inmundos y estábamos destinados a ser alienados de Dios para siempre.

Dios, en su gran misericordia y amor, nos mostró su gracia para que nuestros espíritus pudieran estar limpios, vivos y perdonados. El mensaje del evangelio depende de la gracia de Dios (Hechos 20:24). La gracia es lo que nos salva (Efesios 2: 8) y nos da la victoria sobre el pecado (Santiago 4: 6). 2 Tesalonicenses 2:16 nos dice que "... Dios nuestro Padre, que nos amó y por su gracia nos dio consuelo eterno y una buena esperanza". Esta buena esperanza proviene de Jesucristo, quien es la encarnación de la gracia y la verdad (Juan 1:14). Es por la gracia de Dios y el mensaje de Cristo que podemos ser seguidores de Cristo. Pablo a menudo escribió sobre el llamado de la gracia en sus cartas (Romanos 15:15; 1 Corintios 3:10; Efesios 3: 2, 7).

Cuando entendemos la gracia, llegamos a conocerla como un regalo. Muchos lugares de la Biblia se refieren a la gracia como un regalo, que es la analogía perfecta para nuestra comprensión de cómo obtenemos la gracia.

• No se debe nada a cambio (Efesios 4: 7)

• Es un regalo gratuito para el receptor (Romanos 5:15)

• Es un regalo generoso y voluntario (2 Corintios 8: 9)

• Nos convertimos en los dueños del regalo (2 Corintios 6: 1)

• El regalo no tiene nada que ver con nuestros méritos o cualidades (Efesios 2: 8–9)

Entendemos que un regalo es muy diferente de un préstamo, el cual debemos devolver. El don de la gracia que Dios nos da libremente se hace a través de Su amor, y no requiere pago a cambio. Sin embargo, la gracia no es algo sin valor, ya que Dios pagó un precio costoso para dárnosla. Jesús pagó con su propia vida por nuestra capacidad de recibir gracia.

La naturaleza de un regalo es que, una vez que se entrega, pertenece al destinatario. Los que han recibido la salvación a través de Jesús son dueños de ese regalo. No tenemos que preocuparnos de que Dios revoque este don de gracia después de recibirlo. La Biblia enfatiza una y otra vez que no tenemos que confiar en nuestras obras para recibir la gracia, ya sea para ganar la salvación o para mantenerla (Romanos 4: 4; 11: 5–6; 2 Timoteo 1: 9–10).

La gracia no es una ocurrencia única y no se detiene una vez que somos salvos. La salvación y el favor de Dios son solo una parte de lo que ganamos cuando recibimos la gracia de Dios. Recibimos justificación ante un Dios santo (Romanos 3:24; Efesios 1: 7; Tito 3: 7). La gracia nos da acceso a Dios para comunicarnos con Él y tener comunión con Él (Efesios 1: 5–6; Hebreos 4:16). La gracia abre la puerta en nuestros corazones para nuevos niveles de intimidad con Dios (Éxodo 33:17), y también nos disciplina para vivir de una manera que honre a Dios (Tito 2: 11–14; 2 Corintios 8: 1–7). Recibimos enormes riquezas espirituales (Proverbios 10:22; Efesios 2: 7) como consuelo, aliento y fortaleza (2 Corintios 13:14; 2 Tesalonicenses 2: 16–17; 2 Timoteo 2: 1). La gracia nos ayuda en todas nuestras necesidades porque Dios está continuamente cerca de nosotros (Hebreos 4:16), y es la razón detrás de nuestra liberación (Salmo 44: 3–8; Hebreos 4:16). Podemos interactuar con la gracia (al igual que el amor y el perdón) porque está trabajando activa y continuamente en la vida del pueblo de Dios.

La gracia, que tiene más valor de lo que podemos imaginar (2 Corintios 9:15), es la razón de nuestra salvación y nueva vida en Cristo. Sin gracia no podemos hacer nada (Juan 15: 5), y es un recordatorio continuo del amor y la obra de Dios en nuestras vidas. Los seguidores de Cristo deben ejercer esa gracia con los demás debido a su propia gracia heredada (1 Pedro 4:10).



Verdad relacionados:

¿Por qué hay tanto conflicto entre los cristianos sobre la ley vs. gracia?

¿Qué es el dispensacionalismo?

¿Qué es la Teología del Pacto?

¿Cuál es el nuevo pacto?

¿Cuál es el concepto de revelación progresiva en relación con la salvación?


Volver a:
La verdad sobre la teología







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe