¿Cómo puedo darle mi vida a Dios?

Muchas personas buscan encontrar una causa a la que dedicar sus vidas, algo que les brinde un sentido de significado y propósito. Algunos buscan un propósito de vida dentro de las relaciones, lograr metas profesionales o tener una familia. Otros se dedican al estudio académico, la filosofía o las causas sociales. Ninguna de estas cosas es mala, pero no ofrecen un sentido completo de significado. La verdad es que cualquier cosa además de una vida dedicada a Cristo se quedará corta (Isaías 45: 5; Juan 10:10). Debido a que fuimos creados por Dios a su imagen, solo podemos encontrar nuestras vidas más significativas al entregarlas a Él (Génesis 1:27; Colosenses 1:16). Jesús nos trae un sentido de propósito e infunde significado en cada componente de nuestras vidas.

Antes incluso de que tuviéramos la oportunidad de entregar nuestras vidas a Dios, Él dio su vida por nosotros cuando Jesús murió en la cruz por nuestra salvación y redención del castigo de los pecados: "En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros." (1 Juan 3:16; véase también Gálatas 1: 3–5). Sin embargo, es en el momento en que tomamos la decisión de entregar nuestras vidas a Dios que podemos experimentar plenamente la vida que Él nos ha provisto. Nos da descanso del cansancio de nuestras almas y nos hace nuevos, perdonándonos nuestros pecados: "Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!" (2 Corintios 5:17; véase también Mateo 11:28).

Entonces, ¿cómo podemos entregar nuestra vida a Dios? Primero debemos admitir que somos pecadores que necesitamos un Salvador (Salmo 32: 5; Romanos 3:23). Debemos elegir creer en Jesús como el único camino a la salvación (Hechos 16:31; 2 Corintios 5:21) y entregar plenamente nuestra vida y voluntad a Dios (Romanos 12: 1).

Confiesa tu fe y entrega tu vida a Dios con una oración como esta: "Querido Dios, hoy vengo a ti reconociendo que soy un pecador que necesita salvación. Te agradezco que me ames incluso en mi estado pecaminoso. Creo que Jesucristo es tu Hijo y que murió por mí y resucitó de entre los muertos para que mis pecados puedan ser perdonados. Por favor, perdóname y límpiame. Quiero ser tu hijo. Quiero ser lleno de tu Espíritu. Elijo vivir para ti en cada área de mi vida desde este día en adelante".

Cuando entregamos nuestra vida a Dios, Él envía al Espíritu Santo a vivir dentro de nuestro espíritu para que podamos vivir verdaderamente para Dios y tener una relación personal con Él (1 Juan 4:13; Hechos 5:32; Romanos 8:16). Al poner nuestra fe en Jesús, pertenecemos a Dios y nuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6: 19–20). Esta vida que ahora vivimos es para Cristo, y Dios impregna nuestras acciones y decisiones: "He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí." (Gálatas 2:20). Al tener el Espíritu Santo, somos verdaderamente transformados. Nuestros deseos y tendencias se inclinan hacia Dios y lejos de las cosas anteriores del mundo que conocíamos antes. Leemos la Palabra de Dios (la Biblia) para conocerlo mejor y ver cómo quiere que vivamos. Pasamos tiempo con Dios regularmente en oración. Tenemos comunión con otros que también han entregado sus vidas a Dios, animándose y exhortándose mutuamente. En nuestras vidas, nuestro objetivo es amar a Dios y amar a los demás, y esperamos que Él nos brinde sabiduría sobre cómo hacerlo y que nos equipe para hacerlo. Vivir para Cristo es contracultural, pero el Espíritu Santo nos da el poder que necesitamos para hacerlo (Tito 2: 11–14; Lucas 9:23; Mateo 7:13).

¿Has, por medio de la llamada de Dios, aceptado estas verdades que has leído hoy? Si es así, favor de hacérnoslo saber al hacer clic al botón debajo que dice “Acepté a Cristo hoy”.



Verdad relacionados:

¿Cómo puedo tener una relación personal con Dios?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿La salvación es algo más que simplemente vivir en el más allá?

¿Qué significa que la fe sin obras está muerta?

¿Cuáles son los atributos de Dios?


Volver a:
La verdad sobre la salvación







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe