¿Cuál es la visión cristiana sobre los pasatiempos?

Dos Escrituras principales que nos guían en nuestras elecciones de un pasatiempo son Colosenses 3:17 y 1 Corintios 10:31. Colosenses 3:17 dice: "Y todo lo que hagan, de palabra o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él." En 1 Corintios 10:31 dice: "En conclusión, ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios."

Un pasatiempo es algo en que nos involucramos aparte de nuestra ocupación regular y que está destinada al disfrute y / o relajación. Ciertamente, Dios promueve el descanso y no hay nada de malo en participar en cosas no relacionadas con el trabajo para nuestro disfrute personal. El problema generalmente no es el pasatiempo en sí, sino la actitud de la persona involucrada con el pasatiempo. El peligro de perseguir pasatiempos con vigor es que podemos crear ídolos de ellos (1 Juan 5:21). Debemos comprobar nuestras motivaciones y el resultado producto de involucrarnos en un pasatiempo en particular. ¿Nuestros pasatiempos glorifican a Dios o a nosotros mismos? ¿Son un regalo de Dios que recibimos con acción de gracias? ¿O los estamos utilizando como un escape para evitar la vida y a Dios mismo?

Dios espera que vivamos vidas de libertad, pero con precaución. "Les hablo así, hermanos, porque ustedes han sido llamados a ser libres; pero no se valgan de esa libertad para dar rienda suelta a sus pasiones. Más bien sírvanse unos a otros con amor." (Gálatas 5:13). Los pasatiempos pueden ser una fuente de descanso. En nuestros pasatiempos podemos sentir el deleite de Dios, ver su gloria o formar conexiones significativas con los demás. Por otro lado, los pasatiempos pueden ser algo que nos haga elevarnos por encima de Él o buscar en cosas mundanas lo que solo Dios puede proporcionar. Nuevamente, somos libres, y libres para disfrutar de las cosas buenas de este mundo, pero no debemos permitir que nuestra libertad nos lleve al pecado.

Nuestra búsqueda principal, en todas las cosas, debe ser nuestra relación con Dios. Hebreos 12: 1–2 dice: "Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios."

Con cualquier pasatiempo deberíamos preguntarnos si obstaculiza o promueve nuestra búsqueda de Jesús. ¿Nuestros pasatiempos lo hacen a un lado o lo oscurecen ante nuestros ojos o ante los ojos de los demás? ¿Nos ayudan a acercarnos más a Él y a alabarle? Debemos medir el apego y las energías que aplicamos a nuestros pasatiempos frente a estas importantes preguntas.

Cuando practicamos algún pasatiempo, ya sean deportes, manualidades, videojuegos, fotografía, recreación u otro pasatiempo, podemos recibir el regalo de Dios de descanso y alegría y conectarnos con otros. Sin embargo, también podemos elevar esas búsquedas y relaciones por encima de nuestra relación con Dios. Nuestro objetivo debe ser glorificar a Dios en todo lo que hacemos, mostrar a otros su bondad y construir relaciones que honren a Dios con aquellos que también se involucren en tales pasatiempos.



Verdad relacionados:

¿Hay tal cosa como una carrera cristiana? ¿Qué carreras pueden considerar los cristianos?

¿Pueden los cristianos celebrar un cumpleaños?

¿Está bien que un cristiano se tome vacaciones?

¿Qué dice la Biblia acerca del propósito de la vida?

'Sigue a tu corazón': ¿es un consejo conforme a la Biblia?


Volver a:
La verdad sobre las decisiones de vida







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe