¿Pueden los cristianos celebrar un cumpleaños?

La Biblia no aborda específicamente si los cristianos deben celebrar los cumpleaños, aunque sí menciona a dos personas que celebraron sus cumpleaños: el Faraón egipcio durante el tiempo de José (Éxodo 40:20) y el Rey Herodes durante el tiempo de Jesús (Mateo 14: 6; Marcos 6:21). El hecho de los cumpleaños se utiliza como un marcador histórico sin indicación de que los cumpleaños deben o no deben celebrarse.

Como ocurre con muchas cosas en las que la Biblia guarda silencio, Romanos 14 puede ser un principio guía útil. Al discutir las leyes con respecto a ciertos alimentos y días festivos religiosos, Pablo instruyó: "Hay quien considera que un día tiene más importancia que otro, pero hay quien considera iguales todos los días. Cada uno debe estar firme en sus propias opiniones. El que le da importancia especial a cierto día, lo hace para el Señor. El que come de todo, come para el Señor, y lo demuestra dándole gracias a Dios; y el que no come, para el Señor se abstiene, y también da gracias a Dios." (Romanos 14: 5– 6). Aplicando esto a los cumpleaños, aquellos que elijan celebrar deberían hacerlo en honor a Dios, con acción de gracias. Aquellos que eligen no celebrar también deben hacerlo en honor a Dios, con acción de gracias. Como 1 Corintios 10:31 nos dice: "En conclusión, ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios."

Sin embargo, hay algunas cosas importantes a tener en cuenta. Ya sea que decidamos celebrar o no, no debemos juzgar a quienes sientan convicción de pecados de manera diferente. Romanos 14:13 dice: "Por tanto, dejemos de juzgarnos unos a otros. Más bien, propónganse no poner tropiezos ni obstáculos al hermano." Aquí también vemos la importancia de no poner un obstáculo frente a un creyente, lo que significa que deberíamos restringir nuestra libertad si eso causa que otro creyente caiga en pecado.

Algo importante de notar para aquellos que eligen celebrar los cumpleaños es hacerlo de una manera que honre a Dios. Claramente, una fiesta de cumpleaños con embriaguez o entretenimiento lascivo es inapropiado. Por otro lado, celebrar un cumpleaños puede ser un excelente recordatorio de lo preciosa que es la vida que Dios nos ha dado (Salmo 139; Juan 10:10). Aquellos que eligen no celebrar también deben hacerlo de una manera que honre a Dios. Llamar la atención sobre el hecho de que no están celebrando como un medio de pregonar una justicia farisaica es obviamente inapropiado. Por otro lado, elegir renunciar a una celebración puede ser una forma de recordar que este mundo no es nuestro hogar (Filipenses 3: 20–21).

En resumen, los cristianos son libres de celebrar cumpleaños o no. Pero siempre hay que tener en cuenta que, al igual que con todos los aspectos de nuestra vida, todo debe hacerse para la gloria y el honor de Dios.



Verdad relacionados:

¿Está bien que un cristiano se tome vacaciones?

¿Cuál es la visión cristiana sobre los pasatiempos?

¿Cuál es la clave para experimentar gozo en la vida cristiana?

¿Qué significa que la humanidad fue creada a la imagen de Dios?

¿Qué dice la Biblia acerca del propósito de la vida?


Volver a:
La verdad sobre las decisiones de vida







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe